Header

Blog Archives

Paletas de mousse de café bombón

Paletas de mousse de café bombón

Desde el principio les advierto que si hacen estas paletas de mousse de café bombón se van a comer como tres de un tirón. Quedan espumosas por fuera y más heladas en el centro, se te derriten muy rico en la boca y tienen un sabor espectacular.

Si eres de los que comes mucho helado de un tirón viendo una peli, pues desde ya te digo que te olvides de hacer paletas y pongas la mezcla en un molde metálico de esos de hornear y luego te sientes con todo para ti frente a la tele. No exagero. Así de rico queda.

En fin, mejor lo hacen un día que tengan visita y así se reparten mejor las calorías y sorprenden a sus amistades o familiares con un postre delicioso.

El café bombón es café servido con leche condensada en vez de azúcar. Me encanta pero no suelo darme el gusto seguido porque es bastante dulce.

La inspiración para estas paletas de mousse de café bombón llegó a mí a través de un recetario de Hola, pero usé la técnica de adicionar gelatina sin sabor del helado de malta que tal vez ya muchos por acá han probado.

Helado de café bombón

Ingredientes

1 cda de gelatina sin sabor
3 cdas de agua
2 cdas de café instantáneo
1 lata de leche condensada de 14 oz (400 g)
1 lata de leche evaporada de 12 oz (350 g) bien fría

Preparación

Antes que nada, les recomiendo que pongan la leche evaporada en el congelador aproximadamente 1 hora antes de hacer la receta, para que al batirla monte mejor y más rápido.

Pon la leche condensada en un bol.

Disuelve la gelatina al baño María con las 3 cucharadas de agua. Añade el café instantáneo y deja que se disuelva también. Añade a la leche condensada y mezcla bien. Reserva.

Bate la leche evaporada en el KitchenAid o con unas varillas eléctricas hasta que monten. Adiciónala con cuidado a la mezcla de leche condensada con café, poco a poco y con movimientos envolventes, en unas 3 a 5 tandas, usando unas varillas manuales.

Puedes distribuir la mezcla en un par de moldes para cupcakes y meterlas en el congelador o ponerla en un molde metálico y taparlo con papel film. Si te decides por las paletas, una vez pasada una hora en el congelador, ponle los palillos. En ambos casos, déjalo 6 horas o de un día para otro en el congelador.

Mouse helado de café bombón

Para sacar las paletas del molde, coloca la bandeja para cupcakes dentro de una bandeja con agua caliente de la llave.

Las paletas se sirven (y se comen) de inmediato. El helado en el molde es más fácil de manejar y debes dejarlo un par de minutos fuera antes de servirlo para que entre mejor el cucharon para helados.

En casa nos quedamos locos con estas paletas de mousse de café bombón. Espero las disfrutes mucho también y te invito a compartirla en tus redes para que tus amigos también la prueben.

Helado saludable en 5 minutos

Helado saludable en 5 minutos

¿No sabes qué hacer con todos los plátanos (bananas) que se te han madurado a la vez? Pues mételos al congelador tal cual, con cáscara y todo. Es casi todo lo que necesitas para preparar este helado saludable en 5 minutos. Lo demás es una taza de arándanos (blueberries), que le dará un color precioso aunque también lo puedes hacer agregando fresas, cerezas o moras. Sólo necesitas tener un procesador de alimentos o una batidora que triture bien.

Esta receta es ideal cuando no tienes nada de postre y quieres tener listo un dulce en un par de minutos. Es muy refrescante para las meriendas en el verano o para después de una comida picante.

Además de fácil y económico este postre es muy nutritivo. El plátano tiene mucho iodo, que ayuda a controlar el colesterol, proporciona energía a tu cuerpo y mantiene en buen estado la piel y el cabello. Por su parte, los arándanos son un anticancerígeno natural, ricos en antioxidantes que ayudan a cuidar del corazón y la vista, así como a verte más joven; y si eres diabético, a controlar esta enfermedad.

Otros alimentos ricos en antioxidantes que te recomiendo son el té verde, el kiwi, los frutos secos o semillas, el ajo, el tomate, los pimientos, la chia, la cebolla, el brócoli, el chocolate oscuro y el vino.

Pero vamos a la receta, que da para dos y lleva menos de 5 minutos. La idea me la dio Caro Mora, seguidora del blog, que me sugirió un día hacer helado rapidito usando frutas congeladas.

Helado saludable en 5 minutos

Ingredientes

2 plátanos (bananas) congelados
1 taza de arándanos (blueberries)

Preparación

Pela los plátanos congelados con un cuchillo pequeño y córtalos en 4 o 5 pedazos. Mételo al procesador junto a la taza de arándanos y tritura rápidamente.

El plátano es dulce, así que no necesita azúcar, pero si te parece que le falta, ponle miel o leche condensada, que hay que disfrutar, no?

Quedará cremoso por el plátano y al estar este congelado, le da la consistencia de un helado. Si quieres prepararlo con antelación, ponlo en un recipiente tapado en el congelador y sácalo 5 minutos antes de servirlo.

Adorna con frutas y/o una hojita de menta.

Vaca negra

vaca-negra

Hace muchísimo que no me tomaba una vaca negra ni pensaba en ellas, pero el otro día vi una foto en una revista que me recordó este batido que vendían el Coppelia de mi pueblo y que tantas veces me mató el hambre o me quitó el aburrimiento que me provocaba el helado de vainilla, que casi siempre era el único que tenían. Con los años, por suerte, he podido recuperar el gusto por el helado de este sabor.

El Coppelia es una heladería que originalmente abrió en el centro de La Habana en 1966 y de la que luego hubo réplicas por todo el territorio nacional. Creo que pocas eran tan bonitas como la habanera. Dicen que cuando abrió ofrecía 26 sabores y hasta un dicho hay en la isla para recordarlo que curiosamente, omite un sabor: “Estás como Coppelia, 25 sabores y ninguno repetido”.  Algunos de esos sabores nunca los llegué a probar, como el coco almendrado, el melocotón, la crema de vie o el tutti fruti.

El helado que vendían en esta heladería era marca Coppelia. A mis coterráneos le gustaba tanto que todavía me encuentro algunos que dicen que no hay helado en el mundo como este, tan dulce y cremoso. Esos 26 sabores o lo que iba quedando de ellos, se servían en muchísimas combinaciones, que variaban según la región. En La Habana nunca vi que vendieran la vaca negra; ni en mi pueblo podías disfrutar del suero, que era un batido espeso de helado. Uno de mis preferidos era la Copa Lolita, servida con flan.

En la actualidad parece que el desastre continúa, según me cuentan algunos amigos que han visitado Cuba recientemente. Pero vamos a la receta… Se prepara rapidito. Echas Coca Cola en un vaso sin servirlo hasta arriba, dejando espacio para una bola de helado. Si usas un vaso grande, le pones dos bolas de helado. Es una bomba de calorías, pero al que se le antoje que se lo tome, dietas aparte. Si quieres darle un toque de sirope de chocolate, sería perfecto. Sírvelo con una cuchara para removerlo antes de tomar.

Por cierto, en ese tiempo no había probado la Coca Cola, sino un refresco de cola al que llamábamos “refresco prieto”.

¿Alguien más por acá ha probado este batido o en otro país le llaman igual?

Esta semana me voy a New York de trabajo, así que estaré un poco ausente del blog y más por Instagram o Facebook. Ni he hecho la maleta ni me he teñido el pelo, así que hoy voy sólo en español con el post.