Header

Blog Archives

Orzo con camarones y pesto

Orzo con camarones y pesto

Hace poco en el mercado, miraba revistas mientras estaba en la cola para pagar y vi un orzo con camarones y pesto. Ya me tocaba casi pagar y no tuve tiempo de mirar la receta. Tampoco llevé la revista porque tenía en casa dos revistas más de comida por leer, pero sí me llevé la imagen grabada en mi cabeza y me inventé este plato.

El orzo es una pasta en forma de grano de arroz que es ideal para hacer ensaladas y también da para un risotto.

Con camarones y pesto queda deliciosa. Si le agregas algunos vegetales de estación como los guisantes y las habichuelas, que además acentúan el verde que ya el pesto le ha dado a la pasta, entra muy bien por los ojos y se llena de frescura.

Orzo con camarones y pesto

No me pude resistir a ponerle aguacate, pues no las comimos al tiempo. Y hubiéramos estado retratándola toda la tarde si no hubiera sido el hambre, pues nos pareció tan hermosa la bandeja así con todo.

Te recomiendo que hagas bastante porque la verdad que es difícil parar y si te queda luego, se puede comer hasta fría y es igualmente delicioso. Puedes hacer el pesto tradicional con albahaca si no te gusta el cilantro o si te parece muy atrevido.

Da para 4-6 raciones y demora poco más de media hora.

Orzo con camarones y pesto

Ingredientes

1 taza de orzo
1 taza de petit pois (guisantes), pueden ser congelados
1 taza de habichuelas (judías verdes)
2 cdas de mantequilla sin sal
16 a 20 camarones limpios y precocinados
1 aguacate
Hojas de albahaca para adornar

Para el pesto de cilantro:
1 taza de cilantro
1.5 cdas de piñones
1 diente de ajo
1/2 taza de queso parmesano
1/2 cdta de limón
Sal
Pimienta
1/2 taza de aceite de oliva

Preparación

Cocina el orzo según las instrucciones del paquete. Debe quedar al dente.

Aunque la pasta no se enjuaga para platos calientes, sí que la enjuago para las ensaladas. Escurre el orzo y luego enjuágalo con agua a temperatura ambiente. Escúrrelo otra vez.

Cocina los petit pois y las habichuelas en agua hirviendo con un poco de sal durante 5 minutos. Escúrrelos y ponlos en agua con hielo 1 minuto para parar la cocción. Vuélvelos a escurrir.

Lava los camarones, escúrrelos y sécalos con papel toalla.

Pon a derretir la mantequilla a fuego medio. Sube el fuego a casi el máximo y añade los camarones. Salpimiéntalos. Si puedes usar sal gruesa y pimienta fresca, mejor. Ya estos estaban cocinados, así que fue sólo dorarlos un poquito.

Para hacer el pesto, coloca el cilantro, los piñones y el ajo en un procesador de alimentos. Bate. Agrega el queso y sigue triturando. Adiciona el limón, una pizca de sal y otra de pimienta. Y sin dejar de batir, vierte el aceite poco a poco para que se mezcle bien y emulsione.

A mí me quedó la mitad del pesto y luego lo usé para tostadas y sándwiches. Si te decides a preparar bastante orzo, tal vez no te sobre.

Orzo con camarones y pestoPon la mitad del pesto sobre el orzo y mezcla hasta que toda la pasta tome el color verde de la salsa. Incorpora las verduras. Esparce la pasta en el fondo de la bandeja o de platos individuales y sirve sobre ellas los camarones y las lascas de aguacate. Adorna con unas hojas de albahaca.

Parecen muchos pasos pero todo es muy simple y el resultado es una pasta deliciosa y refrescante, ideal para la primavera o el verano, que se puede servir de entrante en pequeñas porciones o un buen plato de plato principal ligero.

Orzo con camarones y pesto

Si te gustó esta pasta, no dejes de compartirla en tus redes sociales. Muchas gracias,

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

La pasta al cacio e pepe es una receta romana muy sencilla y requetesabrosa, como suelen ser tantos platos italianos. Esta pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas como bien dice el título adiciona un par de ingredientes.

Me he inspirado en una receta de Giada De Laurentis publicada en la revista del Food Netwok de marzo 2018 y que es parte de su nuevo libro Giada’s Italy. Básicamente he cambiado la arúgula por espinaca, la pasta creste di gallo por farfalle y la medida de los ingredientes.

Les recomiendo usar una pasta con hendiduras porque como bien dice Giada en ellas se mete el queso y la pimienta para quedarse y tener como resultado un plato tan delicioso.

Yo compartí el plato en Instagram ayer y alguien me preguntaba qué salsa le había puesto. En realidad no lleva una salsa determinada, la salsa se forma con la grasa de la pancetta, el queso y un poco de agua de la de cocinar la pasta. Sin embargo, queda como con una especie de salsa cremosa deliciosa pegada a la pasta y nada en la cazuela.

Si pueden compre en queso en un bloque de media libra más o menos y rállenlo ustedes mismos en casa. Es enorme la diferencia. Lo mismo con la pimienta, si es recién molida el olor y el sabor son otra cosa.

Les sugiero acompañarla con vino blanco o rosado bien frío.

Da para 4 y está listo en media hora.

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

Ingredientes

4 tazas de pasta
Sal
1 cda de aceite de oliva
4 oz de panceta
1 cdta de pimienta recién molida
3/4 de taza de Pecorino Romano rallado
1 cda de mantequilla a temperatura ambiente
2 tazas de espinacas

Preparación

Calienta abundante agua para cocinar la pasta según las instrucciones del fabricante. Antes de echar la pasta, pon la sal en el agua.

Importante: reserva una taza del agua de la pasta antes de escurrirla.

