Header

Blog Archives

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

¿Se acuerdan de los coquitos acaramelados? Eso parecen estas albóndigas de pollo en salsa Buffalo que he preparado especialmente para el Super Bowl pero que si le agarran la vuelta, estoy segura que se convertirán en una tapa frecuente para ver cualquier deporte o llevar a cualquier fiesta.

Lleva muchos ingredientes pero la receta es nada complicada. Ya verán.

En ella mezclo los sabores de Cuba, Puerto Rico, México y Estados Unidos. Es un plato bastante sano, si tenemos en cuenta que las albóndigas se hacen al horno y que puedes elegir un picadillo de pollo bajo en grasas.

Pero sin culpas, que el Super Bowl es una vez al año.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

La salsa queda glaseada, brillosa y pegajosa. En inglés esta receta se llamaría Sticky Buffalo Chicken Meatballs o algo por el estilo.

Da para 16 albóndigas del tamaño de una pelota de golf.

Ingredientes

Para el sofrito crudo:
10 hojas de culantro
2 dientes de ajo
1/2 cebolla morada mediana
1/2 pimiento rojo
1 ají cubanelle
1 ají cachucha
1 cdta de comino en polvo
1 cdta de pimentón dulce

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de pechuga de pollo
1 taza de panko
1 huevo
1/3 de taza de sofrito crudo
1/2 cdta de sal
2 cdas de aceite (el que quieras)

Para la salsa Buffalo:
2/3 de taza de salsa Buffalo (yo usé Frank’s)
1/2 taza de azúcar moreno
El jugo de una lima (el limón verde)

Para la salsa de blue cheese:
1/2 taza de blue cheese desmoronado
2 cdas de crema mexicana
2 cdas de agua

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Preparación

Pon todos los ingredientes del sofrito crudo en la batidora, el procesador de alimentos o el NutriBullet y has una pasta con ellos. No vas a usar todo. Así que mezcla 1/3 de taza con el picadillo de pollo, el panko, la sal y el huevo. El mejor modo de hacerlo es con las manos. Asegúrate de que las tienes limpias. Reserva el resto para otra receta. Puedes usarlo en un guiso, una sopa o un potaje.

Pon las 2 cucharadas de aceite en un cuenco del que se te sea fácil tomarlo para untarte las manos con él, pues cada 3 albóndigas más o menos te debes engrasar las manos para darle forma sin que te peguen en las manos y para que queden parejitas.

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Cubre una bandeja resistente al horno con papel aluminio o con uno de esos pliegos de silicona que se usan para el horno. Ve haciendo albóndigas del tamaño de una pelota de golf y colocándolas en la bandeja. Hornea 10 minutos.

Mientras tanto, haz la salsa. Une todos los ingredientes en una sartén o una cazuela mediana y los cocina a fuego medio unos 10 minutos. El azúcar debe desleírse totalmente y la salsa debe reducirse casi a la mitad.

Cuando estén las albóndigas y la salsa se encuentre en su punto (más o menos coinciden), echa las albóndigas en la cazuela. Cocina unos 4-5 minutos, moviendo la cazuela con fuerza para que las albóndigas se vayan volteando y cubriéndose con esa salsita Buffalo mejorada, rica y pegajosa. Traten de no mover las albóndigas o háganlo con cuidado para que no se maltraten, aunque no son fáciles de romper.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Quedan jugosas por dentro con ese sofrito crudo y pegajosas por fuera, aunque no se pegan entre ellas.

Por último bate los ingredientes de la salsa de blue cheese que es lo mejor que se ha inventado junto con el apio para acompañar lo que cocines con salsa Buffalo. Si no tienes crema mexicana, te recomiendo esta otra forma de preparar la salsa.

Si tienen dudas con algunos utensilios e ingredientes, pueden consultar mis recomendaciones en Amazon.

Comparte esta receta en tus redes para que la tengas a mano el domingo.

¿Te gusta el fútbol americano o sólo la fiesta, los comerciales, la música, los amigos y la comida del Gran Juego?

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Me fascinan las recetas de Nobu, sobre todo las que fusionan la comida japonesa con la latina. Tengo unas cuantas recetas de él en el blog que siguen esta línea, así como algunas tradicionales japonesas, pero creo que este arroz con pollo peruano ha sido la receta más criolla que he preparado de la mano de este chef japonés.

He tenido el placer de comer en los dos restaurantes de Nobu en Nueva York y recuerdo cada bocado con mucho placer. Nobu comenzó como chef de sushi en Shinjuku y hoy tiene restaurantes en Milán, Londres, Qatar, Grecia, Dallas, Tokyo, Honolulu, Moscú, Miami, Dubai, Ciudad de México, Budapest y Hong Kong.

Un día un cliente peruano descendiente de japoneses le sugirió abrir un restaurante en Japón. Con 24 años, Nobu terminó trasladándose a Lima en el año 1973 y abrió un restaurante junto con su socio, el dueño del Matsué de Japón, al que llamaron también Matsué. Allí nuestro chef no encontraba los mismos productos que usaba en Japón y comenzó a improvisar con productos peruanos, dando lugar a la fusión magnífica por la que se ha convertido en un icono en una de las cocinas más in del mundo.

En sus propias palabras: “El estilo Nobu es el resultado de una evolución natural mientras exploraba los ingredientes disponibles en esos países, aprendía de sus cocinas, modificaba las combinaciones de ingredientes y ponía a prueba mi creatividad”.

Y este mes en Cooking the Chef lo celebramos con este delicioso arroz con pollo. Puedes ver todas las recetas que hemos elaborado aquí.

