Header

Blog Archives

Pesto de berro

Pesto de berro

El 23 de diciembre llegué a casa con tremenda hambre. Lamenté mucho todo el día estar en la oficina en lugar de preparando la comida del 24, pero cuando toca, toca. Estaba loca por ponerme a adobar la carne de cerdo y hacer la crema de vié, así que lo mejor era salir pronto de la cena. Se me ocurrió hacer un pesto de berro, que era de lo poco que tenía en la nevera, pues el 25 nos íbamos a España y nos habíamos estado terminando toda la comida antes del viaje. El resultado fue fantástico y tenía muchas ganas de compartirlo en el blog.

Mi hermanita Isbel, que me acompañaba, quedó encantada y eso que no le gusta el berro (watercrest). La verdad es que el berro no le gusta a muchos, pero en casa nos encanta y no es como para dejarlo a un lado, por los beneficios que trae para nuestra salud. Es rico en hierro, calcio, magnesio y vitaminas como la C, la E y la B1. Contiene una sustancia llamada beta-caroteno que ayuda a mantener la piel saludable y fresca, además de ayudarnos a conservar una buena visión. También es buenísimo para el embarazo pues contiene ácido fólico. ¡Y hasta para la resaca dicen que es bueno un jugo con berro! Si eres de los que no te gusta, dale una oportunidad a tu paladar con este pesto que te traigo hoy. Si no te atreves pero quieres probar hacer pesto en casa, en el blog tengo la receta del original (con albahaca y piñones), de perejil, de kale y de tomates secos marinados.

Pesto de berro

Ingredientes

3 cdas de piñones (pine nuts en inglés)
1 diente de ajo grande
3 tazas de berro bien lavado
1/2 taza de queso parmesano
1/3 de taza de aceite de oliva virgen extra
1/2 cdta de jugo de limón
Sal
Pimienta

Preparación

Tuesta los piñones. Puede ser en una bandeja al horno a 350⁰F (180⁰C) durante 10 minutos o en una sartén a fuego medio-bajo el mismo tiempo. Pásalos a otro recipiente y deja que se enfríen.

Coloca los piñones tostados en el procesador de alimentos y tritúralos. Incorpora el ajo y el berro y sigue triturando. Agrega el queso y mezcla bien. Con el procesador andando, añade el aceite poco a poco y luego el jugo de limón. Ponle sal y pimienta al gusto.

Recomiendo servir el pesto con una pasta que tenga ranuras, como los rottini o las conchitas, porque así se pega más a ella y sabe mejor el plato. Si te sobra, puedes guardarlo en un recipiente de vidrio con tapa durante una semana y usarlo en sándwiches o pescado.

Pizzas rápidas de polenta y chorizo

Pizzas rápidasa de polenta chorizo

Hace unos días, mirando el libro Tus recetas sin gluten, se me ocurrío hacer estas pizzas rápidas de polenta y chorizo, que son más bien súper-rápidas. En las del libro cocinabas la polenta, la ponías en un molde, la dejabas enfriar y luego la cortabas en triángulos. Es muy fácil si usas polenta instantánea; pero las mías las hice con la polenta que venden ya cocida, en forma de salchichón, por lo que sólo había que cortarla, ponerle encima los ingredientes y calentarlas en el horno. En 15 minutos tenía la comida lista.

De cualquiera de las dos formas, quedan muy sabrosas y te las recomiendo para una comida ligera, acompañadas de ensalada, o para picar en una fiesta. Puedes usar salsa para pizzas o espaguetis ya lista para comer o preparar tu propia salsa en casa.

Tus recetas sin gluten de Raffaella Oppimitti, especialista en marketing y autora también de ¡Soy celíaco, no estoy enfermo!, comienza definiendo los principios y consejos básicos para una vida sin gluten; sigue con aperitivos y termina con postres, pasando antes por tartas, pizzas y pastas. Reúne platillos fáciles y deliciosos que te harán sentir que comer sin gluten no es un sacrificio. Se los remiendo tanto a celíacos como a aquellos que han decidido dejar de consumir esta proteína que encontramos en el trigo y otros cereales. El libro lo he visto en mi oficina y personalmente, aunque no sigo esa dieta, me han encantado las recetas y me ha dado muchas ideas.

Ahora vamos a las pizzas de polenta, que nos va a tomar menos tiempo que ese post.

pizzas de polenta

Ingredientes

Aceite para untar una bandeja resistente al horno
18 oz (510 g) de polenta cocida
1/2 taza de salsa de espaguetis
2/3 de taza de queso rallado (usé mozzarella)
Varias lascas de chorizo
Orégano fresco para adornar
Tu ensalada favorita para acompañar (opcional)

Preparación

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C). Forra una bandeja con papel aluminio y úntalo ligeramente de aceite.

