Header

Blog Archives

Pudin de orzo y chocolate blanco

Pudin de orzo y chocolate blanco

Seguramente el arroz con leche te ha trasladado muchas veces a tu niñez y te ha reconfortado comerte una cucharada tras otra. Giada de Laurentiis confiesa que a ella nunca le gustó y que ha preparado este pudín de orzo y chocolate blanco con crumble de galleticas para hacer un postre parecido, pero que no sea tan blando como el de su abuela.

Me ha parecido ideal para usar sobras de orzo de otra receta y aunque las galletas amaretti que venden acá son bastante dulces, no se sentían tan pesadas junto a a este orzo con leche. El sabor a chocolate es muy suave y el toque de gracia se lo da la ralladura de naranja.

Esta receta es del libro más reciente de Laurentiis, Giada’s Italy. Para escribirlo, Giada se fue a Roma a reconectar con los sabores de su tierra. El libro está lleno de fotos preciosas, tanto de deliciosos platos italianos como de la ciudad que la vio nacer.

Hace poco les compartí una pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas inspirada en otra receta de este libro que apareció en la revista del FoodNetwork. Nos gustó tanto que ya le hemos hecho varias veces tanto en su versión original como en la mía. Gracias a ella pasé por la librería a darle una ojeada al libro y, después de querer probar casi todo lo que me encontraba, me lo pedí como parte de los libros gratis que nos dan a cada rato por trabajar en Penguin Random House.

Pudin de orzo y chocolate blanco

El pudín de orzo se hace mucho más rápido que el arroz con leche pero no me gustó caliente como el arroz con leche. Lo recomiendo bien frío.

Da para 8 porciones.

Ingredientes

4 tazas (1 litro de leche)
1/2 cta de sal
3 cdas de azúcar
1 palo de canela
1/2 cdta de extracto de vainilla
1 taza de pasta orzo
1 cdta de ralladura de naranja (1/2 naranja es suficiente)
3/4 de taza de chips de chocolate blanco
1/2 taza de galletas amaretti trituradas (unas 4 galletas)

Pudin de orzo y chocolate blanco

Preparación

Calienta la leche con la sal, el azúcar, la canela y la vainilla a fuego medio. Agrega la pasta y cocínala unos 15 minutos removiendo a cada rato, hasta que esté al dente y el líquido se haya espesado. Debe quedar un poco de líquido en el fondo.

Añade la ralladura de naranja y los chips de chocolate y sigue moviendo hasta que el chocolate se derrita.

Pasa el postre a un cuenco y deja que se refresque (unos 20-30 minutos). Remuévelo a cada rato para que no se le haga una capa gruesa en la superficie.

Puedes taparlo con papel film y meterlo al refri. O primero repartirlo en porciones individuales y tapar cada una.

Sirve bien frío. Ponle las galleticas trituradas por encima.

Yo usé la ralladura de toda la naranja y cuando estaba listo para comer, le puse otro poco por encima a cada ración junto con las galletas.

 

Ndundari con salsa de tomate y albahaca

Ndundari con salsa de tomate y albahaca

Después de un mes sin publicar regreso a tiempo para el reto Cooking the Chef de este mes, dedicado a Gennaro Contaldo. Me ha dado un placer enorme preparar y saborear estos ndundari con salsa de tomate y albahaca; en italiano: Ndundari con salsa di pomodoro e basílico.

Los ndundari son parientes de los gnocchi. Quedan más suaves y son más fáciles de hacer. Se preparan con harina y queso ricotta, mezclándolos con huevo y queso parmesano para hacer la masa.

Este plato se suele servir el día de Santa Trofimenta, la santa patrona del pueblo de la Costa Amalfitana en que nació Gennaro, Minori. Esta santa está inscrita el 5 de julio (no podía dejar pasar la coincidencia) y su fiesta principal es el 13 de julio, así que están a tiempo de prepararlo para ese día.

Ndundari con salsa de tomate y albahaca

A Contaldo lo conocí como muchos, a través de Jamie Oliver y descubrí que había nacido en Minori un tiempo después de haber visitado de casualidad este pueblo precioso durante unos días.

Y digo de casualidad porque yo me fui a Italia pensando que había reservado un hotel en Amalfi y ya casi llegando me dio por buscar el hotel en Google Maps en el teléfono y estaba un poco antes de lo esperado. Le pregunté a otro pasajero del bus en que íbamos y me dijo que efectivamente, nuestro hotel no estaba en Amalfi sino en un pueblo llamado Minori y que él nos avisaría dónde bajarnos.

Quedamos encantados con el pueblo, su comida y su gente sencilla, amable y divertida. Terminamos comiendo ahí la comida más rica que hemos comida en Italia en medio de situaciones simpatiquísimas en un restaurante. Y el hotel estaba precioso y sólo a media cuadra de la playa, que era lo que había estado buscando en la web donde hice la reservación, pero a la caza de un precio módico terminó estando fuera de Amalfi.

Podría irme a vivir allá mañana y podría contarles todas nuestras aventuras, más es tiempo de compartir la receta.

Da para 4-5 raciones.

