Header

Blog Archives

Pasta al horno con camarones

Pasta al horno con camarones

Hace unos días me puse a ver una serie de comida de la Costa Amalfitana y alguien habló de que ya no era pecado mortal para algunos en Italia mezclar pescados y mariscos con queso. Tal vez eso era lo que tenía en mente cuando hice esta pasta al horno con camarones.

Es básicamente una receta de macaroni & cheese con sabores delicados. Si quieres darle un toque más pronunciado tal vez sería buena idea aromatizar el aceite en el que vas a hacer los camarones con ajo y peperoncini, pero en mi caso, quería sentir el sabor de los hongos que he usado.

Tanto el hongo shiitake como el shimeji son muy aromáticos y aportan umami a esta receta, al igual que las chalotas. Combinan tan bien con la bechamel que casi que me pongo a hacer croquetas en lugar de la pasta; pero quería tener la comida lista pronto, así que esas croquetas fueron pospuestas.

Pasta al horno con camarones

Si no encuentras estos hongos puedes usar champiñones y regresar a la idea del ajo y el peperoncini en el aceite. Creo que quedaría muy rica también la pasta al horno así.

Esta receta da para 2 personas y está lista en 1 hora aproximadamente.

Ingredientes

1/3 de taza de hongos shiitake secos
1 taza de leche
1 hoja de laurel
3 cdas de mantequilla
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
2 chalotas bien picaditas, separadas
2 cucharadas de harina de trigo
3 cdas de queso Parmesano rallado
Sal
1 pizca de pimienta
1 pizca de nuez moscada
200 g de pasta (usé penne rigatte)
1/2 taza de hongos shimeji oscuros (brown beech)
12 camarones
1 cdta de panko o de pan rallado

Pasta al horno con camarones

Preparación

Pon a hidratar los hongos shiitake en agua tibia. Estarán tiernos en 20 minutos.

Calienta la leche a fuego bajo con la hoja de laurel. No debe hervir.

Derrite 2 cucharadas de mantequilla con 1 de aceite de oliva en una cazuela mediana y agrega una de las chalotas picaditas. Saltea a fuego medio durante 5-6 minutos. El aceite evita que la mantequilla se queme. Agrega la harina y mézclala bien para hacer la bechamel. Cocínala durante 2 minutos.

Retira el laurel de la leche y ve añadiéndola en 3 partes a la mezcla con harina, para hacer una bechamel. Cada vez debe quedar libre de grumos. Ponle el queso parmesano, la pizca de pimienta, la de nuez moscada y sal al gusto.

Si te queda muy espesa la bechamel, ponle un poco del agua en que remojaste los shiitake. Remueve bien. Retira la cazuela del fuego y tápala con papel film para que no se ponga dura la salsa en la superficie. Reserva.

Pon a calentar agua para cocinar la pasta y mientras seca los shiitake y córtalos en pedazos de 1 centímetro. Lava bien los hongos brown beech y córtale la parte de abajo del tallo que suele ser a la que se le queda más tierra. Escurre bien los camarones, sécalos con papel toalla y salpimiéntalos.

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Pasta al horno con camarones

Cocina la pasta -que debe quedar al dente, pues luego se sigue cocinando en el horno- según las instrucciones del fabricante.

Mientras, pon a derretir la cucharada de mantequilla y la de aceite que te quedaban en una sartén. Incorpora la otra chalota picadita y los shiitake. Cuando estén pochaditos, unos 5 minutos más tarde, sube el fuego y añade los camarones y los hongos shimeji. Saltea removiendo a cada rato. Rapidito, que los camarones no pueden cocinarse mucho, es sólo para que cambien de color.

Una vez lista la pasta, escúrrela y agrégala a la cazuela con la salsa bechamel. Adiciona también los camarones y el resto de lo que has preparado en la sartén. Mezcla bien todo y viértelo en una sartén de hierro o en una fuente resistente al horno. Espolvorea el panko por encima.

Hornea 20 minutos y luego aplica el broil unos 5 minutos.

