Header

Blog Archives

Muffins de chocolate de AnitaCocinitas

muffins1

Esta receta la he tomado de uno de los blogs que sigo y recomiendo, AnitaCocinitas. Ella a su vez la había encontrado en otros blogs que sigue. En estos días he disfrutado muchísimo sus recetas de Halloween, todas ingeniosas y divertidas. Creo que para el cookout de comida española voy a hacer estas croqueticas de chorizo, también de su blog.
El domingo elegí el ingrediente de esta semana. Seguía en lo de los alimentos contra el cáncer y estaba entre la col y el chocolate. De cabezona, y dejándome llevar por la tentación me decidí por el chocolate, cuando sabía que seguramente terminaría haciendo un dulce, que como ya les he comentado, no son mi fuerte. Pero había encontrado una receta de fudge infalible.
Mientras escribía sobre los beneficios del chocolate según el libro Receta con los alimentos contra el cáncer, me enteré que al mezclar el chocolate con la leche, disminuye la absorción de este y el fudge llevaba leche, así que me puse a buscar otra receta, que además debía llevar ingredientes que ya tenía en casa… Pasé un par de horas buscando en libros y en la red y me decidí por esta. Con tanta suerte me puse que hasta me sirve de receta de Halloween, pues los cociné en unos papelillos que me quedaron de otros muffins que llevé a mis colegas de la oficina la semana pasada para la fiesta de brujas.
Mi versión tiene nueces acarameladas en el tope, que por cierto, son parte también de los alimentos que ayudan a prevenir y a combatir el cáncer. Además, con el caramelo quedan medio anaranjadas.
Esta recetas da para 12 muffins y lleva casi 1 hora. Me encantan porque no son muy dulces y la panetela se desbarata en la boca. He cambiado las medidas a la americana.
Ingredientes
2 oz de maizena
3 cdas. soperas de cacao puro en polvo sin azúcar (Valor)
3.5 oz de azúcar moreno
3.5 oz  de azúcar blanca
8 oz de agua
2.5 oz de mantequilla
2.5 oz de aceite
4.5 oz de chocolate negro
2 cdtas. de extracto de vainilla
2 huevos
4.5 oz de harina
2 1/2 cdtas. de polvo Royal
Para las nueces caramelizadas
1 taza de nueces
1/2 taza de azúcar
1/2 taza de agua
1 limón
2 hojas de albahaca fresca

Preparación

Precalienta el horno a 450⁰F.
Pica el chocolate negro en trocitos.
Tamiza la harina y el polvo para hornear. Puedes ponerlos juntos.
En un cuento, mezcla la maicena, el cacao, el azúcar y el agua. Pásalo a un caldero y colócalo en el fogón a fuego medio. Mueve hasta que se espese. Retíralo del fuego.
Añade la mantequilla y los trocitos de chocolate negro. Mezcla hasta que se fundan bien.
Incorpora el aceite, la vainilla y un huevo. Cuando esté todo bien mezclado, adiciona el otro huevo y sigue batiendo. Luego añade la harina y el polvo para hornear.
Termina de mezclar bien y colócalo en los moldes para muffins con ayuda de una cuchara de madera.
Hornea durante 25 minutos o hasta que le introduzcas un palillo de dientes a los muffins y salga limpio.
Sácalos y deja que se refresquen. Mientras vas a preparar las nueces caramelizadas.
Extrae el jugo del limón. En un calderito, pon a hervir todos los ingredientes menos las nueces, como si fueras a hacer almíbar. Cuando comience a espesarse, adiciona las nueces partidas y mueve hasta que estén en un caramelo no muy espeso. Con una cuchara de madera, coloca un montoncito de esta mezcla sobre cada muffin.

Tips

Puedes espolvorear los muffins con azúcar de confección, como hizo AnitaCocinitas o usar el tope de tu preferencia. Las nueces caramelizadas son un tope un poco crujiente para unos muffins que se deshacen en la boca, pero el encuentro de los dos sabores, vale la pena.
Se ahorra tiempo haciendo la mezcla en un procesador de alimentos.

Variaciones del Elena Ruth

Variaciones del Elena Ruth Sándwich

Yo me la paso haciendo variaciones de este sándwich, que considero una comida cubanoamericana por excelencia. El Elena Ruth original es con pan de medianoche, fiambre de pavo, mermelada de fresa y queso crema.

