Header

Blog Archives

Ensalada de col, pollo y maní

Ensalada de col pollo y maní

Ensalada de col, pollo y maní

Para hacer esta ensalada de col, pollo y maní, me inspiré en una receta que vi el otro día en una revista Bonappetit. Es muy sencilla y el sabor es espectacular. Con decirles que ya la comimos dos veces esta semana. Es que se nos fue la mano con el aderezo, pero voy a mantener las medidas en esta receta porque está buenísimo para otras comidas, unos tacos, por ejemplo.

Mis variaciones a la receta: he cambiado la col Saboya por col morada o lombarda (también la hicimos con col blanca y quedó muy rica) y el pollo de restos de Congee por pollo hecho a la parrilla. En el aderezo usé yogurt griego en lugar de tofu sedoso y pasta de miso rojo en lugar de miso blanco.

Está ensalada es genial para usar las sobras del pollo asado que compramos en los supermercados. Si quieres ver más recetas de cómo aprovechar estas sobras, te invito a pasar por este post.

La col cruda es buenísima para limpiar el intestino pues contiene mucha fibra. Además es rica en vitaminas C y E, hierro, fósforo y ácido fólico. La verde tiene la máxima concentración de nutrientes, así que pueden regresar a la ensalada original.

Esta ensalada da para 2 y está lista en unos minutos.

Ingredientes
Para el aderezo estilo asiático:
6 cdas de kimchi picadito
4 cdas de miso rojo
1/2 taza de yogurt griego
1 cda de vinagre de arroz
1/2 taza de aceite vegetal
Sal

2 filetes de pechuga de pollo cocidos a la plancha
4 tazas de col morada (lombarda)
2 cucharadas de maní (cacahuate)
Cilantro para servir y adornar
4 cdas del aderezo estilo asiático

ensalada de col

Ensalada de col, pollo y maní

Preparación

Primero prepara el aderezo. Bates todo en la batidora hasta que esté bien triturado el kimchi y la mezcla sea cremosa. Comprueba la sal. Dura hasta 4 días si lo guardas en el refrigerador en un recipiente de vidrio con tapa.

Corta la col en pedazos pequeñitos. Pica el pollo en cubitos del tamaño de un bocado o desméchalo si usas pollo asado. Corta toscamente el maní. Mezcla bien todo en una ensaladera y sirve en dos platos. Ponle a cada porción 2 cucharadas del aderezo y unas hojitas de perejil por encima.

¡Listo!

¿Verdad que es requetefácil? Ya me contarás si te gustó.

Hoy en día en muchos mercados puedes encontrar el vinagre de arroz, el miso y el kimchi, pero por si las dudas, siempre puedes visitar un mercado asiático.

Ensalada de calabaza asada

Ensalada de calabaza asada

Hace días compré unas calabazas con la idea de hacer una crema, pero terminé haciendo ensalada. Se veía tan linda cortada en rueditas… con su forma de flor. Me acordé de una ensalada que vi en algún sitio en internet de pasada. Lamentablemente no recuerdo si en Pinterest, Instagram o algún email, pero me dispuse a prepararla usando los ingredientes que tenía en casa y ha quedado esta ensalada de calabaza asada, muy otoñal, en la que definitivamente reinaba la calabaza. Había hecho carne y la dejamos para luego, porque el sabor de la calabaza era tan rico, que se merecía todo el protagonismo.

Te recomiendo esta ensalada para comenzar la cena de Acción de Gracias (Thanksgiving), así que compártela en tus redes sociales y la tendrás a mano cuando vayas a preparar la comida para esta celebración, que ya se nos viene encima.

Esta receta da para dos y lleva como 45 minutos de preparación. A mí me llevó 15 minutos cortar la calabaza y limpiarla, el resto es facilísimo y la media hora es sobre todo para que la calabaza cocine solita en el horno.