Sirve de inmediato.

Si te ha gustado, compártela en tus redes sociales para tenerla a mano cuando quieras prepararla.

Hongos marinados a la japonesa

Hongos marinados a la japonesa

Hongos marinados a la japonesa

Aprecio muchísimo cuando mis amigos van de viaje y me traen de regalo comida. Hace poco, una amiga me obsequió un paquetico de hongos marinados a la japonesa. Era pequeñito y me quedé con ganas de más, así que me puse a tratar de imitar la receta y después de un par de veces logré que quedaran igualitos.

Mi esposo me ayudó traduciendo algunas recetas de libros de cocina y revistas en japonés que compré en nuestro viaje más reciente a Tokyo. Sí, tal es el vicio que tengo de comprar libros de recetas.

En Japón se acostumbra a servir montón de cosas que vas comiendo a la vez, picando de cada plato y de cada cuenco, en lugar de servir un primer plato, un segundo plato, etc… Sólo el postre se sirve separado. Estos hongos marinados a la japonesa son divinos para cualquier comida, lo mismo como complemento de un theishoku (la típica completa japonesa servida en una bandeja con arroz, pescado o carne, sopa y tsukemono) que para comer solitos con arroz. La última vez que los hice lo serví con soboro.

Ten en cuenta que se preparan con 1 hora de antelación, pero lleva poco tiempo hacerlos. Los ingredientes son bastante fáciles de encontrar.

Se pueden guardar de un día para otro y da para 4 raciones si los comes solos y hasta para 8 servido como acompañante.

Hongos marinados a la japonesa

Perfectos para acompañar muchas comidas asiáticas.

Ingredientes

1 paquete de 8 oz de hongos shiitake
1 paquete de 8 oz de champiñones
1 paquete de 5-6 oz de hongos shimeji o white beech
1/2 cebolla
1 diente de ajo
2 cdas de aceite vegetal
1 pizca de rueditas de chile seco
Sal
Pimienta
3 cdas de salsa soya
2 cdas de vinagre de arroz
Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Lava los hongos y sécalos con cuidado. Corta los shiitake a la mitad, los champiñones en 3 o 4 rueditas cada uno y separa los shimeji de la base y entre ellos.

Corta la sebolla en juliana y el ajo en rueditas.

Calienta el aceite en un sartén y añade el ajo y las rueditas de chile seco. Cocina unos 30 segundos, hasta que comience a desprender el aroma fantástico del ajo. Incorpora los hongos y saltéalos unos 3 minutos. Salpimiéntalos. Cuando comiencen a soltar líquido, añade la cebolla y saltea otros 2-3 minutos.

Vierte en una fuente o un plato grande y báñalo con la salsa soya mezclada con el vinagre. Ponle aceite de oliva al gusto. Deja reposar 1 hora.

Sírvelos a temperatura ambiente.

¿Verdad que es facilísimo de hacer?

Arroz con leche de coco estilo asiático / Asian Coconut Rice

Scroll down fot the English version.

Arroz con coco asiático - La cocina de Vero

Hace rato tenía marcada esta receta de arroz con leche de coco en el libro Imperdibles, de la chilena Martita Serani. La mezcla de ingredientes me pareció divina. Lleva además jengibre, hongos shiitake y cebollinos. Es ideal para acompañar el pollo a la barbacoa o un filete de pescado con sal de curry, aunque me encantó también comerlo sólo. Tiene un sabor muy ligero y confieso que es un poco difícil no servirse dos veces.

Los hongos shiitake se pueden conseguir en Whole Foods o en los mercados asiáticos. Como no voy tanto a ninguno de los dos lugares porque no quedan cerca de casa, siempre tengo en la despensa un paquete con estos hongos secos; ya que se ponen en remojo media hora antes de cocinarlos y tienen un sabor muy semejante a los frescos. El arroz basmati se puede comprar en casi todos los mercados y en las grandes superficies como Cotsco y Sam’s.

