Header

Blog Archives

Dos recetas

Desde ayer estoy en casa con la gripe. Pocas fuerzas para pararme de la cama y la cabeza funcionando a medias; pero a ratos salgo a recorrer las redes desde la compu porque eso de estar todo el día acostada no va mucho conmigo.

Les dejo los links a dos de mis recetas publicadas esta semana en otras páginas:

Pasen por Baby Center a ver mi  plato de esta semana, un pollo adobado con una salsa de ciruelas y chipotle especial para las parrilladas del verano; y sobre todo para el 4 de julio. Es la que les contaba el otro día que va de maravillas con el chimichurri.

Pollo con salsa de chipotle y ciruelas

Y no se pierdan estos riquísimos Macarrones con chistorra cuya receta he publicado en Sazón Boricua, un blog que les recomiendo muchísimo. Tiene platos deliciosos y su autora, Jeannette Quiñones-Cantore, es un sol.

macarronesconchistorra

Espero las disfruten mucho.

Quesadillas de berza, queso de cabra y cebollas caramelizadas

quesadillas con kale

Estas quesadillas de berza, queso de cabra y cebollas caramelizadas me recordaron un poco las espinacas salteadas con queso de cabra, pasas y piñones. El sabor dulce de las pasas se lo dio la cebolla caramelizada y estuve a un pelín de ponerle piñones, pero me pareció mala idea colocar algo crujiente dentro de las quesadillas.

La berza (kale, en inglés) o col rizada es muy fácil de cultivar en casa, según me mostró mi amiga Anita el otro día. Yo no me he decidido a hacerlo, pero no estaría mal, pues cuando compro los paquetes inmensos en que viene ya picadita, debemos apurarnos para que no se dañe. Suerte que como la espinaca, se reduce bastante al cocinarla. No sé si se consume mucho donde ustedes viven, pero en Estados Unidos se ha puesto de moda en el último año y se hacen hasta chips con sus hojas. Muchísima gente me hablado de sus bondades, pues es rica en minerales, calcio y vitamina C.

Las cebollas caramelizadas suelen llevar mucho más tiempo, pero agregándole azúcar y un poquito de agua están listas un poco más rápido. Lo ideal es no poner azúcar y hacerlas con la candela baja durante 45 minutos, pero ese día estaba muerta del hambre, para serles sincera.

Esta receta da para dos y está lista en 35 minutos. La mayor parte del tiempo lo toma caramelizar las cebollas.

Ingredientes

1 cebolla grande, a la juliana
1 cda de azúcar morena
8 tazas de berza (kale)
2 cdas se aceite vegetal
5 o 6 oz de queso de cabra
4 tortillas de harina de trigo
Sal

Preparación

Calienta el aceite a fuego bajo-medio en un sartén grande y agrega las cebollas. Saltéalas 5 minutos, adiciona el azúcar y 1/4 de taza de agua. Remueve mientras se disuelve el azúcar. Sigue cocinándolas otros 20 minutos, removiendo a cada rato, hasta que las cebollas estén bien tiernas y dulces. Agrega la berza y sigue cocinando y salteando otros 5 minutos. Se reducirá considerablemente y debe quedar bien suavecita. Ponle sal a gusto. No mucha, que el queso de cabra tiene un sabor fuerte.

Mientras, ve calentando el comal y luego en este las tortillas. Recuerda que para doblarlas deben estar calenticas porque si no, se rompen.

Divide el queso en 4 partes y colócalo sobre las mitades de las tortillas. Has lo mismo con la mezcla de berza con cebollas. Dobla las tortillas y cocínalas unos 3 minutos por cada lado, que se doren pero no se tuesten. Ponlas sobre una tabla y deja que se refresquen un par de minutos antes de cortarlas a la mitad, para que queden más vistosas.

Se pueden comer solas o con tu salsa preferida. Nosotros la comimos con una salsa de chipotle que hice mientras se cocinaba la cebolla, pero debo perfeccionarla antes de compartir con ustedes la receta.

quesadillas con berza y queso de cabra

Tips

Son ideales para una cena ligera y también para compartir unos tragos cuando tienes invitados en casa.

Camarones al ajillo en 5 minutos

camarones al ajillo

Les traigo una de esas recetas más viejas que andar a pie y que está lista en 5 minutos. Es una de mis tapas preferidas y una cena ligera ideal si los acompaño con ensalada. Son camarones al ajillo. Nombrados a la cubana. No sé si en España serán langostinos o gambas estos que he usado. En Cuba a todos los llamamos camarones y no logro encontrar la diferencia entre los antes mencionados. Espero se me de algún día, jeje.

Todo el que los prueba en casa siempre me pregunta que cómo los hice mientras se chupan los dedos o las colitas. Así que decidí publicar la receta para mandarles el link y castigarlos con el blog, jajaja. Broma, ya saben… que así empezó todo en este blog, con fotos del iPhone 3 -horribles-, poniendo las recetas en un sitio en el que pudiera compartirlas con los amigos.

Suelo machacar una guindilla para hacerlos, pero últimamente me ha dado por ponerle hojuelas de peperoncini y el resultado es muy parecido. El próximo lo voy a probar con chipotle y prometo contarles.

De momento, la receta para una docena de camarones.

Ingredientes

12 camarones, limpios y precocidos
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo grande o 2 pequeños, laminado
1 pizca de peperoncini
Sal gruesa
Pimienta negra (opcional, si tienes blanca, mejor)

Preparación

Pon a calentar el aceite en un sartén, a fuego lento. Agrega el ajo y el peperoncini. Deja que se cocinen unos 3 minutos, moviendo a cada rato.

Sube la candela al máximo, agrega los camarones y salpimienta a gusto. Saltéalos unos 3 minutos. No los cocines mucho, que se ponen duros.

Esa docena la devoré solita el otro día. Y ustedes… ¿cuántos se comerían?