Header

Blog Archives

Bento de arroz frito

bento con arroz frito, brocoli y bolitas de platano

El otro día me quedaron unos pedazos pequeños de pollo después de filetear unas pechugas y decidí usarlos en un arroz frito, que es una de esas recetas ideales para reciclar lo que va quedando. Tenía un poco de arroz en el refri y estaba descongelando camarones para hacerlos al ajillo, así que ahí mismo se formó este plato delicioso, que acompañamos con tsukemono de col morada, queso, bolitas de plátano y brócoli.

Aprovecho para recordarles una vez más que el arroz frito queda mejor con un arroz que no esté acabado de hacer y si ha pasado tiempo en el frío, mucho mejor. Eso sí, rompe los “pelotones” antes de comenzar la receta, que da para dos y está lista en menos de media hora.

Ingredientes

1 1 /2 taza de arroz cocinado (2/3 de taza por persona)
1 cda de aceite vegetal
1 cdta de aceite de sésamo (ajonjolí)
2 oz de pollo cortado en cuadritos
8 camarones precocinados y limpios
Unas tiritas de ají verde, cortadas en cuadritos pequeños
1 chalota o la parte blanca de un cebollino, bien picadita
1 cda de ketchup
1 cda de salsa soya
1 cebollino picadito (la parte verde, para decorar)
Sal

bento con arroz frito

Preparación

Ponle un poquito de sal a los cuadritos de pollo y a los camarones. Con moderación, que luego van a salarse otro poquito con la salsa soya.

Pon a calentar un wok o un sartén grande a fuego medio. Vierte los aceites en este y muévelo para que se mezclen. Una vez caliente el aceite, agrega los cuadritos de pollo y cocínalos bien. Cuando casi estén doraditos, añade la chalota y al ají, sofriendo un par de minutos. Adiciona los camarones y cocina 2 minutos más.

Vierte el arroz en la sartén, junto al ketchup y la salsa soya. Mezcla bien todo, sofriendo unos 3 o 4 minutos. Sirve inmediatamente y adorna con la parte verde del cebollino.

Tips

Puedes agregarle huevo revuelto o un huevo frito al arroz si deseas.

PD: Si te gustan los bentos y todas las chucherías que van con ellos, aprovecha el 15% de descuento que ofrece Lunch-a-Porter a los lectores de este blog. El coupon code es VERO15.

Quiche de pollo borracho

quiche de pollo borracho

El domingo pasado hice otra vez el pollo borracho para celebrar el Día de las madres. Me decidí por esta receta después que Valia me comentara que lo había preparado para su familia y lo habían disfrutado un montón. Con lo que sobró y un poco de maíz en conserva que tenía en el refri, hice este quiche de pollo borracho tan divino. Me embullé sazonándola y luego sentí miedo de la mezcla de sabores; sin embargo el resultado era perfecto. De hecho, casi siempre un quiche nos da para 6 porciones y este sólo dio 4.

Le puse un poco más de crema que la que llevaba y demoró el doble del tiempo que lleva una tarta como esta; más cubriendo el borde de la costra con papel aluminio evité que se quemara la masa. Si usan menos crema, con 18-20 minutos en el horno es suficiente.

Y ya que no podré celebrar con ella el Día del Quiche Lorraine, celebremos hoy el Día Mundial de Hornear con este plato que se puede disfrutar caliente, al tiempo o frío.

Ingredientes

1 masa semihojaldrada, previamente descongelada (usé Salteña, pero pueden usar puff pastry de Pepperidge Farm)
2/3 de taza de pollo borracho, bien picadito o pasado por el procesador (incluye las cebollas de la salsita)
8 oz de maíz en conserva, enjuagado y escurrido
2/3 de taza de queso rallado (usé mozzarella)
1/2 pinta (236 g) de nata o crema (heavy cream)
3 huevos
1 pizca de nuez moscada
1/2 cdta de hojuelas de chipotle
1/2 cdta de romero seco
Sal de ajo a gusto

Preparación

Precalienta el horno a 350°F.

Cubre el fondo de un molde para pie o quiche con la masa. Para que no se infle al meterla al horno, puedes ponerle encima papel aluminio con frijoles crudos u otro molde que haga peso y quepa dentro del que estás usando, bolitas de cerámica que venden para este tipo de faenas, o abrirle unos huecos en el fondo pinchando la masa con un tenedor. Este último si no tiene mucho hojaldre. También puedes usar una masa para pie precongelada o hacer tu propia costra. Ponla al horno 10 minutos.

Deja que se refresque un poco la masa (5-10 minutos) antes de ponerle dentro el pollo, el queso, el maíz y, finalmente, los huevos batidos con la crema y el resto de los ingredientes. Hornea 40 minutos. Estará lista cuando introduzcas un palillo de dientes en el centro y salga limpio. Deja que se asiente unos 10-15 minutos antes de cortarla.

Tips

Los quiches son ideales para usar esos poquitos que nos van quedando en el refri. Me encanta comerlos en el verano al tiempo y acompañarlos con ensalada. También son perfectos para celebrar un brunch el fin de semana.

Pudín de guayaba y queso

Pudin de guayaba y queso
A los cubanos nos encanta todo lo que tenga guayaba, los pastelitos, la mermelada, los cascos, el batido, en barra… Y si a cualquiera de estas cosas le pones queso, se rinde cualquiera. Yo he decidido combinarlos en un pudín.
En esta ocasión usé dos moldes pequeños de loaf, pero puedes usar cualquiera que tengas a mano y resista el horno. No me pregunten por qué ahora prefiero hacer este tipo de dulces al horno en vez del baño María en la olla de presión, que es el modo en que siempre se hacía en casa.
Se me ocurrió prepararlo porque quería darle uso a dos yemas de huevo que me habían sobrado de una receta y a los bordes de dos pedacitos de pan de molde que había cortado para hacer más lindo un sándwich. Como no me acostumbro a tirar comida a la basura, agarré también los extremos del pan, que nunca nadie se los quiere comer, y los ingredientes que listo abajo. Salió un postre riquísimo. Bueno dos, aunque sólo fotografié uno.
Ingredientes
2 yemas de huevo
1 huevo entero
1 taza (250 ml) de leche
2 1/2 rebanadas de pan de molde (tipo Bimbo)
4 oz (1/2 barrita) de queso crema
3 oz de dulce de guayaba de barra
1 lata de 3 oz (100 g) de leche condensada
Para el caramelo:
5 oz de azúcar blanca (o puedes usar caramelo líquido)
Preparación
Precalienta el horno a 350°F (180°C). Coloca dentro una bandeja con agua, en la que quepa el molde que vas a usar para el pudín.
Pon el azúcar en una cazuelita a fuego medio-bajo por 8-10 minutos, hasta que el azúcar esté a punto de caramelo. Baña los moldes con el caramelo.
Mientras, coloca el resto de los ingredientes en la batidora o el procesador de alimentos y bate bien. Déjalo reposar y antes de que lo viertas en los moldes, lo bates otro poquito.
Echa la mezcla en los moldes, tápalos con papel de aluminio y ponlos sobre la bandeja con agua en el horno 1 hora. Para comprobar que está listo, introduce un palillo de dientes en el pudín y este debe salir limpio.
Deja que se refresque bien antes de meter el molde al refrigerador, al menos 2 horas antes de comer. Cuando vayas a servirlo, pon el molde bocabajo sobre un plato o una bandeja.