Este plato está listo en menos de media hora y da para 5-6 raciones. Le hice unos pequeños cambios a la receta en el modo de cocinarlo y le puse más caldo y menos leche de coco que en la original.

Ingredientes

2 tazas de arroz basmati o un arroz de grano largo
2 cdas de mantequilla sin sal
1 1/2 latas de 400 ml (600 ml en total) de leche de coco
1 lata de 10.5 oz de caldo de pollo (usé una de Campbell’s baja en sodio, puedes usar caldo de pollo natural)
3 cebollinos, lo blanco y lo verde
1 cdta de jengibre fresco rallado
1 taza de hongos shiitake secos rebanados o 6-7 hongos frescos rebanados
1 cda de semillas de sésamo negro
Sal

Preparación

Pon los hongos secos, que suelen vender ya rebanados, en remojo en agua tibia media hora antes de comenzar la receta.

Mientras, puedes ir calentando el caldo de pollo mezclado con la leche, rallar el jengibre y cortar los cebollinos en rueditas. Reserva un poco de la parte verde de los cebollinos para adornar.

Ya hidratados los hongos, escúrrelos y sécalos con cuidado. Derrite la mantequilla en una cazuela mediana a fuego medio. Añade los cebollinos, los hongos y el jengibre y saltea un par de minutos. Agrega el arroz y cocínalo otros dos minutos, removiendo constantemente, hasta que se vea transparente. Vierte la leche con el caldo caliente en la cazuela, ponle sal a gusto (yo le puse 1 cucharadita) y cuando hierva tápalo. Cocina a fuego medio-alto durante unos 5 minutos aproximadamente, hasta que se seque. Baja el fuego al mínimo y cocina unos 8-10 minutos, hasta que esté tierno el arroz.

Sírvelo adornado con los cebollinos que habías reservado y las semillas de sésamo.

Tips

Para versión vegetariana, usa caldo vegetal.

Con esta receta comienza el ciclo de recetas para la Cuaresma que seguimos el año pasado. Te invito a visitar a mis amigas y a probar sus recetas, así como a seguir nuestro tablero de Pinterest.



Asian Coconut Rice - La cocina de Vero

I found this recipe a while ago on a book by Chilean author Martita Serani called Imperdibles (the ones you can’t miss). I fall in love with the blend of ingredients: coconut milk, ginger, shiitake mushrooms and scallions. It was ideal to try with my pollo a la barbacoa (recipe in Spanish) or just with a fish fillet cooked with curry salt. The result is great. It has a very light and at the same time, rich taste. You can even have it by itself, and I admit it’s a little difficult not to serve yourself twice.

I made a few changes to the recipe on the cooking mode and times, and I used more broth and less coconut milk than in the original.

This dish is ready in less than half an hour and serve 5-6.

Ingredients

2 cups basmati rice or long grain rice
2 tablespoons unsalted butter
1 ½ cans of 400 ml (600 ml in total) coconut milk
10.5 oz chicken broth (I used a can of Campbell’s low sodium; you can also use natural chicken broth)
3 scallions, white and green parts
1 tsp grated fresh ginger
1 cup dried shiitake mushrooms, sliced (or 6-7 sliced fresh)
1 tbsp black sesame seeds
Salt

Method

Before starting the recipe, soak the dried mushrooms in warm water for a half of hour.

Meanwhile, you can warm the chicken broth mixed with the coconut milk in a saucepan, grate the ginger, and chop the scallions. Reserve a couple of spoons of the green part of scallions for garnish.

Once the mushrooms are hydrated, drain and dry them carefully.

Melt butter in a medium pot over medium heat. Add the scallions, mushrooms and ginger and sauté for a couple of minutes. Add the rice and cook another two minutes, stirring constantly, until it looks translucent. Pour the hot milk with the broth into the pot. Add salt to taste (I added 1 teaspoon) and cover it when it boils. Cook over medium-high heat for about 5 minutes, until water is absorbed. Then simmer 8-10 minutes, until rice is tender.

Garnish with the black sesame seeds and the reserved scallions.

Tips

For a vegetarian version, use vegetable broth.