Header

Blog Archives

Pechuga de pollo asada

pechuga-de-pollo-asada

Pechuga de pollo asada

Ya hace un rato les debía la receta de pechuga de pollo asada de mi esposo. Como les he contado, el fin de semana él suele preparar unas 4 libras de pechuga que vamos usando durante la semana en diferentes platos.

Puede sonar aburrido, pero de eso nada. Con ellas hacemos platos variados como fajitas, calentando el pollo a fuego medio en una sartén con pimientos de colores y cebolla, todo cortado en tiritas y servido en tortillas mexicanas, que recomiendo servir con la salsa de aguacate y cilantro de Laylita; quesadillas, adicionando pimientos asados en conserva bien escurridos; arroz frito con pollo y curry, ideal para usar restos de arroz; ensaladas como esta de fresas, la ya famosa ensalada de Emilio, o esta otra con col y maní; y es riquísimo con cuscús, lo mismo este de Jamie Oliver que el de cúrcuma.

Mi esposo cocina las pechugas al horno o en unos cuantos sartenes a la vez. En el caso de las sartenes, dependiendo del grosor de los filetes, las cocina de 5 a 7 minutos por cada lado y cuando las prepara en el horno, las hace como te contaré hoy. En ambos casos, es importante dejar que se refresquen antes de taparlas y guardarlas en el refrigerador. Las puedes sazonar como gustes, usar estos métodos y luego preparar los platos que te recomendaba en el segundo párrafo o lo que se te ocurra hacer con ellas. Pastas, sándwiches, curry, todo es bienvenido.

Cuando las hace en el horno puedes añadir calabaza, papas o boniatos y que se cocinen de una vez en la bandeja. Ya con esto y poco más tendrás la primera comida completa con las pechugas asadas.

pechugas-de-pollo-asadas

Pechuga de pollo asada

Ingredientes

4 libras de pechugas de pollo sin hueso
2 cdas de cúrcuma en polvo
1 cda de eneldo en polvo
1/2 cda de curry en polvo
1/2 cda de Old Bay en polvo
Aceite en spray

Para los boniatos
Boniatos
Aceite de oliva (opcional)

Preparación

Corta las pechugas en filetes de un dedo de grosor. Aproximadamente 1.5 a 2 cm.

Mezcla las especias en un plato hondo. Ve pasando las pechugas por ellas tratando de cubrirlas lo más que puedas pero sin que sea excesiva la sazón. Tápalas y ponlas en el refri una media hora.

Mientras, pela los boniatos y córtalos en ruedas de aproximadamente 2 cm de grosor.

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Engrasa la bandeja con el aceite en spray. Y si vas a ponerle aceite a los boniatos, hazlo en este momento. Sólo un poco, que no chorreen. El objetivo es preparar las pechugas del modo más sano posible.

Cubre el fondo de la bandeja con las pechugas de pollo, ponle encima o en los huecos que queden entre ellas los boniatos y hornea durante 40 minutos. No es necesario virarlas, pero puedes hacerlo en los últimos 5 minutos.

Las ramas de romero de la foto están sólo para adornar.

Este modo de servir las pechugas con boniato me encanta para Acción de gracias. Si eres uno de esos que te niegas a comer pavo ese día, o si quieres preparar algo extra porque no le gusta a alguien de tu entorno, guarda la receta en su Pinterest o Facebook.

Mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma

mermelada-de-melocoton-con-jengibre-y-curcuma

Mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma

Si te gustó la mermelada de arándanos con caña santa (lemongrass) y tomillo, esta mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma te va a encantar también. Se sale de lo común y el resultado es de vicio, una mermelada nada empalagosa y especiada, ideal para comer con un queso de sabor medio como el de cabra o para simplemente untar con ella una tostada o unas galletas y acompañarla con tu té favorito.

Ya va terminando la temporada de melocotones, así que aprovecha y pruébala lo antes posibles. Para hacer esta mermelada yo usé unos bien maduros.