Mientras se cocina la pasta, calienta una sartén grande a fuego medio y añade el aceite y la panceta. Cocina durante 10 minutos, removiendo a cada rato, hasta que la panceta esté dorada y crujiente. Añade la pimienta, remueve y cuando comience a oler, un minuto después aproximadamente, añade 1/4 de taza de agua de la pasta que habías reservado. Raspa el fondo del sartén si ha hecho alguna raspita la panceta.

Añade la pasta y la mitad del Pecorino Romano. Mezcla bien. Ponle otro 1/4 de taza de agua de la pasta, el resto del queso y la mantequilla y vuelve a revolver. Debe ir formándose casi una salsa cremosa que se va a ir pegando a la pasta.

Por último, adiciona las espinacas y remueve una vez más la pasta. Puede que tengas que añadir otro chorro del agua de la pasta, por eso lo de reservar una taza en vez de la media taza que he usado hasta ahora. Cuando comiencen a marchitarse las hojas de espinaca, ya está listo el plato.

Sirve inmediatamente, preferiblemente en platos calientes. Es opcional ponerle otro poquito de Pecorino Romano rallado por encima.

Canelones de carne

Y llegó otra vez Cooking the Chef, esta vez nada más y nada menos que con el popular chef español Karlos Arguiñano. Estos canelones de carne aparecen en su libro 1,069 recetas, un libro que quise comprar por mucho tiempo y por fin pude adquirir en 2015 en España en una librería que quedaba cerca del hotel en el que me quedaba por razones de trabajo y en la que terminé pasando bastante tiempo y comprando montón de libros, para variar.

Recomiendo siempre este libro a quienes tienen idea básicas de cómo cocinar. Y es que los libros de antes no explicaban las recetas a prueba de tontos como estamos acostumbrados ahora. Se suponía que algo de cocina sabías. Muchas veces la preparación se resume en pocas líneas. En esta receta por ejemplo, al final gratinas 5 minutos. Alguien que no tenga idea de la cocina seguramente no tiene idea de cómo gratinar. No es una crítica al libro, sino una observación de cómo han cambiado las cosas en este mundo.

Canelones de carne

Arguiñano comenzó a cocinar en su casa siendo el hermano mayor a cargo de todo porque su madre estaba enferma, pasó por la escuela de cocina y por unos cuantos restaurantes antes de tener el suyo propio en 1978. En una cena en este restaurante-hotel al borde de la playa que lleva su nombre, se dice que se gestó su programa de cocina salido al aire en 1990.

Cuentan que estaba presente Joan Manuel Serrat y llovían los chistes a las tres de la mañana cuando alguien le propuso a Arguiñano grabar un video de chistes. Karlos lo rechazó y dijo que lo que le gustaría era un programa de cocina. Unos días después llegó la oferta y desde entonces en diferentes cadenas, este chef ha estado cocinando y sí, también haciendo chistes, desde entonces.

Hice algunos cambios en la receta. Usé cebolla en lugar de cebolletas, la salsa de tomate en lugar de ponerla para acompañar se la puse al picadillo para que quedara más compacto y le agregué orégano y perejil frescos. Le puse 8 láminas de canelón más que lo que indicaba la receta – seguramente porque mis masas eran diferentes de las del chef. El queso idiazábal lo he sustituido por gouda. Y además, Arguiñano lista 1/4 de libtro de bechamel. No sé si en España la venden hecha. Aquí no la he visto y preparé más menos esa misma cantidad con los ingredientes que listo.

Da para 6 raciones.

Ingredientes

20 láminas de canelones
1 lb de picadillo de res (carne picada para los españoles)
1 taza de champiñones picaditos (unos 6 champiñones aproximadamente)
2 dientes de ajo grandes machacados
1/2 cebolla blanca picadita
1/2 pimiento verde grande picadito
6 oz de salsa de tomate
1 cdta de orégano fresco picadito
1 cdata de perejil fresco picadito
3/4 de taza de queso gouda rallado
Aceite de oliva
Perejil picadito

Para la bechamel
2 cdas de mantequilla
2 cdas de harina
1 1/2 taza de leche
1 pizca de sal
1 pizca de nuez moscada

Preparación

Para hacer esta receta tenemos que cocinar por un lado las pastas, por otro la bechamel y por último el picadillo para finalmente ensamblar y gratinar. Vamos por pasos como Jack el destripador.

Ponle sal y pimienta al gusto al picadillo. Reserva.

Pon a hervir agua y agrégale sal al gusto. Cocina en ella las pastas según las instrucciones del fabricante. Escúrrela, enjuágala con agua fría, escúrrelas una vez más y colócalas una a una, separadas, sobre papel aluminio. Resérvalas.

Para la bechamel, derrite la mantequilla en una cazuela mediana, agrega la harina y cocínala mezclándola con la mantequilla hasta que se despegue del caldero, añade la sal y la nuez moscada y echa la leche poco a poco para que no se te hagan grumos. Reserva.

Rehoga los champiñones, los ajos, la cebolla y el pimiento con un chorrito de aceite de oliva. Ponle sal al gusto y añade el picadillo. Cuando la carne cambie de color, adiciona la salsa de tomate y el orégano. Cocina unos minutos más.

Precalienta el broil del horno.

Engrasa levemente una fuente resistente al horno.

Rellena los canelones y ve poniéndolos en la fuente bien pegaditos. Cúbrelos con la bechamel.  Esparce el queso por encima y gratina unos 5 minutos. Esto quiere decir que has puesto el broil (el fuego superior del horno), has puesto más arriba de la mitad del horno la fuente y has esperado a que el queso se derrita y se dore.

Una vez listo, adórnalo con el perejil.

Te invito a ver las demás recetas de este mes aquí.