Ndundari con salsa de tomate y albahaca

Ingredientes

200 g de harina + un poco para el momento de amasar
200 g de ricotta
3 yemas de huevo (guardar claras para una pavlova)
200 g de parmesano recién rallado
1 pizca de nuez moscada
Sal
Pimienta

Para la salsa:
700 g de tomates enteros en conserva, escurridos
6-8 hojas de albahaca
6 cdas de aceite de oliva virgen extra
3 dinetes de ajo cortados en rodajas gruesas
Sal
Pimienta
1/2 cdta de azúcar

Ndundari con salsa de tomate y albahaca

Preparación

En un cuenco grande mezcla la harina, la ricotta, las yemas de huevo, el queso parmesano, la nuez moscada, sal y pimienta al gusto. Comienza con una espátula y luego usa tus manos hasta obtener una masa blanda y húmeda.

Enharina la meseta (encimera en España y en inglés counter) y amasa sobre ella la masa con ricotta unos 3 a 5 minutos. Forma con las manos una salchicha fina de 1.5 centímetros de diámetro aproximadamente. Puede que tengas que cortarla para que te quepa en la meseta, pues sale de casi 1 m. Corta en ángulo recto en rectángulos de 2 centímetros y ve poniéndolos sobre un papel encerado.

Calienta abundante agua en una caldera grande y ponle una cucharadita de sal. Añade los ndundadi y cuando suban a la superficie (en 2-3 minutos), deja que se cocinen durante 2 minutos.

Mientras tanto, prepara la salsa, procurando que hierva a la misma vez que te toque sacar del agua los rectángulos.

Coloca los tomates y la albahaca en un cuenco. Salpimienta y añade el azúcar. Remueve bien.

Calienta el aceite a fuego medio con los ajos laminados removiendo a cada rato y cuando estos comiencen a cambiar de color retira la cazuela del fuego y añade los tomates. Remueve bien y coloca de vuelta al fuego hasta que hierva. Añade los ndundadi, mezcla bien y sirve inemdiatamente.

Para conocer más sobre Contaldo y ver las demás recetas del reto haz click aquí.

Risotto negro con chorizo y camarones

Risotto negro con chorizo y camarones

Un día me disponía a hacer un risotto negro con camarones, pero llegó mi amiga Mayret con unos chorizos y justo a tiempo me preguntó qué me parecía ponerle chorizo al arroz. Así nació este risotto negro con chorizo y camarones que hoy comparto con ustedes y que desde ese día se quedó en casa.

El contraste mar y tierra me fascina y en este arroz está muy equilibrado. Yo pensé la primera vez que iba a salir demasiado el sabor a chorizo, pero no fue así. El balance es perfecto.

Antes de comenzar, pongan a enfriar su vino blanco.

Si quieren ir probando con otros risottos aquí les dejo uno con calabacín, otro con cangrejo y uno verde que es la vida misma.

Da para 3 raciones moderadas.

Ingredientes

4 tazas de caldo de pescado o fumet
1 1/2 cda de mantequilla
1 cda de aceite de oliva
1 chalota bien picadita
1 chorizo español pequeño cortado en ruedas finitas
1/4 de taza de vino blanco de cocinar
1 taza de arroz arborio
2 paqueticos de tinta de calamar
12 a 15 camarones precocinados
Perejil para adornar

Risotto negro con chorizo y camarones

 

Preparación

Pon a calentar el caldo de pescado a fuego medio.

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana a fuego medio. Vierte el aceite y mézclalo con la mantequilla. Agrega la chalota picadita y póchala unos 5 minutos. Adiciona las rueditas de chorizo y saltéalas un par de minutos.

Echa el vino y saca el fondo de la cazuela. Cuando este se evapore casi en su totalidad, adiciona el arroz y capéalo. Cuando comience a brillar, añade un cucharón de caldo.

Remueve el arroz hasta que se evapore el cucharón de caldo y ve echando el resto del caldo, repitiendo la operación hasta que se agote, cucharón a cucharón, removiendo hasta que se evapore el líquido. Este proceso tarda unos 20 minutos.

Agrega la tinta de calamar y mezcla bien con el arroz para que se ponga negro parejo. Añade los camarones y cocina un par de minutos más.

Sirve acabado de hacer, adornándolo con perejil picadito.

La tinta de calamar la venden en unos paquetes minúsculos en Delicias de España en Miami. Seguramente la pueden comprar en otros mercaditos españoles en sus ciudades en caso que no vivan en España.

El risotto como ven, no es nada complicado. Sólo hay que tenerle paciencia y revolver esos 18-20 minutos en que el arroz se va ablandando y va soltando el almidón que le da a este plato italiano su textura particular.

Después de unos días de vacaciones en Washington y de ir adaptándome otra semana a la rutina, regreso al blog, aunque estaba más o menos activa en las redes, sobre todo en el grupo de Facebook, donde la pasamos tan bien, que a pesar de mi intento de desconexión pasaba a ver qué andaban cocinando las amigas. Si no te has sumado todavía, te invito a compartir con nosotros. Es muy inspirador y divertido. Además de toda la comida rica y las ideas fabulosas que compartimos. Se encuentra aquí.