Header

Blog Archives

Bacalao a la vizcaína

Bacalao a la viscaína

Esta receta de bacalao a la vizcaína es deliciosa, muy personal y un poco cubana.

Las recetas siempre tienen tantas versiones como cocineros que la preparan y aunque algunas veces me gusta comer las cosas tal y cómo se deben comer, me mata la curiosidad por probar nuevos platos. No siempre estas variantes son buenas, pero no es el caso de este bacalao a la vizcaína, que les aseguro que ha quedado riquísima esta mezcla cubano-española.

En Cuba le poníamos papas a esta receta seguramente para hacer rendir más el pescado. A la versión cubana le agregué bacon, a falta del tocino que vi en una receta de un libro de cocina vasca que tengo en casa; y los piquillos, que nunca los comí en la isla pero van en la receta original. Ambos ingredientes alejarían un poco el modo en que lo preparo de la receta cubana.

Ya pasó la Semana Santa, pero tal vez no los antojos de bacalao. Si te quedó un poco por ahí en el refri, esta es tu receta y si no, guárdala en tus redes para cuando llegue ese momento del año en que te gusta cocinar bacalao.

La receta es bastante fácil y da para 3. Una vez desalado el bacalao lleva poco tiempo prepararla.

Bacalao a la vizcaína

Bacalao a la vizcaína

Ingredientes

1 lb de bacalao desalado
1 taza de agua del hervor del bacalao
1 cda de manteca de cerdo
3 tiras de bacon
1 lb de papas cortadas en ruedas de 2/3 de pulgada (casi 2 cm)
1/2 taza de vino seco
1 taza (8 oz) de puré de tomate (yo uso sin sal)
1 cebolla blanca cortada en tiras (en juliana)
1/2 pimiento rojo en juliana
1/2 pimiento verde en juliana
3 dientes de ajo grandes machacados
1 pizca de guindilla
1 cda de vinagre
3 pimientos del piquillo (para adornar)
Perejil picadito (para adornar)

Preparación

Por si acaso, recuerda que la preparación de este plato comienza el día anterior, con el desalado del bacalao. Coloca el bacalao en una vasija con agua que lo cubra. Cambia el agua unas 3 veces.

Ya listos para hacer la receta. Dale un hervor de 3 a 5 minutos al bacalao, dependiendo de su grosor, tratando de que los filetes mantengan su forma. Reserva una taza de agua en la que has hervido el pescado y escurre el bacalao.

Dora el bacon con la manteca de cerdo ya derretida en una cazuela mediana. Añade las ruedas de papas, los filetes de bacalao y el resto de los ingredientes menos los piquillos que son para adornar e incluyendo la taza del agua del hervor del bacalao que habías reservado. Tapa la cazuela y cocina a fuego medio-alto durante 20 minutos.

Para servirlo, adórnalo con los pimientos del piquillo o con pimientos morrones y el perejil picadito.

Acompañar con arroz blanco y si se te cruzan unos tostones, no los dejes fuera.

Bacalao a la vizcaína

Croquetas de salmón

Croquetas de salmón

Para hacer estas croquetas de salmón he usado un filete que me había sobrado de un salmón a la sal, que se prepara básicamente dejando reposar el pescado en sal gruesa al menos dos horas (mejor de un día para otro) y cocinándolo al horno luego 10 minutos a 400˚F (200˚).

Puedes hacer las croquetas con sobras de cualquier otra receta de salmón que no sea muy fuerte o con otro pescado. Como el pescado hecho así queda bastante salado, use mantequilla sin sal y no le puse nada de sal aparte.

El salmon a la sal es una receta japonesa. Es muy común encontrarlo en los bento boxes o en los teishoku (especie de completa). También es genial para usarlo en el relleno de onigiri (bolitas de arroz).

Esta receta da para 12 croquetas y se las recomiendo mucho para picar. Aunque no deben invitar a mucha gente, porque se las van a querer comer todas, jajaja.