El jengibre y la cúrcuma son sumamente beneficiosos para nuestra salud. El primero es bueno para la digestión, actúa como analgésico y desinflamatorio. La segunda es anticancerígena y ambos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Esta receta da como taza y media de mermelada. Puede durar un mes bien tapada y guardada en el refrigerador. Esto sin complicarse con esterilizar y sellar, etc…

Ingredientes

6 melocotones bien maduros
½ taza de azúcar
Jugo de medio limón
1 cdta de jengibre rayado
1 pizca de sal
1 cdta de cúrcuma en polvo

mermelada-de-melocoton

Mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma

Preparación

Corta los melocotones en cuartos y retira la piel y las semillas.

Corta los cuartos a la mitad y ponlos en una cazuela con todos los ingredientes menos la cúrcuma en polvo. Cocina a fuego medio hasta que hierva y luego baja la candela a casi el mínimo y cocina durante 30 minutos. Revuelve a cada rato con una cuchara de madera, para que no se pegue al fondo de la cazuela. Si se le hace espuma, retírala con cuidado usando una espumadera.

Deja que se refresque unos 5 minutos y pásala por la batidora o el procesador de alimentos para que quede con una textura uniforme. Agrega la cúrcuma en polvo y revuelve para que se incorpore totalmente a la mermelada.

Puedes probar el azúcar por si quieres echarle más, pero recuerda que sólo cuando está fría la mermelada se sabe cuan dulce ha quedado. Puedes poner un poquito en el refrigerador a ver qué tal.

Mientras, deja enfriar totalmente la mermelada a temperatura ambiente antes de ponerla en un frasco de cristal con tapa y meterla al refrigerador.

Si necesitas ponerle más azúcar, agrégala con un poquito de jugo de limón y cocina la mermelada otros 20 minutos.

Queda con un color precioso. Ten en cuenta que es difícil parar de comer esta mermelada y se generoso y compártela con tus amigos cuando la hagas. Es un buen regalo.

Cuscús con cúrcuma

Con ese pollo en la foto, se preguntarán ustedes por qué he llamado esta receta cucús con vegetales y cúrcuma, pero es que esa es la receta que les traigo para que la acompañen con el pollo como más les guste, ya sea sobras de pollo asado, una pechuga cocinada a la parrilla, un bistec de pollo o el pollo que has usado para preparar caldo casero. Si lo quieren comer sólo, perfecto también.

Cuscús con cúrcuma

Queda con más saborcito si lo haces con caldo de pollo o caldo vegetal, pero también lo puedes hacer con agua caliente.

El jalapeño una vez le quitas las semillas y las venas, no pica. De todos modos, si le tienes terror, usa en su lugar ¼ de ají pimiento verde.

Los piñones los puedes sustituir por almendras o pistachos tostados picados toscamente.

La cúrcuma (turmeric en inglés)es conocida como la reina de las especias, tiene muchísimas vitaminas, hierro, proteínas y potasio. Se recomienda para combatir la depresión y se usa en remedios para el catarro, el acné, las picadas de insectos y las quemaduras del sol. Además es un alimento anticancerígeno.

Ingredientes

1 ¼ taza de caldo de pollo bajo en sal
1 cda de mantequilla sin sal
1 cda de aceite de oliva
1 diente de ajo grande, picadito
½ cebolla amarilla o blanca, picadita
1 jalapeño, sin venas ni semillas, picadito
1 zanahoria mediana, picadita
½ cdta de cúrcuma en polvo
Sal (opcional)
Pimienta
1 caja de 5.6 oz (160 g) de cuscús
2 cdas de perejil, bien picadito
2 cdas de piñones (pine nuts) tostados

Cuscús con cúrcuma

Preparación

Pon a calentar el caldo de pollo en una cazuela mediana.

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana y agrega el aceite, la cebolla y el ajo. Sofríe a fuego medio bajo durante 7-8 minutos. Añade la zanahoria y el jalapeño y sigue salteando otros 4 minutos, removiendo a cada rato. Agrega la cúrcuma y mueve una vez más. Incorpora el caldo, que debe estar hirviendo e inmediatamente el cuscús. Revuelve rápidamente y tapa la cazuela durante 5 minutos. Listo.

Mientras se hace el cuscús puedes desmechar el pollo o cocinar las pechugas.

Revuelve el cuscús con un tenedor, para que quede desgranado. Repártelo entre 4 platos y ponle el pollo encima formando un cono. Espolvorea con el perejil picadito y los piñones.