Header

Blog Archives

Croquetas de salmón

Croquetas de salmón

Para hacer estas croquetas de salmón he usado un filete que me había sobrado de un salmón a la sal, que se prepara básicamente dejando reposar el pescado en sal gruesa al menos dos horas (mejor de un día para otro) y cocinándolo al horno luego 10 minutos a 400˚F (200˚).

Puedes hacer las croquetas con sobras de cualquier otra receta de salmón que no sea muy fuerte o con otro pescado. Como el pescado hecho así queda bastante salado, use mantequilla sin sal y no le puse nada de sal aparte.

El salmon a la sal es una receta japonesa. Es muy común encontrarlo en los bento boxes o en los teishoku (especie de completa). También es genial para usarlo en el relleno de onigiri (bolitas de arroz).

Esta receta da para 12 croquetas y se las recomiendo mucho para picar. Aunque no deben invitar a mucha gente, porque se las van a querer comer todas, jajaja.

Croquetas de salmón

Ingredientes

1 cda de mantequilla sin sal
2 cdas de harina
1 taza de leche
1 yema de huevo
1 cda de cebolla picadita
1 cda de perejil picadito
1 cdta de jugo de limón
Pimienta
1 taza de salmón picadito

Para el empanizado:
3 cdas de harina
1 huevo
1 taza de panko o de pan rallado

Para freír:
1 taza de aceite vegetal

Croquetas de salmón

Preparación

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana. Añade la harina y mézclala bien con la mantequilla, cocinándola hasta que se separe del fondo. Ve agregando la leche poco a poco para que no se hagan grumos mientras revuelves constantemente. En la última porción de leche que adiciones, disuelve la yema de huevo y sigue removiendo. Añade la cebolla, el perejil y pimienta al gusto. Sigue cocinando y removiendo unos 10 minutos para preparar la bechamel.

Traslada la bechamel a un cuenco con el salmón picadito, mezcla bien y tapa con papel film. Deja refrescar. Ponlo en el refri al menos una hora, para que tome la consistencia adecuada para hacer las croquetas.

Divide la masa en 12 porciones y dale a cada una forma de cilindro. Ve pasando cada uno por harina, huevo y panko.

Para freírlas, calienta el aceite y fríe las croquetas 2 o 3 minutos por cada lado, hasta que se doren. Si usas freidora eléctrica, ponla a 375˚F (190˚C). Si las vas a freír en una cazuela o un sartén, hazlo en una que no sea muy grande para que cuando frías te queden cubiertas totalmente las croquetas y no tengas que virarlas. Cuando estén listas, colócalas sobre papel toalla para eliminar el exceso de grasa.

No dejes de probarla y comparte la receta con tus amigos esta Cuaresma.

10 formas de usar las sobras de pollo

sobras de pollo

El pollo es una de las carnes más socorridas, no es caro y es saludable. En casa consumimos bastante y a veces hasta cocinamos una cantidad grande de pechugas el sábado o el domingo para tenerlas a mano entre semana. Estas son algunas de las 10 formas de usar las sobras de pollo en mi casa. Me encantaría saber cómo las usas tú, que siempre viene bien variar los platos de nuestras cocinas.

Aquí en Estados Unidos en muchos mercados venden pollos enteros asados de $5 a $7 y es muy común comprar uno antes de llegar a casa, sobre todo cuando se nos hace tarde y no queremos llegar a comenzar a cocinar. Nos comemos un pedazo y luego no sabemos qué hacer con el resto. Aquí también vienen al caso estas 10 variantes que espero te ayuden en tu día a día.

Pizza-buffalo-de-pollo

1 – Ensalada – Entero o cortado en cuadritos, especial para una ensalada Caesar o la famosa Waldorf.

2 – Pies, empanadas o quiches – Si ya tienes el pollo cocinado y compras la masa hecha, pueden estar listos en media hora y son ideales para comer con ensalada de lechugas durante el verano o los brunchs del fin de semana. Yo hago uno pasando el pollo por el procesador y me quito unos cuantos minutos de encima de cortarlo; pero mi preferido es una receta turca llamada pilaf con velo.

3 – Pizza – combinándolo con tus ingredientes favoritos puedes crear una pizza con salsa Alfredo o Buffalo.

Croquetas de pollo

4 – Croquetas – Una de las formas en que más lo usaba mi abuelita. Y mi amiga Isbel las hace de muerte lenta. No te puedes perder su receta.