Raquel Roque en su libro Cocina cubana: 350 recetas criollas, cuenta que Elena Ruth era una solterona, hija de americanos, que en los años cincuenta asistía al ballet cubano y cuando terminaban las funciones cruzaba la calle y se dirigía a El Carmelo (no dice a cuál, pero supongo que al de Calzada, saliendo de Amadeo Roldán), una cafetería muy famosa de La Habana, en la que le hacían un sándwich “a la medida”, mitad americano, mitad cubano. Cada vez que Elena llegaba el camarero le gritaba al cocinero “Aquí llegó Elena Ruth. Dale lo de siempre”. Pronto, otros clientes empezaron a pedir lo mismo y así bautizaron el plato con su nombre y surgió la leyenda.

Queso + mermelada

Brie + frambuesas
Feta + uvas
Azul + higos
Boursin de ajo + cuajada (curd) de limón

El que más me gustó fue el de queso azul con mermelada de higos, pero todos estaban muy ricos, mejores que el original. Y que me perdone Elena donde quiera que se encuentre.

Tips

Si no encuentras pan de miga, sólo tienes que cortarle los bordes al pan de molde y funciona de lo mejor.

Onigiri de salsa soya

Si vas de vacaciones a Japón, una de las comidas más baratas son los onigiri (bolitas de arroz). Para mi, dos o tres onigiri, acompañados de alguna bebida, es un almuerzo delicioso, sobre todo en el verano. Valen $1.50 aproximadamente y los venden en todos los supermercados y konbini (convenience store). Pero si quieres hacerlos en tu casa, te recomiendo comenzar por el onigiri de salsa soya.

IMG_5719

                                   
El konbini es una de las tantas maravillas japonesas que sientes que te hacen la vida fácil a cada minuto. Hay uno a cada paso y en ellos puedes comprar cualquier cosa; comida hecha y precocida; todo tipo de bebidas, incluyendo el sake y el shōchū (aguardiente japonés); revistas, medias, camisas, lapiceros, corbatas, cuadernos, sombrillas, cigarros; lo que se te ocurra y lo que no.

Hay muchísimos tipos de onigiri, rellenos con infinitos condimentos, envueltos en algas, fríos y calientes. Este es uno de los más fáciles y rápidos de hacer. Aunque la preparación se ve larga, es muy sencillo. Y va dedicada a Vera, que quiere aprender a cocinar comida japonesa.

IMG_7097

Ingredientes

2 tazas de arroz japonés cocido
1/4 taza de salsa soya
1 pizca de sal
1 cda. de aceite de sésamo
Preparación
El arroz debe estar tibio. Frío es difícil de amoldar y caliente no lo puedes tocar.

Pon dos tazas de agua tibia en una fuente o recipiente en el que puedas mojarte las manos. Disuelve una pizca de sal en el agua.

Mójate las manos. Coloca en una de ellas un poco del arroz cocido del tamaño de tu palma, ve presionándolo para que quede compacto y moldeando el onigiri en forma circular o triangular, como prefieras.
Con dos tazas de arroz cocido puedes hacer cuatro bolitas. Antes de cada una, moja tus manos con el agua tibia salada. Ve colocándolas en un plato o bandeja.
Calienta un sartén a fuego medio, unta el fondo con aceite de sésamo hasta que este también se caliente. Baja la intensidad de la candela a medio-baja. Coloca los onigiris.
Pasados unos dos minutos, la parte en contacto con el sartén estará un poquito tostada, parecido a la raspa. Voltéalos y con una brocha, unta de salsa soya el lado que ha quedado hacia arriba. Presiona las bolitas de arroz contra el fondo del caldero con ayuda de una espumadera. Pasados dos minutos, vira otra vez las bolitas y unta el otro lado con soya.
Ve volteando las bolitas cada dos o tres minutos y presionándolas de vez en cuando con la espumadera hasta que pasen 15 minutos.
Tips
Recuerda que el arroz japonés debe cocinarse sin sal ni grasa.
Quedan riquísimos también si untas los onigiri con una mezcla de pasta de miso, cebollinos finamente picados y sake.