Header

Blog Archives

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Para empezar el año, les traigo estas empanadas de picadillo y plátano maduro frito que hace mucho quería hacer en casa después de probarlas en Sergio’s. Las caseras, por supuesto, han superado a las que había probado en el restaurante, pues todo sabe más fresco y uno tiene la libertad de darle su toque personal.

En Cuba casi siempre servimos el picadillo acompañado de arroz blanco y plátano maduro frito (maduros o maduros fritos en otros países) y también a veces con plátano de fruta. Bueno tal vez debí empezar diciendo que le decimos plátano a todo, la vianda y la fruta. Para diferenciarlos sobre todo le decimos plátano macho al de vianda, el que no se puede comer crudo. Y lo de comer el plátano de fruta con arroz y picadillo no es nada raro, lo disfrutamos lo mismo con un arroz con pollo que con arroz con bistec o arroz con huevo frito.

Plátanos maduros fritos

Los mejores plátanos maduros fritos son los que se hacen con los plátanos requetemaduros, esos bien prietos que parece que están para tirar a la basura. Con ellos quedan acaramelados al máximo y el sabor, la textura y el olor al freírlos es insuperable. A veces no quedan tan lindos pero son los más sabrosos.

La masa para las empanadas la puedes hacer en casa, pero la verdad no lo he intentado porque soy feliz con las de La Salteña, que compro en los mercados argentinos. Puedes usar la que más te guste, tu propia receta o te recomiendo la receta de mi amiga Laylita.

Esta receta da 20 empanadas y están listas en hora y media. Puedes sellarlas con tu repulgue favorito. Yo hice 10 en forma de medialuna y otras 10 como estas que ven en la foto y la verdad, da igual.

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Ingredientes

Para el picadillo:
1 lb de picadillo de res
1/2 cebolla blanca picadita
1/2 ají pimiento rojo picadito
1/2 ají pimiento verde picadito
1 cda de ajo machacado
1 cdta de comino molido
1/2 cdta de orégano seco
1/2 cdta de pimentón de la Vera
1 hoja de laurel
Sal
3/4 de taza de vino seco
3/4 de taza de salsa de tomate
1/2 taza de aceitunas verdes cortadas en rueditas
1/4 de taza de pasas

Para los plátanos
1 plátano macho bien maduro
3/4 de taza de aceite vegetal

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Para armar las empanadas
Aceite en spray o mantequilla
1 paquete de 20 masas para empanadas (yo usé La Salteña Criollas)
1 huevo
1 cda de agua

Preparación

Calienta a fuego medio-alto una sartén o una cazuela mediana de fondo ancho y añade el picadillo (carne molida o carne picada) y cocínalo hasta que cambie de color desbaratándolo bien para que no queden bolas de carne. Yo no le pongo grasa porque con la que suelta la carne me parece suficiente, aunque sea picadillo 97% sin grasa, pero si gustas puedes ponerle un par de cucharadas de aceite.

Añade la cebolla y los pimientos picaditos y baja el fuego a medio. Saltea unos 3 minutos y agrega el ajo. Sigue cocinando un par de minutos más y ponle sal al gusto, comino, orégano, pimentón de la Vera y laurel. Vierte el vino seco y la salsa de tomate. Mezcla bien y adiciona las aceitunas y las pasas. Remueve una vez más. Tapa la sartén y cocina durante 15-20 minutos, que la salsa se espese bien. Pon a refrescar el picadillo.

Pela los plátanos y córtalos en ruedas diagonalmente, que queden como los de la foto que sigue. Fríelos en el aceite caliente, unos 2-3 minutos por cada lado. Una vez listos, córtalos en dados pequeños, como de 1 centímetro. Resérvalos.

Para la masa de empanadas que usé, el horno se precalentaba a 375⁰ F (190⁰ C). Chequea las instrucciones de la masa elegida y precalienta el horno.

Engrasa una bandeja resistente al horno. Puedes engrasar dos y hacer todas las empanadas juntas. En mi caso, las hice en dos tandas.

Coloca una cucharada abundante de picadillo en cada masa de empanada con 3 o 4 cubitos de plátano maduro frito. Ciérralas con el repulgue que prefieras y ve colocándolas en la (o las) bandejas.

Bate el huevo y pinta las empanadas con este usando una brochita de cocina.

Mi masa requería 20 minutos al horno. Con ese tiempo fue suficiente para que estuvieran doraditas. Mientras hacía la primera tanda, armé la segunda ronda de empanadas y las fui colocando sobre papel para hornear (parchment paper) y luego repetí el proceso para hornearlas.

Cuando estén listas las empanadas, ponlas a refrescar sobre una rejilla.

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Sirve caliente. Recomiendo acompañar con vino tinto y si te gusta el picante, no le viene mal un poquito.

Si te gustan las empanadas, tal vez te interesen estas uruguayas que aprendí con mi amiga Helen, las de atún estilo españolas o las de aporreado de pescado que son cubanísimas.

¡Feliz 2018!

Flan de leche

Flan de leche

El flan de leche es lo más sencillo del mundo, pero no por eso diría que no tiene ciencia.

Después de mucho tiempo haciéndolo y devorándolo, pensaba que no se podía mejorar hasta que me comí uno que hizo mi amiga María en Nueva Jersey. Su textura era magnífica, completamente sedoso. Nada de huequitos.

María es una de las mejores cocineras que conozco y además es bioquímica y aplica su sabiduría a la preparación de sus platos. Ella me contó un secreto para que el flan quedara con la textura perfecta y yo lo comparto hoy con ustedes. Aunque mi receta no es la de ella, me ha servido muchísimo el secreto. A mí me quedan los agujeritos sólo en la parte de afuera.