Croquetas de salmón

Ingredientes

1 cda de mantequilla sin sal
2 cdas de harina
1 taza de leche
1 yema de huevo
1 cda de cebolla picadita
1 cda de perejil picadito
1 cdta de jugo de limón
Pimienta
1 taza de salmón picadito

Para el empanizado:
3 cdas de harina
1 huevo
1 taza de panko o de pan rallado

Para freír:
1 taza de aceite vegetal

Croquetas de salmón

Preparación

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana. Añade la harina y mézclala bien con la mantequilla, cocinándola hasta que se separe del fondo. Ve agregando la leche poco a poco para que no se hagan grumos mientras revuelves constantemente. En la última porción de leche que adiciones, disuelve la yema de huevo y sigue removiendo. Añade la cebolla, el perejil y pimienta al gusto. Sigue cocinando y removiendo unos 10 minutos para preparar la bechamel.

Traslada la bechamel a un cuenco con el salmón picadito, mezcla bien y tapa con papel film. Deja refrescar. Ponlo en el refri al menos una hora, para que tome la consistencia adecuada para hacer las croquetas.

Divide la masa en 12 porciones y dale a cada una forma de cilindro. Ve pasando cada uno por harina, huevo y panko.

Para freírlas, calienta el aceite y fríe las croquetas 2 o 3 minutos por cada lado, hasta que se doren. Si usas freidora eléctrica, ponla a 375˚F (190˚C). Si las vas a freír en una cazuela o un sartén, hazlo en una que no sea muy grande para que cuando frías te queden cubiertas totalmente las croquetas y no tengas que virarlas. Cuando estén listas, colócalas sobre papel toalla para eliminar el exceso de grasa.

No dejes de probarla y comparte la receta con tus amigos esta Cuaresma.

Róbalo al limón

Róbalo al limón

Ayer compartí en Instagram este róbalo al limón tan fácil de hacer y delicioso. El pescado lo compré en el mercado de Casa Blanca, un sitio al que por mucho tiempo quise ir pero queda bastante lejos de casa. Por fin llegué el fin de semana, Google mediante. Almorzamos en el restaurante y debo decir que es de los mejores lugares donde he comido en Miami.

Tienen mesas afuera y te puedes sentar a ver pasar los barcos y a disfrutar del atardecer.

En el mercado hay una gran variedad de pescados y mariscos frescos a buen precio. Además, siempre puedes recurrir a los especiales. Ese día tenían el pulpo entero a $4.99 la libra, por ejemplo. Ahhh, y venden minutas, para los que quieran hacer la receta de minuta de mi libro y no se atreven a limpiar el pescado. En el mercado te limpian y te cortan todo a tu gusto.

A pesar de que Miami está rodeado de agua, no es tan fácil encontrar pescado freso y la oferta de los supermercados deja mucho que desear estando nosotros tan cerca del mar.

El róbalo (branzino, lubina, seabass) es un pescado de masa suave y sabor delicioso. No lleva mucho para que quede sabroso. Y esa es la filosofía de esta receta. El pescado queda con un sabor delicado y la masa se deshace.

Róbalo al limón

Ingredientes

1 diente de ajo
2 cdas de aceite de oliva virgen extra + 1 cda
Sal
Pimienta
1 limón
1 róbalo entero ya limpio
Varias ramitas de tomillo
1/3 de taza de vino blanco de cocinar
1 hoja de orégano fresco, picadita

Preparación

Precalienta el horno a 325⁰F (160⁰C).

Corta el diente de ajo a la mitad y unta con este el fondo de una bandeja resistente al horno. Te va a sobrar. Puedes guardarlo para otra receta.

Vierte en la bandeja 2 cucharadas de aceite de oliva y agrega sal y pimienta, aproximadamente dos pizcas de cada uno.

Corta el limón a la mitad y saca del centro unas 3 o 4 rodajas. Exprime el limón y reserva el jugo.

Coloca el róbalo en la bandeja y úntalo con el aceite que habías preparado en esta, tanto por dentro como por fuera. Coloca la mitad del tomillo en el interior del pescado, luego las rodajas de limón y después el resto del tomillo. Vierte el jugo de limón y el vino blanco sobre el pescado, al igual que la cucharada de aceite restante. Espolvorea el orégano sobre el pescado.

Hornea durante 25-30 minutos, dependiendo del tamaño del pescado. Una señal que está listo es que ha perdido el brillo.

Lo acompañamos con coliflor al azafrán (pronto la receta) pero va bien con arroz blanco o amarillo, vegetales hervidos, papas fritas o puré, o alguna ensalada. ¿Tú con qué lo acompañarías?

Róbalo o lubina al limón