Corta la polenta en ruedas de 1 centímetro, desechando las puntas. Salen unas 10 rueditas. Colócalas en la bandeja. Echa sobre cada rueda un poco de salsa y de queso rallado. Hornea durante 10 minutos aproximadamente, de modo que el queso se derrita y la pizza se caliente.

Mientras tanto, corta el chorizo en cuadritos. Cuando estén listas las pizzas se lo colocas encima y las adornas con unas hojitas de orégano.

Pizzas de polenta y chorizo

Si te gustaron estas pizzas, tal vez te gusten estas con hot dogs, que no están libres de gluten pero también son deliciosas y te garantizarán una cena rapidita y divertida.

Hoy 12 de noviembre, sale a la venta mi libro en España. Ya está disponible en Carrefour, Casa del Libro, Amazon y El Corte Inglés y en otras librerías. Pueden seguir sitios de venta y preventa aquí. Estoy nerviosísima y loca porque me lleguen mis ejemplares para terminar de creerme ese sueño hecho realidad.

A Estados Unidos llega alrededor del 20 de diciembre. Así que guarden un huequito en sus compras de Navidad, jajaja.

Risotto de cangrejo

Risotto- de cangrejo

Por fin tengo tiempo de regresar al reto Cooking the Chef, dedicado este mes Heston Blumenthal. Es un cocinero difícil con toda su cocina molecular y tal, pero al final me quedé escogiendo entre 3 posibles recetas que lucían bastante manejables y me costó trabajo decidirme por este risotto de cangrejo.

Blumenthal nace en Londres en 1966. En un viaje a la Provenza con sus padres, a los 16 años quedó enamorado de la zona y la gastronomía. Visitó uno de los restaurantes más famosos de Francia, L’Oustau de Baumaniere y allí se gestó su deseo de dedicarse a la cocina. Hoy cuenta con 4 restaurantes, entre ellos el famoso The Fat Duck y se le considera un alquimista culinario. Sus investigaciones gastronómicas le han llevado a trabajar con historiadores de alimentos, perfumistas, fisiólogos de alimentos y bioquímicos de todo el mundo y le han llevado a un reconocimiento internacional.

Mi risotto tiene muchísimos cambios a la receta original. Más bien digamos que está inspirado en la receta del chef. Lo que me llevó a decidirme fue que mi padre se apareció con unas masas de cangrejo que me trajo de Cuba. Yo confiaba en que tenía caldo de pescado, por lo menos, pero resulta que estaba vencido y felizmente tenía hondashi, que es un ingrediente japonés que se usa como base de la sopa miso y está hecho a partir del dashi, un caldo preparado con virutas de bonito (katsuobushi) y alga kombu. Resolví y creo que ayudó al sabor delicado con que me quedó el arroz. Tampoco tenía queso mascarpone y le puse un poquito de queso crema tipo Philadelphia que me quedaba; ni el aceite de cangrejo, pues no tenía la carcasa del animal, y lo sustituí con un aceite de oliva con aroma de naranja. Puedem consultar la receta origina aquí.

Risotto de cangrejo

Ingredientes

1 cda de hondashi granulado
4 cdas de mantequilla sin sal
1 taza de arroz arborio
1/2 cebolla blanca picadita
1/4 de taza de vino blanco
1 taza de masas de cangrejo hervidas
1 cda de queso crema
1 rama de tomillo
pimienta
1 cdta de aceite de oliva con aroma de naranja

Ingredientes

Pon a hervir 1 litro de agua en una cazuela mediana y agrega la cucharada de hondashi granulado. Deja que se disuelva y baja el fuego a medio.

En otra cazuela, derrite 2 cucharadas de mantequilla a fuego medio. Añade el arroz y saltéalo hasta que cambie de color, moviéndolo continuamente, unos 3 minutos aproximadamente. Adiciona la cebolla y sigue salteando otros tres minutos removiendo todo el tiempo. Vierte el vino y deja que se evapore casi totalmente. Echa un cucharon del caldo de hondashi y sigue moviendo el arroz hasta que se evapore. Ve adicionando el caldo cucharón a cucharón siguiendo el mismo método, hasta que se acabe. Incorpora entonces las masas de cangrejo, el queso crema, las otras 2 cucharadas de mantequilla y el tomillo. Mezcla bien todo y remueve mientras se derriten la mantequilla y el queso. Rectifica la sal.

Sirve en 3 platos, con un chorrito de aceite de naranja en cada uno y pimienta al gusto.

Para ver qué receta de Heston hicieron mis colegas blogueras, has click aquí.

ctc1