Header

Blog Archives

Pasta con pistachos

Pasta con pistachos

Estoy enamorada del nuevo libro de cocina de Jamie Oliver y esta pasta con pistachos es una de las muchas recetas que tenía marcada para hacer.

Todos los platos de este libro se ven fáciles y deliciosos, como siempre pasa con los libros de este chef inglés.

Para hacer este libro, Oliver se fue a Italia con su amigo Gennaro Contaldo (el de los Ndundari con salsa de tomate y albahaca) a visitar nonnas y mammas para conocer sus secretos. Una labor hermosa que garantiza la autenticidad de estas recetas que como yo querrás probar y compartir con tus seres queridos.

Es todo inspiración y en sus páginas además de las recetas encontrarás las fotos y las historias de estas mujeres italianas que mantienen viva la tradición en sus cocinas.

El libro estará a la venta en Estados Unidos en enero, pero ya se puede comprar en España y otros países.

Yo hice la pasta con pistachos usando fusilli col buco, pero la del libro es con spaguetti. Además lleva tomates frescos de diferentes colores, que yo no tenía y los sustituí por tomates marinados bien picaditos.

El aroma de esta pasta enamora. Orégano, perejil, queso pecorino, pistachos… ¿Ya te lo estás imaginando? Es una comida muy del verano, pero acá todavía no llega el invierno, si es que llega.

Pasta con pistachos

Ingredientes

50 g (aproximadamente 1/3 de taza) de pistachos pelados y sin sal
2 cdas de tomates marinados bien picaditos
400 g de pasta
Sal
1 diente de ajo
1 limón
50 g de pecorino romano
4 cdas de aceite de oliva virgen extra (trata que sea bueno)
3 hojas de orégano de hoja ancha o un manojo del de las hojitas pequeñas
1 manojo de perejil
Pimienta

Preparación

Machaca los pistachos en un mortero hasta que queden con la textura del panko.

Pon en remojo los tomates marinados si fueran secos.

Pon a calentar agua para la pasta. Una vez que hierva, ponle sal abundante y cocina la pasta según las instrucciones del fabricante.

Mientras tanto, machaca el ajo con un poquito de sal. Agrégale la ralladura del limón y su jugo, el queso, el aceite de oliva y las hierbas aromáticas bien picaditas. Rectifica la sal y ponle pimienta al gusto. Reserva en un bol o en una fuente donde puedas mezclarlo luego con la pasta.

Una vez lista la pasta pásala a la fuente con la mezcla que habías reservado usando de unas pinzas. No tiene que escurrirse del todo. Ese poquito de agua de la pasta te ayudará a que todo quede mejor incorporado. Yo usé un bol mediano cuando hice la mezcla y luego le saqué el fondo con un par de cucharadas de agua de la pasta para no desperdiciar nada.

Remueve con las pinzas, espolvorea con el pistacho triturado y sirve de inmediato.

Puedes ponerle un poquito de perejil picadito extra por encima.

Y si quieres un postre rico para después de esta pasta con pistachos, te recomiendo esta torta italiana con piñones del otro libro de cocina italiana de Jamie Oliver.

Tarta de miel de jengibre y pistachos

Tarta de miel de jengibre y pistachos

¿Pueden imaginarse el sabor de esta tarta de miel de jengibre y pistachos? Pues ya creo que los he convencido de hacerla.

La hice para Thanksgiving, pero es divina para cualquier día del año y perfecta para la cena de Navidad también. Digamos que es un sustituto de la dificilmente sustituible tarta de nueces pecanas (pecan pie).

Fue el postre preferido de todos los que preparé para Acción de Gracias, y como la de boniato, la receta aparece en la revista del Food Netwok del mes de noviembre de este año. Mi toque personal fue usar miel de jengibre. Pensé: cardamomo + pistachos = India, y me armé mi propio viaje, en el que el jengibre vendría de maravilla.

Todavía estoy sorprendida de haber hecho las masas. Creo que en Navidad haré más, pues tendré full house y me encanta cocinar para mis amigos y mi familia.No sé para cuántos da esta tarta, pues es demasiado sabrosa.

Tarta de miel de jengibre y pistachos

Ingredientes

Para la masa:

1 1/4 tazas de harina
1/8 cdta. de polvo para hornear
1/2 cdta. de azúcar
1/4 cdta. de sal
7 cdas. de mantequilla sin sal (cortada en pedazos)

Para el relleno:

6 cdas. de mantequilla sin sal derretida
3 huevos grandes
3/4 taza de azúcar morena
3/4 taza de miel con jengibre
2 cdtas. de jugo de limón
2 cdtas. de extracto de vainilla
1/4 cdta. de sal
2 1/4 tazas de pistachos (descascarados y tostados)
1 cda. de harina
1/2 cdta. de cardamomo molido

Tarta de miel de jengibre y pistachos

Preparación

La masa:

Mezcla la harina con la sal, el azúcar y el polvo para hornear en un procesador de alimentos. Adiciona dos cucharadas de mantequilla y sigue batiendo hasta que la mezcla luzca como harina gruesa. Agrega el resto de la mantequilla y sigue batiendo hasta que se hagan bolitas del tamaño de un chícharo.

Incorpora entonces 1/4 de taza de agua bien fría y bate unas cuantas veces más. La masa debe quedar compacta. Si no, adiciona cucharadas de agua, una a la vez, mientras bates. No deben ser más de cuatro.

Ya lista la masa, sácala del procesador, has una bola con ella. Aplástala con las manos hasta formar un disco y ponla en un nylon para envolver. Colócala en el refrigerador y déjala reposar 1 hora.

Pasado ese tiempo, espolvorea una superficie plana ligeramente con harina y forma un disco de 12 pulgadas de diámetro. Acomoda el disco en un molde de 9 pulgadas de diámetro y con lo que te sobre, arma el borde de la tarta, envolviendo hacia adentro y dándole la forma que prefieras para darle la terminación. Ponlo en el refri durante 30 minutos.

Mientras, precalienta el horno a 425⁰F y coloca dentro una bandeja para hornear vacía por 30 minutos.

El relleno:

Mezcla todos los ingredientes del relleno menos los pistachos. Puedes hacerlo en el procesador, la batidora, o a mano con unas varillas.

Cuando hayas horneado la masa por 20 minutos a 425⁰F, sácala y coloca los pistachos en ella, vierte la mezcla del resto de los ingredientes del relleno y coloca el molde sobre la bandeja vacía que habías precalentado. En ese momento, baja la temperatura del horno a 325⁰F y hornea 50 a 55 minutos.

Deja que se refresque antes de servir. Se pone muy sabroso si luego de refrescarlo lo pones un rato en el refri.

La decoración de las hojitas es opcional. Me compré los cortadores para hacerlas en William Sonoma y me daba miedo ponerlas desde el inicio, así que las puse en los últimos 15 minutos del pie al horno. Previamente las pinté con huevo batido con ayuda de una brocha de silicona.

Tips

Si se te empiezan a dorar demasiado los bordes de la tarta, tápalas con papel de aluminio y regrésala al horno.

Puedes hacerlo con masa pre-elaborada del mercado. Un paquete de dos es perfecto si quieres decorarlo. Usas uno para la base y otro para las hojitas.