5 – Causa limeña – Las causas son divinas con pescados y mariscos, pero mi madre no los come y prefiero preparársela con pollo.

causita

6 – Pastas – A mí no me gusta mucho ponerle pollo a las pastas, pero si es en una ensalada fría con macarrones, me la como toda. Para la pasta Alfredo, que tanto le gusta a todos, les recomiendo esta receta light.

7 – Cuscús – Este es mi nuevo vicio ya sea en las noches o para llevar al trabajo. Adoro el cuscús, sobre todo porque está listo para comer en 5 minutos. Le pongo vegetales y pollo por encima y a disfrutar de un plato colorido y delicioso en menos de 1/4 de hora.

8 – Sándwiches – Le pones un poco de pesto tradicional o el de tomates marinados a un pan italiano, agregas lechuga, queso mozzarella y pollo y voilà! ¡Tremendo sándwich!

pesto de tomates secos

9 – Comida mexicana – En unos tacos con vegetales salteados, tostadas con lechuga y crema por encima, quesadillas con salsa de melocotón o de mango a un lado, enfrijoladas y enchiladas. Muchísimas opciones deliciosas. Moraleja, siempre ten pollo, tortilla y salsa en el refrigerador.

10 – Arroz frito – Tanto las sobras de pollo como las de carne, son buenísimas para juntar con sobras de arroz y preparar una comida china casera en minutos, mucho más sana y deliciosa que la que encargamos.

 

Sándwich de croqueta preparada

sandwich de croqueta preparada

La croqueta preparada es un sándwich cubano de Miami, lo cual quiere decir que es un plato que tiene todo a su favor para ser cubano, pero que en Cuba no se comía así.

Según he averiguado, antes -para los cubanos antes quiere decir antes del 59-, las croquetas preparadas se servían en restaurantes y cafeterías con galletas de soda y entremés de jamón y queso, como merienda o aperitivo. Nunca con pan. Aunque en casa cualquiera comía pan con croqueta. Después de esa fecha algo tan simple como un sándwich de jamón y queso casi siempre ha sido un lujo en nuestra isla. Mientras que en el exilio cuando pides croquetas siempre vienen con contra de galletas, al menos en los restaurantes cubanos.

Ya para mi generación, el pan con croqueta era parte del menú de cafeterías o merenderos en Cuba, pero así como suena, pan con croqueta y nada más de por medio, al pelete. La masa de las croquetas que las fábricas del gobierno preparaban para vender en esos establecimientos (también pertenecientes al gobierno) tenía tanta harina y tan poca carne que se pegaban al cielo de la boca y fueron bautizadas como “croquetas del cielo”.

En Miami, ha renacido la comida cubana. A esta ciudad del sur de la Florida se han mudado muchas de las tradiciones isleñas y muchos platos se han reinventado en y con la memoria del exilio. El tema da para un libro y no quiero desviarme más de este modo tan rico de servir la croqueta que se ha convertido en un sándwich muy popular en las cafeterías miamenses y se come a cualquier hora del día, incluyendo el desayuno.

La próxima vez que pases por acá, ten en cuenta que este sándwich se puede pedir hasta por la ventanita de los restaurantes, que suele el sitio en el que pedimos la comida para llevar, los pastelitos, las papas rellenas, las empanadas y sobre todo, la colada de Café. O también puedes prepararla en casa.

Foto de Jason Margolis, tomada de Public Radio International.

Foto de Jason Margolis, tomada de Public Radio International.

Las claves para hacer la mejor croqueta preparada no sólo está en la calidad de los ingredientes, sino en prensar y calentar el sándwich en un grill o plancha para panini. Si untas el pan por fuera con mantequilla queda mucho más sabroso, pero también tiene más calorías. Tú decides.

Ingredientes

Pan cubano o baguette
Jamón York o de pavo, en lascas
Croquetas de jamón, carne o pollo
Queso suizo o Cedar, en lascas
Mayonesa
Mostaza (prefiero Dijon)
Kétchup
Mantequilla (opcional)

En algunos sitios le ponen además lascas de lechón asado y cebolla.

croqueta preparada

Preparación

Corta el pan a la mitad transversalmente, unta por dentro por un lado con mayonesa y por el otro con kétchup y mostaza. Coloca jamón y queso a gusto y las croquetas en medio de estos. Unta el pan por fuera con mantequilla y coloca en el grill, presionándolo sin que se salga la croqueta, hasta que esté coradito y tostado.

Servir con tu refresco preferido, malta o batido de frutas.