Header

Blog Archives

Chilaquiles con chorizo

Esta es una receta patrocinada por Cacique y creada para una campaña de Society Culinaria.

chilaquiles-con-chorizo

Chilaquiles con chorizo

Los chilaquiles casi siempre se hacen verdes o rojos. Los verdes se preparan con tomatillo y los rojos con jitomate (tomate). Es de los platos que más disfruto cuando voy a México. Adoro desayunar con chilaquiles y ponerle al lado frijoles refritos y huevo, y por encima su cremita y el queso rallado. En casa a cada rato los hago, para aprovechar los restos de tortillas y este domingo decidí estrenarme con unos chilaquiles con chorizo.

Usando el chorizo de Cacique, le di un toque muy peculiar a la salsa roja. El sabor resultó maravilloso. Confieso que por mí le pondría chorizo a todo en esta vida.

Por más de 40 años, los productos mexicanos de Cacique se han elaborado usando los mejores ingredientes para crear platos auténticos. Además del chorizo usé su crema mexicana, que es mi preferida por mucho y su queso fresco, que por su frescura y sabor te recomiendo para todo tipos de recetas,

chilaquiles-con-chorizo-en-salsa-roja

Chilaquiles con chorizo en salsa roja

Chilaquil quiere decir “sombrero viejo roto” y se hacen con tortillas viejas. Así que no olvides dejarlas fuera la noche anterior. Yo uso unas tijeras parar cortarlas.

Esta receta da para 3 ó 4 raciones y está lista aproximadamente en media hora.

Ingredientes

6 tortillas del día anterior
Aceite para freír
1 chile de árbol
8 tomates
1 diente de ajo
1/2 cdta de orégano seco
1/4 de cebolla
1/2 chorizo de Cacique
Sal

ingredientes-chilaquiles

Ingredientes para los chilaquiles

Para servir:
Queso Ranchero Fresco Cacique rallado
Crema mexicana Cacique
Cilantro
Huevo frito
Aguacate

chilaquiles-y-crema-mexicana

Chilaquiles con chorizo

Preparación

Corta las tortillas en cuadritos de 1 pulgada y fríelas en aceite caliente. Se fríen muy rápido, así que no las pierdas de vista. Escúrrelas al sacarlas, cuando empiecen a ponerse doradas y ponlas sobre papel toalla para eliminar el exceso de grasa.

Pica los tomates a la mitad y pásalos por el procesador de alimentos con el orégano, ajo y el chile.

Calienta un par de cucharadas de aceite vegetal o deja un poco en el sartén en el que freíste las tortillas y cocina la salsa unos 8 minutos a fuego medio-alto. Ponle sal al gusto.

Pon otro par de cucharadas de aceite en otro sartén con la cebolla picada y las tortillas fritas a fuego medio y saltea unos 4-5 minutos, hasta que se acitrone la cebolla y con cuidado no se queme.

En un sartén grande, cocina el chorizo, partiéndolo con una cuchara de madera, durante 3-4 minutos. Añade la salsa y mezcla bien. Comprueba la sal. Añade las tortillas con la cebolla. Mezcla bien todo y cocina unos 3-4 minutos a fuego medio-alto.

Mientras, fríe los huevos y corta el aguacate en tajadas.

Para montar el plato, sirve los chilaquiles con crema, queso fresco y cilantro a gusto. Acompaña con huevo frito y aguacate.

¿Has probado los chilaquiles? ¿Te gustan más los rojos o los verdes?

Pizzas rápidas de polenta y chorizo

Pizzas rápidasa de polenta chorizo

Hace unos días, mirando el libro Tus recetas sin gluten, se me ocurrío hacer estas pizzas rápidas de polenta y chorizo, que son más bien súper-rápidas. En las del libro cocinabas la polenta, la ponías en un molde, la dejabas enfriar y luego la cortabas en triángulos. Es muy fácil si usas polenta instantánea; pero las mías las hice con la polenta que venden ya cocida, en forma de salchichón, por lo que sólo había que cortarla, ponerle encima los ingredientes y calentarlas en el horno. En 15 minutos tenía la comida lista.

De cualquiera de las dos formas, quedan muy sabrosas y te las recomiendo para una comida ligera, acompañadas de ensalada, o para picar en una fiesta. Puedes usar salsa para pizzas o espaguetis ya lista para comer o preparar tu propia salsa en casa.

Tus recetas sin gluten de Raffaella Oppimitti, especialista en marketing y autora también de ¡Soy celíaco, no estoy enfermo!, comienza definiendo los principios y consejos básicos para una vida sin gluten; sigue con aperitivos y termina con postres, pasando antes por tartas, pizzas y pastas. Reúne platillos fáciles y deliciosos que te harán sentir que comer sin gluten no es un sacrificio. Se los remiendo tanto a celíacos como a aquellos que han decidido dejar de consumir esta proteína que encontramos en el trigo y otros cereales. El libro lo he visto en mi oficina y personalmente, aunque no sigo esa dieta, me han encantado las recetas y me ha dado muchas ideas.

