Header

Blog Archives

Hummus de frijoles negros

hummus de frijoles negros

Hummus de frijoles negros

El otro día andaba medio tristona y una lectora de mi libro me escribió un mensaje precioso, contándome que llevaba toda la vida tratando de hacer un potaje de frijoles negros y había probado con recetas de muchos libros y blogs y nunca le quedaban bien. Estaba encantada con mi modo de hacerlos y también su esposo se había llevado una grata sorpresa cuando los probó. Ellos me alegraron el día cuando más lo necesitaba y les dedico este hummus de frijoles negros que queda de vicio.

Pueden acompañarlo con pita, pan tostado, Tostitos, tostadas mexicanas, chicharritas o vegetales crudos (palitos de zanahoria o apio). Es ideal para usar sobras de frijoles. Mejor si al momento de hacerlo los frijoles están “dormidos” y así van con su pasta y todo para la batidora.

Seguramente queda rico con frijoles de lata enjuagados, pero las proporciones pueden no ser las mismas y tal vez no quede tan cubano como este.

El Tahini es una pasta hecha de semillas de sésamo tostadas que luce muy parecida a la mantequilla de maní y se usa en la comida árabe y mediterránea. Se puede encontrar en casi todos los supermercados. Estos son algunos de los envases en que pueden encontrarlo. Se usa para hacer hummus y baba ghanoush, pero también pueden preparar con ella unos pinchos de pollo.

Esta receta está inspirada en un hummus de frijoles negros que probé en el restaurante Cuba Libre, en Orlando. Fui a una fiesta allí y todo lo que nos brindaron, incluyendo los mojitos, estaba divino.

hummus de frijoles negros cubanos

Hummus de frijoles negros a la cubana

Ingredientes

1 1/2 taza de frijoles negros del día anterior (ver la receta aquí)
1 cda abundante de Tahini
1 hoja grande de culantro (o una ramita de cilantro)
1 diente de ajo
1 cdta de comino en polvo
1/2 cdta de vinagre de Jerez (Sherry Wine Vinegar)
3 cdas de aceite de oliva virgen extra + un chorrito para el momento de servir
1 pizca de pimentón de la Vera o de Paprika, para adornar
Sal

Preparación

Coloca todo los ingredientes menos los tres últimos en una batidora o procesador de alimentos. Tritura bien todo. Comprueba la sal.

Añade las tres cucharadas de aceite de oliva y bate un minuto más.

Sirve en un cuenco. Ponle pon encima un chorrito de aceite y espolvoréale el pimentón.

Lo puedes adornar también con culantro o cilantro picadito.

Es importante que los frijoles no estén aguados.

También les recomiendo el hummus de frijoles carita, el de petit pois y el hummus sin Tahini.

Papas Medianoche

Papas medianoche

La inspiración para estas papas medianoche vino de un libro que hace años añoraba tener y que compré en una librería cerca del hotel en que me quedé en Madrid el mes pasado. Se trata de 1,069 recetas de Karlos Arguiñano.

Sigo a este cocinero en las redes sociales y veo su programa online seguidito. Me encanta su forma de ser. Adoro sus recetas sin complicaciones (o al menos él hace que las vea de ese modo) y su sentido del humor. El libro es una joya. Me pongo a leerlo como si fuera uno novela (es que me falta un tornillo) y voy marcando montón de hojas. Ya hicimos la semana pasada una sopa de higaditos de pollo fácil y deliciosa. Ahora han sido estas papas, que no más leer la receta pensé: ¿y si les pongo lechón asado y recreo los ingredientes del Medianoche?

El Madianoche es un sándwich cubano hecho con un pan suave y dulce que dentro tiene jamón, queso suizo y carne de cerdo asada. Con las papas la combinación también ha sido un éxito, aunque se me ablandaron un poquito más de lo debido, no las pude picar muy finitas, se me rompieron algunas y no ha quedado tan perfecto el plato. Eso sí, de sabor, 100 puntos; y de dificultad, cero –debo decir, a pesar de mi metedura de pata.

Compré una cajita de carne asada que sólo hay que calentar en el microondas, pero sería mucho mejor con unas lascas de pernil asado en casa, por lo que es perfecto para aprovechar las sobras de carne de cerdo de las fiestas a base de comida cubana.

Esta receta da para 4 y está lista en 35-40 minutos aproximadamente.

Papas medianoche

Ingredientes

4 ó 5 papas medianas
Sal
3 cdas de mantequilla
4 ó 5 lascas de jamón serrano dulce o tipo York
4 ó 5 lascas de queso Suizo
1 lb de carne de cerdo asada
Pimienta

Preparación

Hierve las papas en agua con sal, unos 20-25 minutos, hasta que estén tiernas, pero no tanto como las mías. Escúrrelas y córtalas en rodajas finas (las mías un poco gruesas).

