Header

Blog Archives

Contramuslos rellenos con cuatro quesos y bacon

Contramuslos rellenos con cuatro quesos y bacon

Este lunes es feriado y el domingo fue un poco raro. Suele pasar cuando hay puente. Quería ir a dar una vuelta, pero al final nos quedamos en casa haciendo esas tareas inevitables de fin de semana (por fin quité el arbolito). De pronto paré porque me entraron ganas de cocinar y me inspiré con estos contramuslos rellenos con cuatro quesos y bacon acompañados de arroz verde.

Pueden hacer esta receta con pechugas también, aunque les advierto que seguro será más jugosa con los contramuslos. Le recomiendo comprarlos sin piel ni hueso para que no pasen trabajo.

El arroz verde con el que lo serví era una delicia. Mi esposo está fascinado con su olor y sabor y será la próxima receta que comparta con ustedes. Ahora vamos con el pollo.

Ingredientes

4 contramuslos (encuentros) sin hueso ni piel
Sal
Pimienta
4 palitos de queso Gouda ahumado*
4 palitos de queso Gorgonzola*
4 palitos de queso Mozzarella*
4 palitos de queso de cabra*
12 tiras de bacon
3/4 de taza de aceite vegetal

*Los palitos de queso son de 2 pulgadas (5 cm) de largo y media pulgada (poco más de 1 cm) de ancho.

Pollo relleno con cuatro quesos y bacon

Preparación

Limpia bien la grasa de los contramuslos. Deben quedar como bisteques de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor (poco más de 1 centímetro). Te quedarán como 4 bisteques de pollo.

Coloca transversalmente en el centro de cada bistec 1 palito de queso de cada uno y enróllalos.

Cubre cada rollito con bacon, primero con una tira que tape las puntas para que no se salga mucho el queso cuando se derrita; y luego con otras dos que le den la vuelta en el mismo sentido que has enrollado el pollo. No necesitas ponerle un palillo ni amarrarlas, se queda bien pegado el bacon.

Calienta el aceite en una cazuela mediana o un sartén hondo y ponlo a fuego medio. Fríe el pollo 10 minutos por cada lado. Cuando esté listo, colócalo sobre papel toalla para escurrir el exceso de grasa.

No queda nada grasoso, pero si quieres ponerlos al horno en vez de freírlos, colócalos en una bandeja untada de aceite en spray y con el horno precalentado a 400⁰F (200⁰C) cocínalos 25 a 30 minutos, hasta que el bacon esté doradito.

Otras ideas que puedes aplicar a esta receta son adobar el pollo con otras especias y/o con antelación. También puedes ponerle naranja agria, o combinar el queso con ciruelas secas si te gusta el contraste dulce-salado.

¿Cómo te animas a hacerlo?

pollo relleno

Pechuga de pollo asada

pechuga-de-pollo-asada

Pechuga de pollo asada

Ya hace un rato les debía la receta de pechuga de pollo asada de mi esposo. Como les he contado, el fin de semana él suele preparar unas 4 libras de pechuga que vamos usando durante la semana en diferentes platos.

Puede sonar aburrido, pero de eso nada. Con ellas hacemos platos variados como fajitas, calentando el pollo a fuego medio en una sartén con pimientos de colores y cebolla, todo cortado en tiritas y servido en tortillas mexicanas, que recomiendo servir con la salsa de aguacate y cilantro de Laylita; quesadillas, adicionando pimientos asados en conserva bien escurridos; arroz frito con pollo y curry, ideal para usar restos de arroz; ensaladas como esta de fresas, la ya famosa ensalada de Emilio, o esta otra con col y maní; y es riquísimo con cuscús, lo mismo este de Jamie Oliver que el de cúrcuma.

Mi esposo cocina las pechugas al horno o en unos cuantos sartenes a la vez. En el caso de las sartenes, dependiendo del grosor de los filetes, las cocina de 5 a 7 minutos por cada lado y cuando las prepara en el horno, las hace como te contaré hoy. En ambos casos, es importante dejar que se refresquen antes de taparlas y guardarlas en el refrigerador. Las puedes sazonar como gustes, usar estos métodos y luego preparar los platos que te recomendaba en el segundo párrafo o lo que se te ocurra hacer con ellas. Pastas, sándwiches, curry, todo es bienvenido.

