Header

Blog Archives

Crema de calabaza a la tailandesa

Crema de calabaza a la tailandesa

La calabaza es la reina del otoño y cada año hacemos en casa muchos platos con ella en estas fechas. Esta vez el plato gandor fue esta crema de calabaza a la tailandesa. La hemos repetido varias veces, la última en Acción de gracias, ocasión en que la adornamos con unas hojitas que me sobraron del pie de pistachos.

La receta de esta crema de calabaza toma inspiración de varias fuentes y aunque puedes hacerla hirviendo la calabaza, recomiendo que la ases al horno, pues el sabor es mucho más potente.

La calabaza la puedes asar con anticipación y así te toma mucho menos tiempo hacer la crema. Yo suelo hornearla entera y luego durante la semana uso una parte para ensalada y el resto para esta crema de calabaza a la tailandesa. No necesitas pelar este tipo de calabaza que uso, pero puedes hacerlo si lo deseas.

Ojo con la leche de coco, que es la que se usa en los currys tailandeses. No confundir con la leche de coco de los batidos ni la de la piña colada.

Da para 3 porciones y está lista en 50 minutos.

Crema de calabaza a la tailandesa

Ingredientes

1/2 calabaza buternutt cortada en cubos de 1.5 pulgadas (4 cm)
3 o 4 cdas de aceite de oliva
Sal
Pimienta blanca
1 cda de aceite vegetal
1 chalota (o la parte blanca de un puerro) bien picadita
1 pizca de hojuelas de chile seco
2 tazas de caldo de pollo (o caldo vegetal) bajo en sodio
1 lata de 13.5 oz de leche de coco
1 pulgada de hierba de limón (citronela, en inglés lemon grass) seca
1/2 pulgada de jengibre freso
La-yu (aceite con chile)
Cilantro u hojitas de masa de pie y de menta para adornar

Preparación

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Pon los cubitos de calabaza en un cuenco, salpimiéntalos y añade el aceite de oliva. Luego espárcelos en una bandeja resistente al horno sin que queden unos sobre otros y hornéalos durante 30 minutos.

Mientras tanto, rehoga la chalota con la cucharada de aceite vegetal. Añade las hojuelas de chile y saltea otro minuto. Adiciona el caldo de pollo, la leche de coco (bate la lata previamente), la hierba de limón, el jengibre y unas goticas de La-yu. Calienta a fuego medio-bajo unos 10 minutos.

Retira la hierba de limón y el jengibre. Agrega la calabaza cocinada y sigue cocinando otros 5 minutos.

Tritura con una batidora de inmersión o pásalo todo por una batidora. Calienta otros 5 minutos y ajusta la sal.

Sirve con unas goticas de La-yu y unas hojas de menta o una rama de cilantro o estas hojitas de masa de pie que se preparan con sobras de masa que puedes comprar pre-elaborada en el mercado en la parte de congelados y cocinar en el horno unos 15 minutos. Quedan más lindas si las pintas con huevo batido.

Le queda muy bien también una cucharadita de cúrcuma en polvo. Agrégala junto a la leche de coco y el caldo.

Crema de calabaza a la tailandesa

Arroz con leche sin lactosa

Arroz con leche sin lactosa

Seguro muchos encontrarán más sabrosa la receta de arroz con leche de toda la vida. A mí también me pareció eso al probar la primera cucharada de este arroz con leche sin lactosa, pero a la segunda cucharada pensé que este tenía un saborcito tan fresquito, como light… Y ya luego lo encontraba tan rico con el sabor a coco que le daba la leche y el coco rallado. Lo mismo le pasó a mis colegas en la oficina. Todos terminaron celebrándolo muchísimo.

Yo, por suerte no tengo problema con los lácteos, sin embargo, mi mami y algunos de ustedes, sí. Para ustedes y porque me encanta el coco, he empleado leche de coco. Ojo que no es ni la que se usa para la piña colada, ni la que se usa para el curry. Es la que venden para tomar y pueden encontrar en tetra packs tanto en la zona de los lácteos fríos como en el pasillo del mercado donde tienen la leche en polvo, la evaporada y la condensada.

En lugar de azúcar le puse néctar de agave, para seguir en la onda saludable de la receta, pero le pueden poner azúcar al gusto si les parece mejor. Y si alguien quiere sabor a coco pero no tiene problema con los lácteos, puede endulzarlo con leche condensada y quedará aún más cremoso.

Vamos con la receta, que da para 10 o 12 raciones (cada vasija de estas da para 3) y demora casi 1 hora y media, pero no requiere de nuestra atención constante.

Arroz con leche sin lactosa

Arroz con leche de coco #LactoseFree

Ingredientes

1 taza de arroz blanco de grano largo
1 pedazo de cáscara de limón
1 pedazo de canela en rama
4 tazas (32 oz) de leche de coco a temperatura ambiente
1/4 de taza de coco deshidratado
1/4 de taza de pasas
1/3 taza de néctar de agave
Canela en polvo para adornar

Preparación

Lava el arroz si tienes esa costumbre y si no, lo pones ya directamente con tres tazas de agua, la cáscara de limón y la canela en una cazuela mediana. Deja que el arroz se ablande, unos 15 minutos a fuego medio-alto. Para entonces estará casi seco.

Agrega el resto de los ingredientes excepto la canela en polvo, remueve para mezclarlos y reduce el fuego a bajo-medio. Cocina durante 1 hora, removiendo a cada rato para que no se te pegue en la cazuela.

Retira la canela y la corteza de limón. Sirve espolvoreado con canela. Ya sea a temperatura ambiente o frío. Para enfriarlo, espera a que se refresque antes de ponerlo en el refrigerador y prepáralo mejor de un día para otro.

Espero sea una buena opción para los amantes de este postre que no pueden consumir lácteos, así como para los que como yo son fans del coco.

Hasta a la abuelita le va a gustar. Se los prometo. Eso sí, no esperen un arroz con leche redulce.