Ahora vamos a las pizzas de polenta, que nos va a tomar menos tiempo que ese post.

pizzas de polenta

Ingredientes

Aceite para untar una bandeja resistente al horno
18 oz (510 g) de polenta cocida
1/2 taza de salsa de espaguetis
2/3 de taza de queso rallado (usé mozzarella)
Varias lascas de chorizo
Orégano fresco para adornar
Tu ensalada favorita para acompañar (opcional)

Preparación

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C). Forra una bandeja con papel aluminio y úntalo ligeramente de aceite.

Corta la polenta en ruedas de 1 centímetro, desechando las puntas. Salen unas 10 rueditas. Colócalas en la bandeja. Echa sobre cada rueda un poco de salsa y de queso rallado. Hornea durante 10 minutos aproximadamente, de modo que el queso se derrita y la pizza se caliente.

Mientras tanto, corta el chorizo en cuadritos. Cuando estén listas las pizzas se lo colocas encima y las adornas con unas hojitas de orégano.

Pizzas de polenta y chorizo

Si te gustaron estas pizzas, tal vez te gusten estas con hot dogs, que no están libres de gluten pero también son deliciosas y te garantizarán una cena rapidita y divertida.

Hoy 12 de noviembre, sale a la venta mi libro en España. Ya está disponible en Carrefour, Casa del Libro, Amazon y El Corte Inglés y en otras librerías. Pueden seguir sitios de venta y preventa aquí. Estoy nerviosísima y loca porque me lleguen mis ejemplares para terminar de creerme ese sueño hecho realidad.

A Estados Unidos llega alrededor del 20 de diciembre. Así que guarden un huequito en sus compras de Navidad, jajaja.

Pizza Salad

pizza salad

Mayo se ha convertido en un mes muy atareado con dos viajes de trabajo que apenas me dejan tiempo para otras cosas, entre adelantar mis deberes antes de irme y ponerme al día al regresar. En casa, casi todas las noches estamos comiendo ensaladas para que la digestión sea rápida y poder acostarnos temprano. Esta pizza salad se ha convertido en una de mis favoritas de estos días. Me encanta la combinación de ingredientes, es toda frescura y facilísima de hacer.

El prosciutto lo puedes cambiar por salami o peperoni, la arúgula por lechugas o una combinación de tus hierbitas favoritas. queda muy chula con mozzarella fresca de esa de bolitas pequeñitas, y el tomate puede ser cortado en rodajas en lugar de estos cherry. También puedes agregar toppings como aceitunas, ají pimiento picadito, champiñones, cebolla, o los ingredientes que te gusta adicionarle a una pizza.

En cuanto a la masa de pizza, puedes hacerla casera o simplemente comprar una precocinada, que te ahorra bastante tiempo. Al fin y al cabo, lleva poca masa y más de lo demás. Usa una masa finita preferiblemente. Con una individual de 7 pulgadas aproximadamente (unos 15 cm) da para 3 porciones de ensalada. El resto de los ingredientes lo pones tú al gusto.

El aderezo mejor hecho en casa, siempre. Puedes comerte toda la ensalada del mundo cuando te pones a dieta pero si le echas esos aderezos que venden preparados en el mercado casi siempre estarás adicionando montón de calorías a tu plato.

pizza salad

Ingredientes

1 masa individual de pizza precocinada
Aceite de oliva virgen extra
Arúgula
Tomates Cherry
Prosciutto
Queso Mozzarella fresco

Para el aderezo:
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
1/4 cdta de vinagre de jerez (sherry)
1/4 cdta de jugo de limón
1 pizca de sal
1 pizca de pimienta

Preparación

Precalienta el horno según indique la masa de la pizza.

Corta la masa de la pizza en cuadritos. Yo lo hago con una tijera. Colócala en un cuenco mediano y báñala moderadamente en aceite de oliva, como si la estuvieras untando. Puedes untar la masa con el aceite y cortarla luego si se te hace más fácil. Esparce los pedazos de masa en una bandeja grande, plana y resistente al horno. Hornea 2 minutos menos de lo que digan las instrucciones para hacer pizza, que te quede en ese punto en que comienza a tostarse.

Une la arúgula con los tomates cortados a la mitad.

Batimos los ingredientes del aderezo para hacer la vinagreta, usando un pequeño batidor de globo, hasta que emulsione. Lo mezclamos con la arúgula y el tomate. Servimos en 3 platos y adicionamos el prosciutto, el queso mozzarella y los cuadritos de pizza.

¿Qué te parece?