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Unta de mantequilla un molde o una cazuela resistente al horno. Cubre el fondo con rodajas de papas, ponle encima las lascas de jamón, las de queso y la carne. Ponle pimienta al gusto. Coloca otra tapa de papas y el resto de la mantequilla cortada en cubitos.

Hornea 5 minutos. Adorna con unas ramitas de perejil o cilantro.

Sirve caliente. El queso estará derretido y se estirará como el de una pizza al servirlo. Mmmmm

Quesadillas con pisto y salchichas

quesadillasH

Quesadillas de pisto y salchichas

Ustedes se preguntarán de dónde he sacado estas raras quesadillas con pisto y salchichas… Pues de Japón. Durante nuestras pasadas vacaciones en Tokio quedamos con nuestra amiga Marcela en Daikanyama, una parte de la ciudad que no conocíamos de los viajes anteriores.

Es un barrio muy lindo, de clase alta, con boutiques y restaurantes bastante caros. Nuestra amiga nos había citado ahí para que conociéramos la librería Sutaya. Genial elección. Llegué y no quería irme.

sutaya2

Librería Sutaya, Daikanyama, Tokio

Me contaron que esta cadena se dedicaba hace unos años a la renta de videos y que cuando el negocio se vino abajo allá, como en casi todas partes del mundo, se diversificaron. Ahora venden libros, música, revistas, películas, papelería y mucho más; además de contar con un café a su lado. La tienda a la que fuimos era una especie de Barnes & Noble por el concepto, más con un look muy moderno. Estaba dividida en 3 edificios, muy cerca uno del otro, y entre ellos plantas y mesitas (pueden ver algunas fotos aquí). Una atmósfera muy relajada. Y la sección de libros de cocina era enoooorme e incluía algunas conservas, salsas, dulces y utensilios, todo situado al lado de los libros que tocaban el tema relacionado con ellos. Nada más me compré tres libros… se los juro! Y los tres son de cocina… Sorpresa!

sutaya

Sutaya Daykanyama

Siempre que voy de viaje paso por una o varias librerías y paso en ellas bastante tiempo. Al fin y al cabo, de los libros se ha comido en casa por más de 20 años. El caso es que pasamos tanto rato en la librería, que decidimos comer en este barrio y el sitio más aconsejable y barato era una cafetería llamada Little Mermaid, pues teníamos que salir casi que corriendo para otra parte de la ciudad y no podíamos quedarnos por mucho rato. Era la hora del almuerzo y casi todo lo que ofrecían en este sitio era dulce, así que atacamos unas quesadillas de 200 yenes ($1.60) para satisfacer el ansia de comida salada. La verdad es que no nos gusta comer comida occidental allá, pues queremos aprovechar al máximo cada comida japonesa que podamos. Cuando lo hemos hecho, hemos notado que aunque los nipones no son nada fieles a los sabores extranjeros y hace su propia versión de las recetas, les quedan buenísimas y le aplican siempre la suavidad de sus sabores.

Así terminamos probando unas quesadillas nada japonesas y nada mexicanas, parecidas a estas, que según mi esposo yo he mejorado un poco. Pruébenlas, que no se van a arrepentir. Se hacen en pocos minutos con un poco de pisto que les quede de otra comida o que preparen expresamente para ellas y luego usen en otras cosas (ver algunas ideas en este post).

quesadillaV

Quesadillas con pisto y salchichas

Ingredientes

Para dos quesadillas (1 ración)

2 tortillas mexicanas de maíz pequeñas
2 cucharadas colmadas que queso mozarella rallado
2 cucharadas de pisto a la Vero (la receta aquí)
1 salchicha (depende del tamaño)
Salsa picante para acompañar (opcional)

Preparación

Calienta el comal o una sartén a fuego medio y calienta las tortillas un poco, para que no se cuarteen cuando vayas a doblarlas.

Agrega una cucharada de queso a cada tortilla, una cucharada de pisto y unas 4 o 5 rueditas de salchicha. Dobla la tortilla para formar la quesadilla y sigue calentándola unos 3 o 4 minutos más por cada lado.

Sirve con pisto, con pimientos asados o con tu salsa picante preferida. Si no te gusta el picante, te las comes sin él, como las comimos nosotros en Tokio. Quedan tan ricas y con un sabor tan delicado.

Pronto sigo con más aventuras de Japón. En estos días estoy en las finales de mi libro y apenas me queda tiempo para dormir. Mándenme un poquito de fuerzas, por favor.