Header

Blog Archives

Crema de tomates y pimientos asados

Crema de tomates y pimientos asados

Creo que nunca me había demorado tanto haciendo una crema, pero esta crema de tomates y pimientos asados es sin duda la más rica que me he comido en mi vida.

Lleva bastante tiempo, pero la mayoría es el horno el que trabaja y mientras te puedes poner a leer un libro o ver el partido de tu equipo favorito como hice yo el domingo.

El sabor que le da a la crema asar al horno el tomate y los pimientos es increíble. De pronto hasta me remontaba al sabor de la salsa para espaguetis a la cubana, aunque debo reconocer que mucho mejor.

Se las recomiendo un montón. Paciencia y a probar esta delicia.

Da para 3 raciones grandes o 4 medianas.

Crema de tomates y pimientos asados

Ingredientes

4 tomates
Sal
Pimienta
1/4 cdta de tomillo en polvo
Aceite de oliva virgen extra
3 pimientos rojos
1/2 cebolla blanca bien picadita
3 dientes de ajo machacado
1 hoja de orégano
14 oz de caldo de pollo
4 hojas de albahaca + albahaca para adornar
1 hoja de laurel
1/4 cdta de paprika
1 lata de 12 oz de leche evaporada
1 cda colmada de maicena
1/4 de taza de pecorino romano rallado
1/4 cdta de azúcar

Crema de tomates y pimientos asados

Preparación

Precalienta el horno a 275⁰F (135⁰C). Corta los tomates a la mitad y quítales el centro. Alíñalos con sal, pimienta, tomillo y aceite de oliva. Ponlos en una bandeja resistente al horno y hornéalos 2 durante dos horas. Reserva junto al jugo que suelten.

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C) y coloca los pimientos en la misma bandeja que pusiste los tomates. Hornéalos durante 1 hora. Dándole vueltas cada 15 minutos. Una vez listos, ponlos en una bolsa Ziploc a que se refresquen. Así será más fácil pelarlos luego. Asegúrate de quitarle también todas las venas y semillas. En este caso también puedes reservar ese juguito tan rico que sueltan y usarlo para la crema. No importa si no te quedan tan bonitos.

Pon 3 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela mediana y añade la cebolla. Póchala a fuego medio-bajo durante 10 minutos. Añade al ajo y el orégano. Saltea un par de minutos más y agrega 2 onzas del caldo de pollo para “sacar el fondo del caldero”. Deja que hierva y se evapore ligeramente.

Añade el resto del caldo de pollo, la albahaca, el laurel, la paprika, los tomates y los pimientos asados con sus jugos. Puedes sofreír la paprika si lo deseas, pero con mucho cuidado no se te ponga amarga. Es un momentico nada más y debes asegurarte que se baña bien de aceite.

Tapa la cazuela y cocina durante media hora. Retira las hojas de orégano, laurel y albahaca.

Tritura con un triturador de inmersión o pasa por la batidora. A mí no me molesta que la textura incluya semillas del tomate, pero puedes colarlo antes de devolverlo a la cazuela.

Disuelve la maicena con 1/4 de taza de la leche evaporada y reserva.

Vierte el resto de la leche evaporada en la cazuela y cuando se caliente, unos 5 minutos después, agrega la mezcla de leche evaporada con maicena. Añade el queso rallado y el azúcar.

Rectifica la sal.

Sigue cocinando unos 10 minutos más, removiendo con frecuencia para que no se pegue al fondo.

Si te ha gustado la receta o si vas a seguir mi recomendación de probarla sí o sí, compártela en tus redes.

Otras cremas que te pueden gustar son la de malanga y berro ó la de maíz y papas.

Pimientos rellenos con atún

Pimientos rellenos con atún

Adoro los pimientos asados desde antes de probarlos. El olor que despiden cuando los estás cocinando es uno de mis preferidos y me gusta como traspasa cocina y se adueña de toda la casa. Rellenos me fascinan y se prestan muchísimo para usar restos de una comida anterior. Puedes ponerles picadillo mezclado con arroz, sobras de pastas pequeñas tipo orzo, enchilado de camarones o cangrejo, ropa vieja… La lista sería interminable. De momento, vamos con estos rellenos de atún.

A mí me ha dado por usar los pimientos mini, también llamados de la Florida, en lugar de los de toda la vida porque son muy dulces y las porciones menores; además de que se pueden servir también de finger food o en medio de un plato de ensalada. El relleno de esta receta da para 6 de estos pimientos pequeños o 3 medianos, da para 6 comensales, lleva 45 minutos y es deliciosa también al día siguiente a temperatura ambiente.

Algunos tomates marinados  vienen suaves y listos para usar. De no ser así, hidrátalos 20 minutos antes de usarlos y escúrrelos bien antes de cortarlos.

Si prefieres usar atún en aceite en lugar de en agua, reserva un poco del aceite de la lata o el frasco y úsalo en vez del aceite de oliva.

Ingredientes

6 pimientos mini
2 latas de 5 oz (142g) de atún en agua
2 cucharadas de alcaparras (capers) enjuagadas y escurridas
2 cucharadas de tomates marinados (sundried tomatoes) picadito
3 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta
¼ de taza de queso mozzarella rallado

Pimientos rellenos con atún

Preparación

Corta los pimientos a la mitad transversalmente, retira las venas y las semillas. Lávalos bien y ponlos a escurrir.

Mezcla el atún con las alcaparras, el tomate y 2 cucharadas de aceite de oliva. Ponle pimienta al gusto.

Precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Rellena las mitades de pimientos con la mezcla con atún. Si alguna de las tapas no se queda derecha, córtale un pedacito de la base para que no se viren, con cuidado de no abrirles un hueco.

Con la cucharada de aceite restante, unta el fondo de una bandeja resistente al horno y pincela la parte de debajo de los pimientos. Coloca los pimientos rellenos en una bandeja resistente al horno, cúbrelos con papel aluminio y hornéalos 25 a 30 minutos en el centro del horno. Luego destápalos, distribuye el queso mozzarella sobre ellos y regrésalos al horno para gratinarlos. El horno debe estar en función broil,  a 500⁰F (260⁰C) y con el calor por encima.

Sírvelos acabados de hacer como tapa o acompañados de ensalada. O déjame tu sugerencia en los comentarios para la próxima vez que los haga.

¡Buen fin de semana!