Header

Blog Archives

Natillas de chocolate y naranja

Natillas de chocolate y naranja

Hace como un mes que encontré en el mercado unas galletas María de chocolate y las compré para hacer esta natilla de chocolate y naranja. Quería usar unos pedacitos de naranja confitada que sobró de la Navidad y servirlas en estos vasitos de cristal en los que venían unos yogures que tomé con unas amigas en Nueva York.

Las hice guardarlos y además me los traje en la maleta (después de lavarlos) pensando que me los quitarían al pasar por seguridad en el aeropuerto, pero me dieron una probadita del TSA preapproved ese día y los vasitos llegaron a casa sanos y salvos.

Locuras de bloguera. ¡Cómo si no hubiera suficientes props ya en casa! En fin, que quería poner capas de galletas enteras en medio, pero a la hora de montar el postre, las galletas no cabían por la boca de los pomitos.

Ni corta ni perezosa, pasé unas cuantas por el procesador de alimentos y le di la vuelta al desconsuelo mientras la natilla se refrescaba. Si no tienes procesador, no te me desconsueles tú tampoco, puedes triturarlas con una botella, como en los viejos tiempos. Esos tiempos a los que nos traslada el olor a leche caliente dulce con que la natilla perfuma la casa mientras la hacemos.

Serví 3 raciones porque eran 3 pomitos y dio exacto, pero la verdad que hubiéramos podido comer 4 de ellas perfectamente.

Están listas en 15-20 minutos. Luego refréscalas durante media hora.

Natillas de chocolate y naranja

Ingredientes

2 tazas de leche
1 dedito de cáscara de naranja
3 cdas de maicena
1 pizca de sal
2 cdas de azúcar
3 cdas de Grand Marnier o Cointreau (ambos son licores de naranja)
1 cdta de extracto de vainilla
1/3 de taza de chocolate semiamargo bien picadito
10 galleticas María de chocolate
1 cda de pedacitos de naranja confitada (opcional)

Preparación

Pon a calentar la leche a fuego medio con la cáscara de naranja. Asegurándote que la corteza no tiene restos del interior blanco.

Coloca en una taza la maicena, la sal y el azúcar. Cuando la leche esté caliente, bate un par de cucharadas con esos tres ingredientes y forma una especie de pasta con ellos.

Añade a la leche la vainilla y el Grand Marnier. Adiciona luego la pasta que has hecho en la taza y disuélvela, batiendo todo el tiempo, para que no se formen grumos. Cocina unos 5 minutos, hasta que espese.

Apaga el fogón y agrega el chocolate. Sigue batiendo para disolverlo. La natilla irá cambiando de color y se convertirá en natilla de chocolate.

Pásala a un cuenco y tápala con papel film para que se refresque sin que se endurezca la superficie.

Tritura las galletas y pon en el fondo de los vasitos un par de cucharadas de galletas molidas.

Una vez fresca la natilla, llena casi hasta la mitad de los vasito con natilla, ponle un par de cucharadas más de galletas molidas a cada uno, llena hasta arriba con el resto de la natilla, espolvorea con el poquito que queda de galletas molidas y adorna con la naranja confitada.

Pueden servirse a temperatura ambiente o enfriar un par de horas.

Si te gusta la natilla, no te pierdas esta de vainilla, que es una de las recetas más populares del blog y del mi libro.

Mermelada de frutos del bosque, naranja y tomillo

El fin de semana pasado estaba desocupando el refri antes de ir al mercado y vi que algunas frutas ya nos estaban tan frescas. Yo había estado tres días fuera y bajó en consumo. Entonces decidía hacer una mermelada y como me gusta ponerle algo de hierbas aromáticas me fui al portal a buscar unas ramitas de tomillo. Miré entonces un frasco que tengo para poner la mermelada en la mesa y vi una rodaja de naranja… Lo que faltaba para terminarme de inspirar a crear esta mermelada de frutos del bosque, naranja y tomillo que no podemos parar de comer.

La naranja tampoco estaba radiante, por lo que en vez de ponerle ralladura, que le debe quedar muy rica, corté unos pedazos de la corteza con cuidado que no le quedara nada de la parte blanca y al final los retiré, pero les recomiendo que prueben a hacerla con ralladura de naranja. Y me cuentan que tal. Yo al seguro la hago así la próxima vez.

