Header

Blog Archives

Chilaquiles con chorizo

Esta es una receta patrocinada por Cacique y creada para una campaña de Society Culinaria.

chilaquiles-con-chorizo

Chilaquiles con chorizo

Los chilaquiles casi siempre se hacen verdes o rojos. Los verdes se preparan con tomatillo y los rojos con jitomate (tomate). Es de los platos que más disfruto cuando voy a México. Adoro desayunar con chilaquiles y ponerle al lado frijoles refritos y huevo, y por encima su cremita y el queso rallado. En casa a cada rato los hago, para aprovechar los restos de tortillas y este domingo decidí estrenarme con unos chilaquiles con chorizo.

Usando el chorizo de Cacique, le di un toque muy peculiar a la salsa roja. El sabor resultó maravilloso. Confieso que por mí le pondría chorizo a todo en esta vida.

Por más de 40 años, los productos mexicanos de Cacique se han elaborado usando los mejores ingredientes para crear platos auténticos. Además del chorizo usé su crema mexicana, que es mi preferida por mucho y su queso fresco, que por su frescura y sabor te recomiendo para todo tipos de recetas,

chilaquiles-con-chorizo-en-salsa-roja

Chilaquiles con chorizo en salsa roja

Chilaquil quiere decir “sombrero viejo roto” y se hacen con tortillas viejas. Así que no olvides dejarlas fuera la noche anterior. Yo uso unas tijeras parar cortarlas.

Esta receta da para 3 ó 4 raciones y está lista aproximadamente en media hora.

Ingredientes

6 tortillas del día anterior
Aceite para freír
1 chile de árbol
8 tomates
1 diente de ajo
1/2 cdta de orégano seco
1/4 de cebolla
1/2 chorizo de Cacique
Sal

ingredientes-chilaquiles

Ingredientes para los chilaquiles

Para servir:
Queso Ranchero Fresco Cacique rallado
Crema mexicana Cacique
Cilantro
Huevo frito
Aguacate

chilaquiles-y-crema-mexicana

Chilaquiles con chorizo

Preparación

Corta las tortillas en cuadritos de 1 pulgada y fríelas en aceite caliente. Se fríen muy rápido, así que no las pierdas de vista. Escúrrelas al sacarlas, cuando empiecen a ponerse doradas y ponlas sobre papel toalla para eliminar el exceso de grasa.

Pica los tomates a la mitad y pásalos por el procesador de alimentos con el orégano, ajo y el chile.

Calienta un par de cucharadas de aceite vegetal o deja un poco en el sartén en el que freíste las tortillas y cocina la salsa unos 8 minutos a fuego medio-alto. Ponle sal al gusto.

Pon otro par de cucharadas de aceite en otro sartén con la cebolla picada y las tortillas fritas a fuego medio y saltea unos 4-5 minutos, hasta que se acitrone la cebolla y con cuidado no se queme.

En un sartén grande, cocina el chorizo, partiéndolo con una cuchara de madera, durante 3-4 minutos. Añade la salsa y mezcla bien. Comprueba la sal. Añade las tortillas con la cebolla. Mezcla bien todo y cocina unos 3-4 minutos a fuego medio-alto.

Mientras, fríe los huevos y corta el aguacate en tajadas.

Para montar el plato, sirve los chilaquiles con crema, queso fresco y cilantro a gusto. Acompaña con huevo frito y aguacate.

¿Has probado los chilaquiles? ¿Te gustan más los rojos o los verdes?

Quesadillas de pollo al chipotle

quesadillas de pollo

Quesadillas de pollo al chipotle

Yo aguanto bastante picante y a veces mis amigos dicen que se me va la mano. Eso me pasó ayer cuando preparé unos tacos de pollo que acompañamos con margaritas de mango en celebración tardía del 5 de mayo. Parte del pollo terminó en mi almuerzo del sábado, en estas quesadillas de pollo al chipotle.

Con el mismo adobo hice camarones, pero los adobé 5 minutos. El pollo, sin embargo, pasó media hora en el refri en un Ziploc marinándose. La diferencia en el picante se notaba. Para mí ambos estaban muy ricos. Ya ustedes decidirán qué tiempo adoban la carne según el picante que resisten.

Hoy el queso de las quesadillas ayudaba a disimularlo un poco. El queso es magnífica solución cuando nos enchilamos y para rebajar el picante. Además, servir con aguacate y cebolla morada con limón, tan refrescante ambos, ayudó a que no se derramaran más lágrimas.

Para preparar la cebolla morada, sólo tienes que cortarla en Juliana bien finita y ponerle por encima jugo de limón. La dejas descansar un par de horas o si quieres las preparas el día antes y las guardas tapadas en el refri. Son riquísimas en tacos, ceviches y causas.

Ingredientes

2 lbs de pechuga de pollo
2 cdas de aceite de oliva o aceite vegetal

Para marinar el pollo:
2 oz de chipotle en adobo (usé de lata)
2 cdas de miel
El jugo de una naranja
1 diente de ajo
2 cdas de salsa soya

Para las quesadillas:
Queso Mozarella o mezcla de quesos mexicanos rallados
Tortillas de maíz

quesadillas-de-pollo-al-chipotle

Deliciosas quesadillas de pollo al chipotle

Preparación

Corta la pechuga en tiritas y colócala en un Ziploc. Pasa los ingredientes para marinar el pollo por la batidora o el procesador de alimentos y vierte el resultado en el Ziploc. Cierra bien y pon el refrigerador media hora.