Ensalada de calabaza asada

Ingredientes

1 calabaza pequeña (usé Tiger Striped Pumpkin)
3 cdas de aceite de oliva virgen extra
Sal gruesa
Pimienta
2 tazas de arúgula
1 taza de berro
8-10 tomates cherry
1/2 cebolla morada
2 cdas de queso de cabra desmoronado

Para el aliño:
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
2-3 goticas de aceite de trufas (opcional)
1 cdta de vinagre rojo
Sal
Pimienta

Preparación

Corta la calabaza en ruedas y elimina las semillas. Precalienta el horno a 425⁰F (220⁰C) y mientras tanto, unta las ruedas de calabaza con el aceite y salpimiéntalas con la sal gruesa y preferiblemente pimienta negra molida al instante.

Coloca las ruedas de calabaza en una bandeja resistente al horno y hornea durante 15 a 20 minutos. Comprueba que están listas pinchándolas con un tenedor. Deja que se refresquen un poco mientras unes la arúgula y el berro en una bandeja, le agregas los tomaticos cortados a la mitad y la cebolla cortada en tiras finas, ya sea con un cuchillo bien afilado o con una mandolina. Puedes ir preparando también el aliño, batiendo todos los ingredientes hasta que el aceite emulsione.

Finalmente, añade las ruedas de calabaza y el queso a la ensalada. Sirve en 2 platos y que cada cual se ponga aliño al gusto.

Ensalada de calabaza

La cáscara de la calabaza se puede comer y queda blandita, pero si quieres puedes irla retirando mientras comes.

Ensalada de Emilio

Ensalada de Emilio

Por fin les tengo la receta de la ensalada de Emilio (mi marido). La he puesto muchísimo en Instagram y la comemos varias veces a la semana, sin embargo, no habíamos tenido tiempo de fotografiarla. Como muchos saben, entre los viajes y la terminación de mi libro, hemos estado como locos los últimos meses.

Pero mucho antes de esto, Emilio comenzó una dieta y uno de los platos que más disfrutaba dentro de su régimen era esta ensalada, que combinaba ingredientes que le daban ganas de comer dentro de la lista de alimentos que podía consumir. A mí desde el primer momento me encantó y la hemos saboreado juntos incontables noches. A veces hasta los fines de semana, cuando usualmente yo me escapo de las dietas.

Debo decir que aparte de rica, entretiene bastante, pues pasas un buen tiempo masticando estos vegetales crudos y de que te llenas, te llenas; entre otras cosas porque el pollo es uno de sus ingredientes y la proteína ayuda a que te llenes. La dieta que seguía mi marido era baja en grasas y carbohidratos, pero estaban permitidos todos los vegetales, frutas y proteínas. Hace años, en México, él visitó una nutricionista que le preparó una dieta a su medida, por eso no comparto con ustedes los detalles, pues como saben, cada organismo tiene un metabolismo diferente. A mí me ha ayudado muchísimo a bajar unas libritas.

Con estos ingredientes que siguen, comemos los dos perfectamente. Puedes variarlos en función de los vegetales que prefieras, agregar tomate, hierbas aromáticas, más pollo… hacer tu aliño preferido, con picante, aceite de sésamo, ponzu, Tajín… Vas cambiando los sabores cada vez y así no te aburres de comerla. Otro punto que puedes cambiar es la sazón del pollo a la plancha. A nosotros nos encanta con cúrcuma o Ras el Hanout, por ejemplo.

Ensalada de Emilio

Ingredientes

1 taza de col morada (lombarda) picadita
1 taza de col (repollo) picadita
1 zanahoria picadita en palitos
1 palo de apio en ruedas bien finitas
1/2 cebolla morada mediana
4 rabanitos picaditos en palitos
2 filetes de pechuga de pollo cortada en cubitos pequeños
1/2 taza de aceitunas Kalamata cortadas en rueditas
Semillas de sésamo, perejil, cebollinos picaditos, cilantro o Furikake (opcional)

Para el aliño:
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
1 chorrito de vinagre de Jerez o vinagre rojo
Sal
Pimienta

Preparación

Ve cortando todo según indica la lista de ingredientes y lo colocas en un bol. Para hacerlo puedes ayudarte del procesador de alimentos o de la mandolina.

Echa los ingredientes del aliño en un vaso o una jarrita y bátelos hasta que emulsione el aceite. Viértelo sobre la ensalada y mezcla bien.

Divídela en dos raciones y ponle por encima las semillas de sésamo, el perejil o lo que hayas decidido usar.