Header

Blog Archives

Tacos de pollo

Tacos de pollo

Me fascina la comida mexicana y aunque últimamente no la cocino muy seguido, tengo mi reserva de salsas y sazones que traigo de mis viajes a ese hermoso país. Me encantan sus moles, las salsas de almendra con picante, el huitlacoche… Pero no se preocupen, que esta receta es muy simple, los ingredientes muy fáciles de conseguir, y en menos de 20 minutos puede estar lista. Da para unos 9 o 10 tacos.
Ingredientes
2 pechugas de pollo deshuesadas
1/2 ají verde
1/2 ají rojo, naranja o amarillo
1/2 cebolla morada mediana
1 manojo de cilantro
2 cdas. de aceite vegetal
Sal
Pimienta
Comino en polvo
Chile en polvo
Preparación
Corta las pechugas de pollo en tiras finitas y adoba a gusto con la sal, la pimienta, el comino y el chile.
Pica los ajíes y la cebolla a la juliana.
Desecha los tallos gruesos del cilantro y pica el resto. Colócalo en un cuenco y resérvalo para cuando estén listos los tacos.
Calienta el aceite en un sartén, agrega el pollo y dóralo a fuego medio alto, moviendo seguido para que se selle uniformemente, por unos 3 o 4 minutos. Baja la candela a mediana y tapa el sartén, cocina otros 3 o 4 minutos, comprueba que está bien cocinado. 
Añade la cebolla y los ajíes, sofríe levemente, revolviendo todo el tiempo, sin dejar que pierdan su dureza completamente, pero lo suficiente para que desprendan algo de sus jugos.
Sirve sobre unas tortillas calenticas, como en la foto de arriba, con pico de gallo y cilantro.
Tips
Calienta las tortillas mientras cocinas el pollo con la sartén tapada y resérvalas dentro de un paño para que no pierdan el calor.
En vez del pico de gallo -o además- puedes añadirle a los tacos tu salsa picante preferida.

Pollo a lo Linda

polloalalinda
Linda Goodman es una querida amiga y cliente con la que comparto el gusto por la buena cocina y el amor por los libros, entre otras cosas. Es una persona que admiro muchísimo, incansable, culta y muy cómica –nos divertimos cantidad intercambiando mensajes mientras trabajamos. Ella es norteamericana, pero habla muy bien el español, y también francés, y un poco de italiano. Además, es una inventora de palabras fantástica.
Desde los primeros días del blog Linda me envió esta receta, que dejé para hacer un fin de semana porque lleva un poco más de una hora. Créanme que vale la pena invertir ese tiempo en hacerla. No es nada complicada, pero lleva 1 hora al horno.
Da para 3 o 4 personas.
Ingredientes
1 libra de pechuga de pollo deshuesada
2 ramitas de romero fresco
1/3 taza de Vermouth
3 cdas. de mostaza Dijon
1 diente de ajo
1/2 cdta. de jengibre en polvo
4 onzas de sundried tomatos
1/2 taza de aceitunas negras deshuesadas
1 taza de champiñones picados en rueditas
1 cebolla
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
Preparación
Limpia el pollo de grasa, de tenerla. Pica las pechugas en pedazos, o filetes gruesos y salpimiéntalas.
Pica el ajo en ruedas finitas. Bate el Vermouth con el jengibre y la mostaza. Agrega ambas cosas al pollo y ponlo a marinar.
Precalienta el horno a 350 grados Fahrenheit.
Mientras, corta el tomate a la juliana, las aceitunas en rueditas no tan finitas, el hongo si no lo has picado todavía, y la cebolla en ruedas como de 7 mm grosor.
Unta de aceite de oliva un recipiente de barro o vidrio que puedas meter al horno. Cubre el fondo con las rodajas de cebolla, luego coloca el pollo y le esparces por encima el tomate, las aceitunas, los hongos y el romero. Baña con el líquido que usaste para aliñar el pollo.
Tapa la fuente con papel aluminio y mete al horno por 30 minutos. Pasado ese tiempo, retira el aluminio y deja en el horno otros 30 minutos. Chequea que el pollo está bien hecho. Debe quedar salsa en el fondo, es deliciosa. Saca el recipiente del horno y deja reposar unos 10 minutos.
Sirve con arroz blanco, arroz integral, quinoa o couscus. En casa lo comimos con una mezcla de quinoa y arroz integral deliciosa (ver foto de la izquierda), que se cocina en el microondas en 90 segundos. Un paquete da para dos. Lo venden también en Whole Foods.
Tips
Puedes usar encuentros de pollo o esos paquetes de pechuga que vienen picadas como para deditos de pollo. Es este último caso, disminuye el tiempo que lo cocinas sin el papel aluminio. 

Curry de pollo estilo tailandés

pollo-al-curry-estilo-tailandes
Este plato es divino y lo hago casi siempre una vez por semana, lo mismo con pasta de curry verde que roja. Cuando lo aprendí a hacer sólo usaba leche de coco, curry, puerro y piña, pero con los años mis amigos se han encargado de enriquecer la receta y hacerla aún más sabrosa. Te va a parecer que lleva muchos ingredientes pero es muy fácil y rápido de hacer. No lleva más de media hora de preparación. Eso sí, queda un poco picante.
Esta receta da para 2 personas.
Ingredientes 
1 lata de leche de coco
2 pechugas de pollo medianas sin hueso
sal
pimienta
jengibre en polvo
1 cda. rasa de pasta de curry rojo (o verde)
2 ajíes rojos pequeños
1 puerro
varias ramitas de brócoli
1 cebolla pequeña
4 dientes de ajo
½ taza de piña picada en cuadritos
2 cdas. de aceite de sésamo
2 cdas. de salsa soya
1 ramito de cilantro
Preparación
Corta el pollo en cubitos de 1” x 1”. Ponle sal, pimienta y jengibre en polvo a tu gusto.
Pica el ají, el ajo, la cebolla y la parte blanca del puerro en rueditas.
Del brócoli sólo usa los “arbolitos”. Ponlo aparte.
En una sartén, calienta una cucharada de aceite de sésamo y otra de salsa soya. Dora los cuadritos de pollo en esa mezcla.
Mientras, para ahorrar tiempo, puedes ir calentando un wok. En este pon, a fuego mediano, el resto el aceite de sésamo y la soya junto a la pasta de curry.  Revuelve. Añade la cebolla, el ají y el puerro. Sofríe por 2 minutos. Añade el ajo y revuelve otro minuto. Luego la piña y mueve dos minutos más.
Cuando el pollo esté dorado, pásalo al wok, échale la leche de coco, el cilantro y el brócoli. Tápalo y cocina por 5 minutos o hasta que cuaje, revolviendo una vez por minuto.
Servir con arroz jazmín, a un lado o separado.
Tips
El arroz jazmín queda delicioso si lo cocinas con unas tiritas de ralladura de limón secas, sin grasa y bajo de sal.
Si no tienes un wok, puedes usar un calderito mediano o un sartén hondo.
Puedes usar leche de coco baja en grasas y queda igual de rico.
El pollo se puede sustituir por pescado o carne de puerco.
La parte verde del puerro la puedes guardar y usar luego en sopas o caldos.