Header

Blog Archives

Korozott

IMG_7386

Otra de las recetas del cookout húngaro que nos dejó encantados a todos fue esta pasta de quesos. Es facilísima de hacer e ideal para comer con tostadas, galletas saladas o pan; así como para rellenar ajíes o huevos hervidos.

Los Pumpido, esa familia húngaro-cubana que tanto apreciamos y de los que tanto aprendimos ese día, la trajeron hecha y ahora me han pasado la receta. Les confieso que mientras tanto yo he estado intentando prepararla y me han salido algunas pasticas ricas, pero no como esta. Me imagino que el resto de la tropa del cookout estará esperando al receta con ansiedad porque nadie podía parar de comerla con galleticas.

Da una cantidad considerable, pero puedes hacerla con confianza pues dura hasta 3 semanas en el refrigerador. Y repito, va a ser difícil parar una vez la prueben. Mejor desde el principio la reparten en varios pozuelos.

Para la sazón no les dejo cantidades pues mis amigos insisten en que lo ideal es que cada cual le de su toque personal. El picante que deseen con la paprika, que le da además la coloración naranja y deben hechar sin miedo; y toda la alcaravea que deseen, pues es el ingrediente secreto que cierra con broche de oro este plato delicioso.

Muy importante, los quesos y la mantequilla deben estar a temperatura ambiente antes de comenzar a prepararla. Lo demás es pan comido -con korozott.

Ingredientes

1 lb (16 oz) de queso de cabra (de untar, lo venden en mercados húngaros)
1 lb (16oz ) de requesón (cottage cheese) no importa si es fino o grueso
2 barritas de mantequilla con sal
8 oz de crema agria (sour cream)
2 cebollas moradas grandes, ralladas, o picadas en el procesador
Sal
Polvo de paprika húngara
Pimienta molida (poca, opcional)
Alcaravea (caraway) molida
Mostaza

Preparación

Mezcla los quesos con la mantequilla y la paprika. Bate bien todo. Debe quedar cremoso. Agrega las cebollas y mezcla bien. Luego el resto de los ingredientes y sigue mezclando. Ponla en el refrigerador un par de horas y listo. Puedes adornarla con cebollinos o alcaparras en el momento de servir.

No dejen de prepararla para su próxima fiesta, que les garantizo un éxito total.

Helado “patriótico” para el 4 de julio

Helado para el 4 de julio

Cuando el otro día publiqué la receta del chimichurri, les conté que habíamos hecho un minicookout en casa de Aymara, de Tirijala blog con recetas para el 4 de julio. Hoy les traigo el postre que disfrutamos ese día, muy fácil de hacer, sobre todo si tienes un KitchenAid -que no es mi caso, pero por suerte mi amiga tiene uno.

Aunque es refácil, esta receta lleva tiempo y paciencia. En las instrucciones verán por qué. Pero vale la pena, pues a los niños les encantará el helado de colores y hasta pueden ayudar a mezclar o montar. Si la quieren hacer para el Día de la Independencia, les recomiendo que lo preparen el día antes y que con antelación saquen el helado del congelador, pues debe estar medio derretido para que se mezcle totalmente con los colorantes. Definitivamente esta vez me fue mejor que con los macarrones.

Necesitarás un molde de metal de los de preparar un loaf de pan (como este) y papel de cocina (nylon). Mi molde mide 9x6x3 pulgadas (24x15x6 cm).

Las medidas del helado están en quarts, que es un cuarto de galón. Un quart tiene dos pintas (pints); o sea 4 tazas o 32 oz. Para los que usan el litro como unidad de medida, un quart es 0.95 litros. En verdad, todo este rollo no es tan necesario en esta receta. Lo importante es que dividas el helado en 3 partes iguales que se ajusten al molde que vas a usar. En mi caso compré 2 potes de 1.5 quarts -estaban a compra uno y lleva otro gratis-, y me sobró la mitad de uno. Si usas un molde más grande o dos, puedes usar ambos.

heladoymolde

Ingredientes

1 1/2 potes de 1.5 quarts de helado de vainilla
10 gotas de colorante para alimentos rojo
10 gotas de colorante para alimentos azul

Preparación

Si leíste arriba, ya debes saber que el helado debe estar a temperatura ambiente y que debes dividirlo en 3 partes iguales.

Forra el molde con papel de cocina (nylon) de modo que te sobren 4 pulgadas (10 cm) hacia afuera.

Mezcla 1/3 del helado con colorante azul, vierte el contenido en el molde, empareja la superficie con una espátula y mételo en el congelador 1 hora. Mientras tanto, deja el resto del helado en el refrigerador para que se mantenga frío, pero no se congele.

Cuando esté completamente duro el helado azul, sácalo del congelador y vierte una capa de helado sin colorante. Vuelve a meterlo al congelador 1 hora aproximadamente y deja el resto en el refrigerador.

Una vez congelada la parte blanca, mezcla el resto del helado con el colorante rojo y viértelo en el molde. Regrésalo al congelador y cuando pase media hora, cúbrelo con el nylon que te había quedado en el borde y luego con papel aluminio. Déjalo reposar hora y media en el refri o mejor, de un día para otro.

Desmoldarlo es muy fácil, pues el nylon evita que se pegue. Sólo retira el papel de aluminio, abre el nylon arriba, ponlo boca abajo en una bandeja y retira completamente el nylon. Córtalo con un cuchillo y enjuaga este antes de volver a cortar si no quieres que se mezclen los colores.