Calienta el aceite en una sartén a fuego medio algo y añade el pollo con lo que se lleve consigo del aderezo. Saltea unos 7-8 minutos, removiendo a cada rato para que el pollo se cocine parejo.

Puedes hacer tacos y servirlos con tu salsa favorita y rabanitos picados como hicimos anoche o preparar las quesadillas que te traigo hoy. Una salsa afrutada le queda a medida.

Para hacer las quesadillas, calienta un comal a fuego medio-bajo y coloca sobre este las tortillas. Un par de minutos después, voltéalas y ponle un par de cucharadas de queso rallado por encima. Mientras se derrite el queso, corta el pollo en cuadritos y pon un par de cucharadas de ellos en una de las mitades de la tortilla. Ciérrala y has un poco de presión sobre ella con un paño. Sigue cocinando un par de minutos por cada lado.

Es importante que dejes que las tortillas se calienten antes de doblar la quesadillas, porque si no se quiebran.

Sirve con aguacate en lasquitas y cebolla marinada con limón. No necesitas salsa picante extra.

¿Quién pone las margaritas para estas deliciosas quesadillas de pollo?

Quesadillas con pisto y salchichas

quesadillasH

Quesadillas de pisto y salchichas

Ustedes se preguntarán de dónde he sacado estas raras quesadillas con pisto y salchichas… Pues de Japón. Durante nuestras pasadas vacaciones en Tokio quedamos con nuestra amiga Marcela en Daikanyama, una parte de la ciudad que no conocíamos de los viajes anteriores.

Es un barrio muy lindo, de clase alta, con boutiques y restaurantes bastante caros. Nuestra amiga nos había citado ahí para que conociéramos la librería Sutaya. Genial elección. Llegué y no quería irme.

sutaya2

Librería Sutaya, Daikanyama, Tokio

Me contaron que esta cadena se dedicaba hace unos años a la renta de videos y que cuando el negocio se vino abajo allá, como en casi todas partes del mundo, se diversificaron. Ahora venden libros, música, revistas, películas, papelería y mucho más; además de contar con un café a su lado. La tienda a la que fuimos era una especie de Barnes & Noble por el concepto, más con un look muy moderno. Estaba dividida en 3 edificios, muy cerca uno del otro, y entre ellos plantas y mesitas (pueden ver algunas fotos aquí). Una atmósfera muy relajada. Y la sección de libros de cocina era enoooorme e incluía algunas conservas, salsas, dulces y utensilios, todo situado al lado de los libros que tocaban el tema relacionado con ellos. Nada más me compré tres libros… se los juro! Y los tres son de cocina… Sorpresa!

sutaya

Sutaya Daykanyama

Siempre que voy de viaje paso por una o varias librerías y paso en ellas bastante tiempo. Al fin y al cabo, de los libros se ha comido en casa por más de 20 años. El caso es que pasamos tanto rato en la librería, que decidimos comer en este barrio y el sitio más aconsejable y barato era una cafetería llamada Little Mermaid, pues teníamos que salir casi que corriendo para otra parte de la ciudad y no podíamos quedarnos por mucho rato. Era la hora del almuerzo y casi todo lo que ofrecían en este sitio era dulce, así que atacamos unas quesadillas de 200 yenes ($1.60) para satisfacer el ansia de comida salada. La verdad es que no nos gusta comer comida occidental allá, pues queremos aprovechar al máximo cada comida japonesa que podamos. Cuando lo hemos hecho, hemos notado que aunque los nipones no son nada fieles a los sabores extranjeros y hace su propia versión de las recetas, les quedan buenísimas y le aplican siempre la suavidad de sus sabores.

Así terminamos probando unas quesadillas nada japonesas y nada mexicanas, parecidas a estas, que según mi esposo yo he mejorado un poco. Pruébenlas, que no se van a arrepentir. Se hacen en pocos minutos con un poco de pisto que les quede de otra comida o que preparen expresamente para ellas y luego usen en otras cosas (ver algunas ideas en este post).

quesadillaV

Quesadillas con pisto y salchichas

Ingredientes

Para dos quesadillas (1 ración)

2 tortillas mexicanas de maíz pequeñas
2 cucharadas colmadas que queso mozarella rallado
2 cucharadas de pisto a la Vero (la receta aquí)
1 salchicha (depende del tamaño)
Salsa picante para acompañar (opcional)

Preparación

Calienta el comal o una sartén a fuego medio y calienta las tortillas un poco, para que no se cuarteen cuando vayas a doblarlas.

Agrega una cucharada de queso a cada tortilla, una cucharada de pisto y unas 4 o 5 rueditas de salchicha. Dobla la tortilla para formar la quesadilla y sigue calentándola unos 3 o 4 minutos más por cada lado.

Sirve con pisto, con pimientos asados o con tu salsa picante preferida. Si no te gusta el picante, te las comes sin él, como las comimos nosotros en Tokio. Quedan tan ricas y con un sabor tan delicado.

Pronto sigo con más aventuras de Japón. En estos días estoy en las finales de mi libro y apenas me queda tiempo para dormir. Mándenme un poquito de fuerzas, por favor.