Header

Blog Archives

Puré de malanga

Puré de malanga

El puré de malanga está ligado a los recuerdos de mi infancia y la de muchos cubanos o hijos de cubanos que viven en sitios donde se cultiva o se puede comprar esta vianda. Aunque de mayores lo seguimos consumiendo también, algunos sólo cuando se enferman del estómago, pues es muy recomendable para estos casos.

En inglés la malanga se llama taro root y en Latinoamérica se conoce como mangareto, tiquisque, otó, ocumo, yautía y uncucha. Se puede comer hervida con un mojo de ajo por encima, frita en rueditas, en frituras, en crema o en puré como el que traigo hoy, así como formando parte de los potajes o en puré con frijoles negros.

A los niños se les puede dar a partir de los 9 meses. Yo tengo una prima que le daba a su hijo desde los 3 meses y jamás tuvo problemas. Según las madres cubanas nada hace a un niño tan fuerte como la malanga, pues es rica en vitamina C, hierro y potasio, sin embargo, siempre se le debe preguntar al pediatra.

Esta receta da para 3 y se prepara en poco más de media hora. Yo a la mía le puse por encima enchilado de cangrejo, pero solo es superdelicioso. El sabor de la malanga es único y no necesita de muchos ingredientes para reinar en tu mesa.

Puré de malanga

Ingredientes

3 malangas medianas
1½ taza de leche
2 cdas de mantequilla
2 oz de queso crema
Sal

Preparación

Pela las malangas y córtalas en rueditas de un dedo de ancho. Ponlas en una cazuela con abundante agua y cocínalas hasta que estén blanditas, 20-25 minutos a fuego alto.

Calienta la leche.

Saca las malangas del agua con una espumadera (para que se escurran) y ponlas en la batidora o en el procesador de alimentos con el resto de los ingredientes. Si está muy espesa puedes agregar otro poquito de leche o agua de la misma en que has hervido la vianda.

Al momento de servirla también se le puede poner por encima un chorrito de aceite de oliva o unos cubitos de jamón.

Para una versión light o para veganos, sustituye la leche por agua, de la misma en la que has hervido las malangas.

Crema helada de lentejas

Crema helada de lentejas #CookingTheChef

Este mes he llegado justico al reto Cooking the chef, con la crema helada de lentejas de Samantha Vallejo-Nágera, más conocida como Samantha de España.

Samantha era completamente desconocida para mí hasta el día de recibir el email tan esperado cada mes sobre el chef del que estaremos cocinando y probando recetas ya más de 100 blogueras. Me encantó su historia personal. Mientras estudiaba paisajismo descubrió su vocación culinaria y hoy por hoy maneja una empresa de catering, es presentadora de un programa de cocina y bloggera gastronómica. Sus pasiones son la alimentación sana, el deporte, las redes sociales y la naturaleza. Su cocina tiene una base tradicional con toques de comida internacional. Personalmente, me identifiqué mucho con sus recetas y me costó mucho elegir una porque todas me parecían ingeniosas, fáciles y me daban ganas de probarlas.

Al final me decidí por esta crema de lentejas porque tenía todos los ingredientes ya en casa y porque me recordó que cuando yo era chica y mi mamá sacaba los frijoles negros del refrigerador para calentarlos, yo le robaba un par de cucharadas y los saboreaba muchísimo. En fin, que me ganó el recuerdo de la infancia ligado con curiosidad y me encantó el resultado. Ya con el calor que está haciendo en Miami, no viene nada mal un vasito de lentejas frías.

Le hice algunos cambios, entre ellos cambiar la crema de leche (heavy cream) por leche de almendra, pero pueden ver la receta original aquí y de ahí enlazar otras recetas de esta chef española.

La Capicola es un embutido italiano un poco picante, puedes usar en su lugar Prosciutto o Jabugo, como en el plato de Samantha.

Comienza la receta con unas cuantas horas de antelación pues aunque se prepara en poco más de media hora, debe pasar al menos un par de horas en el refri para servierla bien fría. Da para 4.

ctc1

Ingredientes

1 taza (190 g) de lentejas
½ taza de jamón en cubitos de 1 cm
1 papa pequeña
¼ de una cebolla blanca grande
1 zanahoria pequeña
1 hoja de laurel pequeña
1 cucharada de salsa de tomate
1 taza (250 ml) de leche de almendras sin azúcar
Sal
Pimienta
Aceite de oliva
Crema agria (sour cream) (opcional)
2 lonchas de Capicola

Crema helada de lentejas de Samantha Vallejo-Nájera

Preparación

Ponemos las lentejas en una cazuela mediana a grande con el jamón, la papa en cuartos, la cebolla cortada toscamente, la zanahoria en 4 trozos, la cucharada de salsa de tomate y la hoja de laurel. Añadimos 1 litro y medio de agua y las cocinamos a fuego medio 35 minutos aproximadamente, hasta que las lentejas y las verduras se ablanden.

Retiramos la cazuela del fuego, echamos las lentejas en un bol de cristal o una sopera y las dejamos enfriar. Retiramos la hoja de laurel.

Trituramos las lentejas incorporando la leche de almendra. Salpimentamos y colocamos un par de horas en el refrigerador.

Servimos la sopa fría con un chorrito de aceite de oliva y unas tiritas muy finas de Capicola.

Pueden ver el resto de las recetas del reto aquí.

Crema de brócoli

Crema de brócoli

En estos días estoy saliendo tardísimo de la oficina y llego a casa muy cansada, por eso estoy publicando tan poco y sólo en español. Casi todas las noches comemos ensaladas, sopas o las dos cosas, algo rápido y fácil de hacer. Esta crema de brócoli la hice para aprovechar un poco de la mezcla de Ricotta y dressing de queso azul que me quedó de la pizza de pollo Buffalo del otro día y me gustó tanto que ya he ido a por más Ricotta y brócoli para repetirla.

Se me ocurrió ponerle furikake de cangrejo de Hakodate para darle colorido y la mezcla de sabores fue un éxito, pero puedes no ponerle o adornarla con una flor de brocoli o con pedazos de bacon crujiente, por ejemplo.

Da para 2 y está lista en media hora. Si usas maicena sin gluten la crema sería gluten free y si usas caldo de vegetales, vegetariana.

Ingredientes

1 puerro, sólo la parte blanca, picadito
2 cdas de aceite de oliva
2 ramilletes de brócoli con su tallo
2 tazas de caldo, puede ser de pollo, carne o vegetales
3/4 de taza de queso Ricotta
1/4 de taza de dressing de queso azul
2 cucharadas de maicena
Sal
Pimienta
Furikake, para adornar

Crema de brócoli

Preparación

Separa las flores de brócoli de los tallos. Si son grandes, con uno de ellos es suficiente para cortar en pedazos pequeños aproximadamente 2/3 de taza.

Pon a calentar el aceite en una cazuela mediana y agrega el puerro. Saltéalo unos 4 o 5 minutos a fuego medio y añade el caldo, una taza de agua y los tallos de brócoli. Cocina durante 5 minutos. Agrega las flores de brócoli y cocina otros 5 minutos.

Mientras tanto, mezcla el queso con el dressing hasta que quede bien cremoso.

Vierte el brócoli cocinado y el caldo en la batidora y tritúralo, separando antes 1/4 de taza del líquido y mezclándolo con la maicena. Devuelve el contenido de la batidora a la cazuela y agrega la mezcla de queso con dressing, revuelve y añade la mezcla con maicena. Salpimienta a gusto y cocina durante 5 minutos, revolviendo constantemente hasta que cuaje. Recifica la sal.

Sirve caliente y adorna con furikake.