Cuando las hace en el horno puedes añadir calabaza, papas o boniatos y que se cocinen de una vez en la bandeja. Ya con esto y poco más tendrás la primera comida completa con las pechugas asadas.

pechugas-de-pollo-asadas

Pechuga de pollo asada

Ingredientes

4 libras de pechugas de pollo sin hueso
2 cdas de cúrcuma en polvo
1 cda de eneldo en polvo
1/2 cda de curry en polvo
1/2 cda de Old Bay en polvo
Aceite en spray

Para los boniatos
Boniatos
Aceite de oliva (opcional)

Preparación

Corta las pechugas en filetes de un dedo de grosor. Aproximadamente 1.5 a 2 cm.

Mezcla las especias en un plato hondo. Ve pasando las pechugas por ellas tratando de cubrirlas lo más que puedas pero sin que sea excesiva la sazón. Tápalas y ponlas en el refri una media hora.

Mientras, pela los boniatos y córtalos en ruedas de aproximadamente 2 cm de grosor.

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Engrasa la bandeja con el aceite en spray. Y si vas a ponerle aceite a los boniatos, hazlo en este momento. Sólo un poco, que no chorreen. El objetivo es preparar las pechugas del modo más sano posible.

Cubre el fondo de la bandeja con las pechugas de pollo, ponle encima o en los huecos que queden entre ellas los boniatos y hornea durante 40 minutos. No es necesario virarlas, pero puedes hacerlo en los últimos 5 minutos.

Las ramas de romero de la foto están sólo para adornar.

Este modo de servir las pechugas con boniato me encanta para Acción de gracias. Si eres uno de esos que te niegas a comer pavo ese día, o si quieres preparar algo extra porque no le gusta a alguien de tu entorno, guarda la receta en su Pinterest o Facebook.

Arroz frito con pollo y curry

arroz frito con pollo y curry

Arroz frito con pollo y curry

Hace unos días le comentaba en el Instagram que mi esposo cocina abundantes pechugas de pollo a la plancha los fines de semana y las guardamos en un cuenco de cristal para usarlas en platos diversos durante la semana. Ya he prometido pronto pararme a su lado cuando haga el pollo y anotar qué le pone y cuánto. Hoy vamos con este arroz frito con pollo y curry en el que pueden usar sus sobras de pollo favoritas.

Importante: el arroz debe estar frío del refrigerador, para que no se desbarate y si se ha hecho pelotones, debes romperlos con cuidado con un tenedor antes de comenzar a preparar este plato.

El curry que empleé es curry tailandés rojo (gaeng pet) que se puede preparar en casa mezclando los ingredientes que lleva en un mortero, o comprarlo hecho. Se consigue en casi todos los mercados en Estados Unidos una marca aceptable y en los mercados de productos asiáticos algunas mucho más sabrosas.

Los tailandeses no preparan así su arroz frito. Es una versión muy personal, pero el sabor con que queda me encanta y va a tono con la comida tailandesa. Espero lo prueben y les guste tanto como a nosotros. Se prepara en menos de 10 minutos.

Esta receta es para dos raciones.

arroz frito con pollo y curry tailandes

Arroz frito con pollo y curry tailandés

Ingredientes

2 cdas de aceite de coco
1 cdta de pasta de curry rojo
2 filetes de pechuga de pollo, cortados en cubitos tamaño bocado
1 cda de salsa de pescado (fish sauce)
2 cdas de salsa soya
2 tazas de arroz basmati cocinado
La parte verde de 1 cebollino, para adornar

Preparación

Calienta el aceite de coco en un wok o una sartén grande y agrega la pasta de curry. Disuelve la pasta en el aceite mientras la sofríes aproximadamente 1 minuto.

Agrega el resto de los ingredientes, con excepción del cebollino, y saltea durante 5 minutos aproximadamente.

Sirve de inmediato y adórnalo con el cebollino cortado en rueditas. Si lo picas transversalmente, le da un toque muy chulo. Esos pequeños detalles hacen la diferencia en un plato.