Header

Blog Archives

10 formas de usar las sobras de pollo

sobras de pollo

El pollo es una de las carnes más socorridas, no es caro y es saludable. En casa consumimos bastante y a veces hasta cocinamos una cantidad grande de pechugas el sábado o el domingo para tenerlas a mano entre semana. Estas son algunas de las 10 formas de usar las sobras de pollo en mi casa. Me encantaría saber cómo las usas tú, que siempre viene bien variar los platos de nuestras cocinas.

Aquí en Estados Unidos en muchos mercados venden pollos enteros asados de $5 a $7 y es muy común comprar uno antes de llegar a casa, sobre todo cuando se nos hace tarde y no queremos llegar a comenzar a cocinar. Nos comemos un pedazo y luego no sabemos qué hacer con el resto. Aquí también vienen al caso estas 10 variantes que espero te ayuden en tu día a día.

Pizza-buffalo-de-pollo

1 – Ensalada – Entero o cortado en cuadritos, especial para una ensalada Caesar o la famosa Waldorf.

2 – Pies, empanadas o quiches – Si ya tienes el pollo cocinado y compras la masa hecha, pueden estar listos en media hora y son ideales para comer con ensalada de lechugas durante el verano o los brunchs del fin de semana. Yo hago uno pasando el pollo por el procesador y me quito unos cuantos minutos de encima de cortarlo; pero mi preferido es una receta turca llamada pilaf con velo.

3 – Pizza – combinándolo con tus ingredientes favoritos puedes crear una pizza con salsa Alfredo o Buffalo.

Croquetas de pollo

4 – Croquetas – Una de las formas en que más lo usaba mi abuelita. Y mi amiga Isbel las hace de muerte lenta. No te puedes perder su receta.

5 – Causa limeña – Las causas son divinas con pescados y mariscos, pero mi madre no los come y prefiero preparársela con pollo.

causita

6 – Pastas – A mí no me gusta mucho ponerle pollo a las pastas, pero si es en una ensalada fría con macarrones, me la como toda. Para la pasta Alfredo, que tanto le gusta a todos, les recomiendo esta receta light.

7 – Cuscús – Este es mi nuevo vicio ya sea en las noches o para llevar al trabajo. Adoro el cuscús, sobre todo porque está listo para comer en 5 minutos. Le pongo vegetales y pollo por encima y a disfrutar de un plato colorido y delicioso en menos de 1/4 de hora.

8 – Sándwiches – Le pones un poco de pesto tradicional o el de tomates marinados a un pan italiano, agregas lechuga, queso mozzarella y pollo y voilà! ¡Tremendo sándwich!

pesto de tomates secos

9 – Comida mexicana – En unos tacos con vegetales salteados, tostadas con lechuga y crema por encima, quesadillas con salsa de melocotón o de mango a un lado, enfrijoladas y enchiladas. Muchísimas opciones deliciosas. Moraleja, siempre ten pollo, tortilla y salsa en el refrigerador.

10 – Arroz frito – Tanto las sobras de pollo como las de carne, son buenísimas para juntar con sobras de arroz y preparar una comida china casera en minutos, mucho más sana y deliciosa que la que encargamos.

 

Pizza de pollo Buffalo

chicken-buffalo-pizza

Pizza de pollo estilo Buffalo. Especial para el #SuperBowl

 

Este domingo es el SuperBowl y ya me estoy preparando para la fiesta con esta pizza de pollo estilo Buffalo, que combina dos de los platos que más se consumen ese día, alitas de pollo Buffalo y pizza. Otro de los platos favoritos de esa noche es el guacamole, y creo que prepararé otra vez mi guacamole cubano.

La verdad que yo no entiendo el fútbol americano por mucho que me lo han explicado, pero disfruto muchísimo ese evento con mis amigos y me encanta ver los comerciales y el espectáculo del medio tiempo.

La masa de esta pizza es hecha en casa y les dejo el link abajo en la lista de ingredientes, pero para andar más rápido, pueden comprar la masa hecha e incluso una de esas cajitas de pollo cocinado. Siguiendo esta receta que da para 4, emplearías como hora y media.

pizza-cortada-buffalo

El sabor de las alitas de pollo y la pizza en un mismo bocado. No te lo pierdas.

 

Ingredientes

1 masa de pizza casera, la receta aquí
1 pechuga de pollo sin hueso
1 taza de queso Ricotta
½ taza de dressing de queso azul + otro poco para servir la pizza
3 palitos de apio
Salsa Buffalo
3 cdas de aceite de oliva

Preparación

Con la masa puedes hacer dos pizzas redondas medianas o esta rectangular grandota. Yo hice lo segundo.