Claro que te parecerá extraordinario este flan si eres de los que prefieres el flan sin huequitos.

Flan de leche con textura sedosa

Es una de mis recetas preferidas hoy por hoy y no necesita mucha presentación puesto que es un postre que le gusta a casi todo el mundo. Es facilísimo, se prepara en pocos minutos y ya luego el horno hace su trabajo solito y uno pone de su parte para esperar pacientemente a que se enfríe pronto. Recomiendo hacerlo el día antes pero también les cuento en la preparación cómo enfriarlo más rápido.

Me ha sido difícil rescatarlo para la foto y va cortado porque al fin y al cabo, así se ve mejor esa textura de la que vengo hablando. Luego lo volví a hacer antes del huracán Irma, para usar los huevos por si se iba la electricidad. Nos fuimos a casa de unos amigos a pasar el ciclón, me lo llevé con el molde y en dos comidas lo terminamos.

No dejen de probarlo.

Ingredientes

Caramelo para el molde (puede ser industrial o miren la receta aquí)
1 lata de leche condensada
6 huevos
1 lata de leche evaporada
1 cdta de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Flan de leche. Receta

Preparación

Precalienta el horno a 375⁰F (190⁰C).

Cubre el interior del molde con el caramelo. Yo usé un molde de 7 pulgadas de diámetro por 2.5 pulgadas de alto y con tapa.

El secreto para que el flan quede con esa textura es mezclar sin batir. Primero los huevos, uno a uno con la leche condensada y hacerlo suavemente. Hasta que no se disuelve bien el primer huevo, no adiciones el otro. Y así sucesivamente hasta añadir los 6.

Luego agrega la leche evaporada, la vainilla y la sal. Sigue mezclando suavemente hasta que esté bien incorporado y lo viertes en el molde.

Tapa el molde y ponlo en una bandeja con agua, técnica conocida como baño María. Hornea una hora.

Para refrescarlo rápido lo que hago es botar el agua que quede en la bandeja que usé para el horno y dejar que se refresque unos 5 minutos. Luego pongo en ella el flan aún tapado y añado hielo y agua. De este modo en 15-20 minutos puedes desmoldar y luego con enfriar un par de horas es suficiente. Incluso con una hora, se puede consumir ya el flan.

Si no estás apurado, puedes guardar el flan en el molde ya fresco en el refri y luego sacarlo un rato antes de desmoldarlo para que el caramelo no esté tan espeso y no entorpezca el desmolde. También puedes desmoldarlo antes de meterlo en el refrigerador, pero debes esperar a que se refresque primero.

Otro flan que queda con una textura sedosa es este de naranja. Lo adoro.

¿A tí te gusta el flan con o sin huequitos?

Vaca frita

Vaca frita

Mucha gente confunde la vaca frita con la ropa vieja.

Créanme que no solo los que no son cubanos tienen esa confusión, porque ninguno de estos dos platos se encuentran fácilmente en un hogar de la isla hace años. Por aquello de las vacas sagradas. Larga historia…

Aunque ambas están hechas con carne ripiada, la vaca frita queda tostadita y no tiene salsa, mientras que la ropa vieja es una carne ripiada en salsa. Ambas son deliciosas y se dejan acompañar muy bien con arroz, frijoles negros y plátanos maduros fritos, como ven en esta foto.

Hace rato quería compartir esta receta con ustedes. Me la han pedido mucho y además, me quedé con ganas de ponerla en mi libro, pero como quise poner 10 recetas en cada capítulo, tocó elegir y la dejé fuera. A cada rato me da por revisar esa lista para que al menos esas recetas aparezcan en el blog. Así que nos esperan muchas delicias cubanas juntos todavía.

Para hacer la vaca frita, hay que empezar con bastante tiempo de antelación, pues hay que ablandar la carne, esperar que se refresque para deshebrarla y luego adobarla y dejarla reposar en su adobo.

Esta receta da para 6-8 raciones.

Vaca frita. Receta cubana

Ingredientes

Para preparar la carne previamente:
1 1/2 lb de carne de falda de res
1/2 cebolla cortada toscamente
1/4 de pimiento verde
1/2 zanahoria cortada toscamente
1 hoja de laurel
1 palo de apio con sus hojas

Para la vaca frita:
1 cdta de comino
5 dientes de ajo machacados
El jugo de 1 limón
Sal
Pimienta
1 cebolla blanca en juliana
4 cdas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

Corta el pedazo de falda de res en 4 o 5 pedazos y colócala en la olla de presión con el resto de los ingredientes del primer grupo y agua que los cubra. Después que pite la olla, dale 30 minutos. Cuela el caldo y resérvalo para otra receta. Del resto, desecha todo menos la carne, que pondrás a refrescar por 30 minutos aproximadamente.

Cuando la carne esté fresca, desenhébrala bien y agrega el segundo grupo de ingredientes, menos la cebolla y el aceite. Tápala y déjala reposar en el refri al menos 1 hora. De un día para otro, mucho mejor.

Para cocinar la carne, adiciona la cebolla en juliana de modo que se reparta bien por toda la carne. Pon a calentar un sartén grande, añade 2 cucharadas de aceite y cuando este se caliente, añade la mitad de la carne con cebolla. Saltéala bien hasta que se ponga tostadita la carne. Reserva en un sitio donde se mantenga caliente y pásale un papel toalla a la sartén. Repite la operación con el resto del aceite y la carne ripiada con cebolla. Puedes hacerlo en más tandas si no tienes un sartén grande.

Sirve caliente. No recomiendo comerla recalentada, pues se reseca demasiado.

¿Y a ti que te gusta más, la vaca frita o la ropa vieja?

Si quieres probar mi receta de ropa vieja la puedes encontrar aquí.