Helado patriótico

Tips

Estira bien el nylon para que no te queden las marcas que me quedaron a mí.

Esta misma receta, la puedes preparar con otros colorantes y adaptarla a la fiesta de temporada; verde para San Patricio, rojo para Navidad, negro y naranja para Halloween, azul para unas bolitas de un babyshower de un varoncito, etc…

Lo puedes servir con galleticas, sirope de chocolate, crema o frutas frescas. Nosotras lo servimos con un sirope de arándanos del que les dejo la receta.

Ingredientes

2/3 de taza de arándanos (blueberries)
1/2 taza de azúcar
Unas gotas de jugo de limón
1/2 taza de agua

Preparación

Mezcla los ingredientes en una cazuela pequeña y cocínalos a fuego medio-alto un par de minutos, hasta que se disuelva el azúcar. Baja la candela al mínimo, tápalo y sigue cocinando durante media hora o hasta que adquiera el espesor que desees. Muévelo a cada rato. Deja que se refresque bien antes de servirlo sobre el helado.

Fotos: Jochy Calvos (Jacimages.com) y Aymara Calvos.

Musaca vegetariana

moussaka vegetarianaRegreso a Grecia y a las recetas del cookout del mes pasado. Las fotos de estos eventos nunca son las mejores del blog porque se nos hace tarde, estamos siempre de fiesta y a veces tengo que correr antes de que se lo coman todo; pero el sabor de la comida que hacen mis amigas es siempre más rico que el de cualquier restaurante.
La musaca es una comida mediterránea hecha a base de berengenas y el resto de los ingredientes puede variar. Niurkita fue la que preparó este plato en nuestra fiesta y como ella es vegetariana, eligió hacerlo sin carne. La receta les puede parecer larga y un poco trabajosa, pero el resultado es tan delicioso, que les juro vale la pena. En los tips les contaré cómo prepararla con un día de antelación.
Me parece interesante aclarar que hay un plato de igual nombre en la cocina árabe pero no tiene nada que ver con este, se parece más a la caponata italiana.
ingredientes moussaka vegetariana
Ingredientes
3 1/2 libras de berengena, sin pelar, cortada en ruedas de 1/2 pulgada (1 1/2 cm)
1/2 taza de aceite de oliva, aproximadamente
1 cebolla blanca grande, picada en ruedas finitas
1 taza de rueditas de zanahorias finitas
2 papas grandes cortadas en ruedas finitas
4 dientes de ajo, machacados
12 oz de hongos Portobello cortados en cuadritos de 1/2 pulgada (1 1/2 cm)
1 cdta de orégano seco
1/2 cdta de canela molida
1 lata de 28 oz de tomates picaditos y su salsa
1/4 de taza de perejil italiano fresco, picadito
1 taza de queso Parmesano rallado
6 cdas de mantequilla
7 cdas de harina
3 1/2 tazas de leche
4 yemas de huevo
Sal
montar moussaka vegetariana
Preaparación
Cubre dos bandejas con papel toalla.
Ponle sal a las ruedas de berengenas por ambos lados y colócalas sobre el papel en una sola capa. Déjalas reposar 30 minutos.
Precalienta el horno a 425°F (220°C).
Retira el papel toalla de las bandejas y seca las ruedas de berengena con más papel o un paño. Unta el fondo de las bandejas y las berengenas con 1/4 de taza de aceite. Distribuye las berengenas en una sola capa y ponlas al horno 10 minutos, voltéalas y cocínalas otros 15 minutos, hasta que estén tiernas. Retíralas del horno y deja que se refresquen.
Reduce la temperatura del horno a 350°F (180°C).
Mientras tanto, calienta el otro 1/4 de aceite en un sartén grande a temperatura media-alta y agrega las cebollas, las zanahorias y las papas. Sofríe unos 10-12 minutos removiendo a cada rato y agrega el ajo y los hongos. Sigue sofriendo otros 10 minutos, hasta que se evaporen los líquidos. Incorpora el orégano y la canela. Añade los tomates y el perejil. Sigue cocinando hasta que se espese, otros 10 minutos. Salmpimienta.
Unta con aceite una bandeja como para lasaña, resistente al horno, de 13x9x2 pulgadas (33x23x5 cm) y cubre el fondo con una capa de berengenas. Agrega la mitad de la salsa con tomates y vegetales y espolvorea con 2 cucharadas de queso. Repite las capas con el resto de la berengena, la salsa y otras 2 cucharadas de queso. Niurki le puso también queso feta, aunque no viene listado. Reserva.
Derrite la mantequilla en una cazuela mediana a fuego medio. Añade la harina y mezcla bien, unos dos minutos. Ve echando la leche poco a poco y mezclándola bien. Baja la candela y sigue moviendo hasta que la bechamel se espece, unos 5 minutos. Añade 1/2 taza de queso y salpimienta. Bate las yemas de huevo en un bowl y agrégalas poco a poco a la crema, batiendo bien y rápido. Vierte esta salsa en la bandeja en la que estabas montando la musaca. Ponle el resto de queso y métela al horno 45 minutos.
Déjala reposar 15 minutos antes de servir.
Tips
Una vez armada la musaca, la puedes cubrir con nylon y meterla al refri para terminar de cocinarla al día siguiente. En este caso debes hornearla 55 minutos en lugar de 45.