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Este arroz con pollo peruano lo encontré en su libro Nobu Hoy. Es completamente su estilo, técnica sencilla para realzar los sabores de los mejores ingredientes y su toque personal. Da para 4 y lleva poco más de media hora. Es facilísimo y lo disfrutamos un montón, así que definitivamente lo repetiremos muchas veces en los días por venir.

Ingredientes

2 tazas de arroz japonés
4 contramuslos sin hueso
1 diente de ajo grande
1 maso de cilantro (50 g)
380 ml de cerveza (1 cerveza aproximadamente)
1 cdta de sal

Preparación

Enjuaga el arroz unas tres veces, ponlo en remojo en agua fría (del refrigerador).

Corta los contramuslos en cuadritos un poco más grandes que un bocado, porque se reducen durante la cocción.

Pon a escurrir el arroz.

Pica el ajo en láminas de 2 milímetros y pica bien el cilantro (yo lo trituré en el procesador con la función pulse).

Coloca todos los ingredientes en una cazuela con tapa. Si tienes una de barro, es lo que recomienda el chef. Ten en cuenta que tiene que quedar bien tapada. Mezcla todo bien y tápala. Pon el fuego fuerte y cuando vaya a comenzar a hervir, baja el fuego a medio y cocina 15 minutos. Luego apaga el fuego y déjalo reposar 10 minutos. Tapado todo el tiempo.

Remueve bien antes de servir. Yo lo acompañé con shōga (encurtido de palitos de jengibre) pero pueden prescindir de este y servirlo con ensalada.

¿Con qué lo acompañarías tú?

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Ojo, la receta del libro decía 700 ml de arroz. Los sólidos no se miden en mililitros y he tenido mi momento de pánico, pero como decía que la receta era para 4, usé dos tazas de arroz, que es lo que comerían 4 personas. Imagino que es un error de los editores.

Si quieres ver las otras recetas de Nobu que tengo en el blog, simplemente has click en “Nobu” en los tags de este post a la izquierda arriba de esta publicación.

Pollo a la mantequilla. Receta india

Pollo a la mantequilla. Receta india

La primera vez que probé el pollo a la mantequilla fue en Tokyo, en un restaurante llamado Malika, cerca de donde nos quedamos casi siempre que vamos allá. Enseguida se convirtió en una de mis recetas preferidas de la comida india y a cada rato lo hago en casa, pero no había podido fotografiarla.

Y todo sucede por alguna razón. Hasta ahora no había encontrado las cazuelitas que aparecen en la foto y que tan bien le vienen a este plato. Las compré recientemente en Gran Canaria en una tienda llamada Rocasa, en la que paré mientras hacía un recorrido por el casco histórico de Las Palmas con mi colega bloguera Debora Macía Suárez, del blog Mi toque en la cocina, que les recomiendo de todo corazón, porque ella cocina muy bien y hace recetas deliciosas de todas partes del mundo que ilustra con muy buenas fotos.

Los que me siguen en las redes ya seguro sabían que me pasé unos días por Canarias. El trabajo de antes y después de las vacaciones y ellas mismas me han mantenido un poco alejada del blog durante un mes. Ahora estoy agarrando otra vez impulso y pronto espero compartir con ustedes algunos platos que descubrí en Canarias y contarles de mis aventuras por allá.

Hoy vamos con este delicioso pollo a la mantequilla, que da para 4 y está inspirado en una receta del libro Cocina india. Lleva muchos ingredientes pero es bastante fácil de hacer, a pesar de que lleva una hora. El sabor es fabuloso. Eso sí, un poco picante.

Pollo a la mantequilla

Ingredientes

6 contramuslos de pollo sin piel ni hueso
1 cdta de jengibre fresco rallado
1 diente de ajo rallado
2 cdtas de garam masala
2 cdtas de cilantro molido (coriander powder)
1 cdta de pimienta de cayena
1 cdata de semillas de comino
3 cardamomos verdes
3 granos de pimienta negra
1 cdta de sal
1/2 taza de yogurt griego
2 cdas de salsa de tomate

1 1/4 barra (150 g) de mantequilla
1 cda de aceite vegetal
1/2 cebolla blanca grande picadita

2/3 de taza (150 ml) de agua
2 hojas de laurel
1/2 taza de leche evaporada o de nata líquida ligera
Cilantro picadito

Pollo a la mantequilla (Butter Chicken)

Preparación

Corta el pollo en cubitos del tamaño de un bocado. Mezcla el resto de los ingredientes del primer grupo y cubre completamente el pollo para que se impregne bien con esta salsa.

Derrite la mantequilla a fuego medio en una cazuela mediana. Añade inmediatamente el aceite para que no se queme la mantequilla y agrega la cebolla, cubriéndola con la mantequilla y friéndola hasta que comience a dorarse, unos 6-7 minutos removiendo seguido.

Agrega el pollo y saltéalo durante 7-8 minutos.

Adiciona el agua y las hojas de laurel. Cocina durante 30 minutos, moviendo cada 2 o 3 minutos para que no se pegue la salsa en el fondo.

Incorpora la leche evaporada y remueve vigorosamente. Sigue cocinando otros 10-15 minutos, hasta que tenga el espesor deseado. Debe quedar espesa para que puedas disfrutarlo bien con un naan bien calentico.

Retira los cardamomos, el laurel y los granos de pimienta. Remueve otra vez vigorosamente antes de servir. Adorna con el cilantro picadito.

La salsa es fabulosa, puedes pasarle el naan al fondo de la cazuela y de los platos sin pena.

¿Has probado este plato? ¿Te atreves a prepararlo en casa?