No queda muy dulzona esta mermelada. A mí me encantó así, tiene un sabor muy fresco y no es nada empalagosa. Podría comérmela solita cucharada a cucharada, pero la he servido con queso curado de cabra, manchego, con galletas saladas y de fondo de un vasito de yogurt griego. También puedes servirla con quesada o con tostadas francesas.

Da 1 taza y media y es ideal para regalar a los amigos. Una vez que haces mermelada en casa, es difícil comerse las demás, se los juro.

Demora un poquito, pero como se remueve a cada rato, puedes ir adelantando otras cosas mientras tanto.

Ingredientes

1 taza de fresas en trozos
1 taza de moras (blackberries)
1/2 taza de arándanos (blueberries)
1/2 taza de azúcar
1/2 taza de jugo de naranja
1 pedazo de cáscara (corteza) de naranja
Varias (Unas 3 o 4) ramas de tomillo (thyme)

Preparación

Coloca todos los ingredientes en una cazuela mediana y cocina a fuego medio-alto removiendo un par de veces hasta que hierva.

Baja el fuego a casi el mínimo y cocina durante 1 hora, removiendo a cada rato. En la segunda media hora, ve aplastando las frutas con un majador de papas a cada ratico. Siempre remueve después de usar el majador para que no se te pegue al fondo.

Aunque pasada una hora tal vez te parezca que no está lo suficientemente dulce o que le falta un poco para alcanzar la textura adecuada, no te excedas con el azúcar ni sigas cocinando mucho más porque cuando se enfríe estará perfecta y no le faltará nada.

Por cierto, no es nada ácida a pesar de las frutas que lleva.

Cuando esté lista, retira la cáscara de naranja y las ramitas de tomillo.

Si te gusta esta mermelada, seguro te gustará también la de melocotón con jengibre y cúrcuma que preparé hace un tiempo. Guarda ambas en tu Pinterest para que las pruebes sin falta.

Flan de naranja

Flan de naranja

Con este flan de naranja ideal para la cena del 24, o para cualquiera de estos días de fiesta en que espero olviden todas las dietas, me despido por este año del blog. El 2015 me ha traído inmensas alegrías a pesar de que el mundo está virado al revés. Al final, hay que endulzarse la vida, y seguro lo que más recordaré de ese año va a ser la publicación de La cocina cubana de Vero y el cariño que he recibido de todos mis familiares, amigos y lectores a raíz de este evento.

Pero estoy agotada. No he parado y ya todo lo que quiero es que llegue el día en que saldremos de vacaciones con mi madre para celebrar sus 60, que fueron hace un par de meses pero ahora es que fue posible el viaje juntos a Madrid.

Gracias a todos por su apoyo durante el 2015. Espero la estén pasando rico en estos días y les deseo felices fiestas y un 2016 lleno de salud, paz y amor. 

¡Vamos con la receta!

La naranja confitada le da un sabor muy especial a este flan y un toque precioso en su decoración. Por su peso se van al fondo del flan mientras se cocina y al voltearlo miren que lindo queda.

La crema de leche (whipping cream) le da una textura especial. Quedó cremoso y custardy. Me pasó como con el bundt cake, que los no dulceros que andan por casa, lo han celebrado muchísimo y han repetido y todo. Ya ven que la foto ha sido con el flan cortado. Me he tenido que apurar.

Flan de naranja

Ingredientes

1 taza de azúcar
1 lata (14 oz) de leche condensada
1 taza de crema de leche (whipping cream)
5 huevos grandes
1 cdta de Cointreau
1 pizca de sal
Jugo de 1 naranja
2 ó 3 cucharadas de naranja confitada bien picadita

Preparación

Haz el caramelo con la taza de azúcar. Puede ser directamente en el molde o en una cazuela y luego pasarlo al molde. Yo lo hago con fuego medio-bajo durante 15 minutos aproximadamente. Al final hay que mover un poco la cazuela por el mango para que termine de caramelizar todo el azúcar.

Precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Bate el resto de los ingredientes excepto la naranja confitada en la batidora y cuela la mezcla. Puede ser directamente en el molde. Añade la naranja confitada.

Tapa el molde y colócalo dentro de una bandeja con un par de dedos de agua. Hornea durante 1 hora.

Deja refrescar el molde antes de voltear el flan en un plato o bandeja.