Mientras reposa la masa de la pizza, según la receta que he enlazado en la lista de ingredientes, corta la pechuga en filetes, salpimiéntalas y fríelas en una cucharada de aceite de oliva, dorándolas primero 4 minutos por cada lado y cocinándolas 10 minutos por cada lado después. Córtala en cubitos o en tiras finitas. Corta también los palitos de apio en rueditas y mezcla bien la Ricotta con el dressing.

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C). Unta la bandeja con 1 cucharada de aceite.

Cuando esté la masa, estírala y colócala sobre la bandeja. Usa el resto de aceite para la parte de arriba de la pizza, esparciéndolo con una brochita. Luego riega la mezcla de quesos sobre la pizza, dejando los bordes libres. Esparce sobre esta salsa blanca los pedazos de pollo y de apio. Rocía con unas gotas de salsa Buffalo y hornea durante 25 a 30 minutos, que te queden dorados los bordes, y con cuidado no se te quemen.

Corta la pizza en 8 cuadros y que cada uno le ponga salsa Buffalo y dressing de queso azul por encima al gusto.

Pizza-buffalo-de-pollo

Enchiladas en mole

enchiladasenmole

Enchiladas en mole #ComidaMexicana

Las enchiladas en mole son mis preferidas. Pero todas me encantan y son facilísimas de hacer. El secreto para que queden ricas la calidad de la salsa. El pollo en esta receta sólo tiene sal y el sabor delicioso de este plato viene del mole.

El mole es una salsa mexicana que existe desde los tiempos prehispánicos y no fue hasta el siglo XVII que se le añadieron más de 20 ingredientes. Existen muchos tipos de mole en México, entre los que se destacan el Poblano, el Oaxaqueño, el verde y el amarillo. Yo nunca lo he hecho en casa, pero lo he comido hecho por algunas amigas e infinitas veces en México. Es de esas cosas que no puedes dejar de comer.

La receta que les traigo hoy la hice con un frasco de mole tipo Poblano de La Costeña, que me gusta cantidad. Les recomiendo también Doña María. En Miami ya se consiguen en casi todos los supermercados, así que ya no tengo que esperar mi viaje anual a Guadalajara para comprarlo. Si tienes un mercado de comida latina cerca, seguramente lo tendrán a la venta.

Le puse crema encima a las enchiladas en el momento de servirlas porque me encanta, pero no es imprescindible. La recomiendo si te encanta como a mí o si entre los comensales hay personas poco tolerantes al picante, pues ayuda a rebajarlo. Aunque aclaro, este mole no es muy picante. Puesde ponerle simplemente el queso, la cebolla y espolvorearlas con semillas de ajonjolí.

Ingredientes

2 pechugas de pollo
1 frasco de mole de 235 g (yo usé La Costeña)
10 tortillas
1/3 taza de aceite
Crema mexicana (usé Cacique) (opcional)
Queso blanco fresco
Cebolla blanca mediana

Preparación

Cocina las pechugas de pollo en abundante agua, para luego usar el caldo. Puedes adicionar algunos vegetales al caldo si lo prefieres. Las cociné enteras en la olla de presión, 20 minutos después que comenzó a pitar, pero puedes cocinarlas en una cazuela en 35-40 minutos si las cortas en trozos pequeños.

Una vez listas las pechugas, deja que se refresquen, desmenúzalas y ponle sal a gusto.

Corta el queso en pedazos chiquitos o desmorónalo. Pica la cebolla en ruedas.

Usa el frasco de mole para medir el caldo de pollo y mezcla el mole con 4 veces el caldo. Caliéntalo a fuego medio en una cazuela, removiendo para que se deslía bien el mole, hasta que se forme una salsa medio espesa. Separa la mitad del mole en un sartén o en un cuenco ancho.

Precalienta el horno a 350°F (180°C).

Pon a calentar el aceite a fuego medio en un sartén. Pasa una de las tortillas por el aceite, como si fueras a freírla, pero solo déjala unos segundos, para que se ablande. Pásala luego por el mole que tienes en el sartén, colócala en un plato, ponle un par de cucharadas del pollo desmenuzado, envuélvela y colócala en una fuente resistente al horno con el empate hacia abajo. Has lo mismo con el resto de las tortillas y ve colocando una al lado de la otra en una fuente. Ponle la otra mitad del mole por encima y hornea durante 10 minutos.

Yo preparé dos fuentes. Nos comimos una ya y la otra la guardé en el congelador bien tapada y me queda adelantado para una comida entre semana. Si haces esto también, recuerda que debes dejar que el recipiente alcance la temperatura ambiente, pues si lo metes frío al horno, se va a quebrar.

Sirve inmediatamente con crema, queso fresco desmoronado y aros de cebolla al gusto por encima.

De este mismo modo puedes preparar enchiladas verdes, usando salsa verde mexicana.

Las tortillas también puedes rellenarlas con pavo. A mí me encanta hacerlas con el que sobra de Acción de gracias.

enchiladas en mole