Header

Blog Archives

Flan de turrón

Flan de turrón

En casa no hay Navidad sin turrón y difícilmente queda alguno pero tal vez a ustedes sí. Este año compré un turrón de Jijona extra expresamente para hacer flan de turrón. Mi esposo que no es muy dulcero, ha quedado encantado, con eso se los digo todo.

Hace unos años hice uno que no recuerdo le gustara tanto. Tal vez porque el que hoy les traigo tiene leche evaporada o tal vez porque no es muy dulce (cada vez nos gustan los postres menos dulces) o tal vez las dos cosas.

Crecí escuchando a los adultos recordar los tiempos en que tenían turrones en la Navidad y cuando los probé ya siendo adulta, quedé enamorada. Emilio sí llegó a probarlos de niño y me dice que le gustaban tanto que para él no eran ni un postre ni era comida salada, era otra cosa aparte, muy superior.

Flan de turrón

Puede que la razón por la que durante las fiestas de fin de año nuestros padres y abuelos no ponían en la mesa los turrones de maní que comíamos de enero a diciembre era ese recuerdo tan especial de lo ricos que eran los turrones españoles que tanto añoraban.

La Navidad también había desaparecido y más que nada la gente celebraba el fin de año -que para colmo traía consigo el aniversario de la revolución el primero de enero-, con la comida que apareciera, pero tratando de que no faltara un pedazo de cerdo para asar, el congrí y la yuca; y se hacían dulces criollos en almíbar, como el de frutambomba o los cascos de naranja, que comíamos con queso crema o queso blanco fresco si estábamos de suerte.

Y las cosas no han cambiado mucho… Mejor vamos a la receta del flan de turrón, que es ideal hacer hoy y así tenerlo listo para la cena de Noche Vieja.

 

Flan de turrón

Ingredientes

Caramelo para el molde
1 turrón blando (Jijona)  de 200 g
1 lata de 12 oz (350 ml) de leche evaporada
3 cdas de leche condensada
1 pizca de sal
6 huevos medianos

Preparación

Precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C). Cubre el interior del molde con el caramelo. Puede ser comprado hecho o lo puedes prepararlo en casa con las instrucciones que te doy aquí.

Corta el turrón toscamente y colócalo en la batidora. Vierte en esta la leche evaporada, la condensada y la sal. Bate hasta que el turrón quede bien triturado. Pasa el batido a un cuenco y añade los huevos uno a uno, sin batir demasiado fuerte. Echa en el molde previamente cubierto de caramelo y pon al baño María en el horno 1 hora y media. Lo he hecho con un molde de 8 pulgadas (20 cm) con tapa.

Espero no les haya faltado nada esta Navidad ni les falte nunca. Les agradezco mucho compartir juntos otro año y les deseo salud y prosperidad para el 2018.

 

Bizcocho invertido de naranja y limón

Bizcocho invertido de naranja y limón

Se pone uno a leer que hay de nuevo en Trader Joe’s y termina haciendo un bizcocho invertido de naranja y limón para la comida del domingo, y con material para hacer otro el fin de semana que viene.

Podía haber comprado uno de los dos paquetes, el de naranja o el de limón, pero el precio era tan bueno y se veían tan chulos que me llevé ambos.

Es muy fácil de hacer este cake y mira que a mí se me enredan siempre las recetas de postres con harina! No me compliqué la vida y usé una receta básica de bizcocho de yogurt que me enseñó una amiga española y cambié un poco la base del pudín de piña y gofio, ya que son un poco crujientes estos cítricos azucarados. Al final quedaron igual de crujientes. Sin embargo no es un fracaso la receta.

Eso sí, les aconsejo comerse su cuña de cake con la mano o usar cuchillo y tenedor a la hora de comer. Yo no tengo problema en comerme un pedazo de panetela con la mano y además terminó gustándome el contraste del cake tan suave con los cítricos crujientes encima,

Lo peor fue fregar el molde porque se me pegó mucho el papel aluminio al fondo, así que el próximo creo que va en sartén de hierro.

Bizcocho invertido de naranja y limón

Ingredientes

Aceite, mantequilla o spray de aceite para el molde

1/2 barra de mantequilla (4 cdas)
3 oz de miel de agave
1/2 taza de azúcar moreno
1/2 paquete de limones azucarados de Trader Joe’s
1/2 paquete de naranjas azucaradas de Trader Joe’s

Para la masa
3 huevos
1 taza de azúcar
1 1/2 taza de harina
1 cdta de polvos para hornear
1/2 taza de aceite
1/2 taza de yogurt griego
La ralladura de un limón amarillo
1 cdta de jugo del limón amarillo

Preparación

Engrasa un molde desmontable de 9 pulgadas (23 centímetros). Forra el fondo con un círculo de papel aluminio. Debe quedar plano.

Precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Pon la mantequilla en una cazuela mediana a fuego medio y cuando esté derretida añade la miel de agave y el azúcar moreno. Mueve a cada rato y una vez comience a hervir, remueve constantemente durante 3 minutos aproximadamente, para que no se te pegue. Debe disolverse el azúcar. Vierte en el fondo del molde, sobre el papel aluminio. Emparéjalo con una espátula y coloca las ruedas de naranja y limón azucaradas. Trata de cubrir con ellas lo más que puedas del fondo. No importa si se superponen un poco. Juega con los tamaños. Reserva.

Para hacer la masa, mezcla los huevos con el azúcar en un cuenco usando un batidor de globo o en la KitchenAid. Añade la harina con la levadura tamizándola, el aceite, el yogurt, la ralladura de limón y su jugo. Una cosa a la vez. Espera a que se integre completamente un ingrediente antes de añadir el otro. Vierte la mezcla en el molde y hornea durante 45 minutos.

Para asegurarte que está listo el bizcocho, introduce un palillo de dientes en el centro. Este debe salir seco.

Pon el molde sobre una rejilla y deja que se refresque unos 10-15 minutos. Retira el borde desmontable del cake y deja que se siga refrescando otros 15 minutos. Luego voltéalo sobre un plato y retira la base del molde junto con el papel de aluminio con mucho cuidado.

Bizcocho invertido de naranja y limón

Y ya está lista esta belleza. Déjalo que se refresque un poco más antes de servir.

Con un té negro o una manzanilla, combinación perfecta.

¿Tienes algún secreto para los bizcochos invertidos? ¿Cuál es tu producto favorito de Trader Joe’s?

Upside down cake de naranja y limón

Aclaración: Este no es un post asociado a Trader Joe’s. Sólo me gustó ese producto y me imaginé lo lindo que quedaría un bizcocho invertido usándolo y estoy compartiendo mi experiencia.

Flan de leche

Flan de leche

El flan de leche es lo más sencillo del mundo, pero no por eso diría que no tiene ciencia.

Después de mucho tiempo haciéndolo y devorándolo, pensaba que no se podía mejorar hasta que me comí uno que hizo mi amiga María en Nueva Jersey. Su textura era magnífica, completamente sedoso. Nada de huequitos.

María es una de las mejores cocineras que conozco y además es bioquímica y aplica su sabiduría a la preparación de sus platos. Ella me contó un secreto para que el flan quedara con la textura perfecta y yo lo comparto hoy con ustedes. Aunque mi receta no es la de ella, me ha servido muchísimo el secreto. A mí me quedan los agujeritos sólo en la parte de afuera.

Claro que te parecerá extraordinario este flan si eres de los que prefieres el flan sin huequitos.

Flan de leche con textura sedosa

Es una de mis recetas preferidas hoy por hoy y no necesita mucha presentación puesto que es un postre que le gusta a casi todo el mundo. Es facilísimo, se prepara en pocos minutos y ya luego el horno hace su trabajo solito y uno pone de su parte para esperar pacientemente a que se enfríe pronto. Recomiendo hacerlo el día antes pero también les cuento en la preparación cómo enfriarlo más rápido.

Me ha sido difícil rescatarlo para la foto y va cortado porque al fin y al cabo, así se ve mejor esa textura de la que vengo hablando. Luego lo volví a hacer antes del huracán Irma, para usar los huevos por si se iba la electricidad. Nos fuimos a casa de unos amigos a pasar el ciclón, me lo llevé con el molde y en dos comidas lo terminamos.

No dejen de probarlo.

Ingredientes

Caramelo para el molde (puede ser industrial o miren la receta aquí)
1 lata de leche condensada
6 huevos
1 lata de leche evaporada
1 cdta de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Flan de leche. Receta

Preparación

Precalienta el horno a 375⁰F (190⁰C).

Cubre el interior del molde con el caramelo. Yo usé un molde de 7 pulgadas de diámetro por 2.5 pulgadas de alto y con tapa.

El secreto para que el flan quede con esa textura es mezclar sin batir. Primero los huevos, uno a uno con la leche condensada y hacerlo suavemente. Hasta que no se disuelve bien el primer huevo, no adiciones el otro. Y así sucesivamente hasta añadir los 6.

Luego agrega la leche evaporada, la vainilla y la sal. Sigue mezclando suavemente hasta que esté bien incorporado y lo viertes en el molde.

Tapa el molde y ponlo en una bandeja con agua, técnica conocida como baño María. Hornea una hora.

Para refrescarlo rápido lo que hago es botar el agua que quede en la bandeja que usé para el horno y dejar que se refresque unos 5 minutos. Luego pongo en ella el flan aún tapado y añado hielo y agua. De este modo en 15-20 minutos puedes desmoldar y luego con enfriar un par de horas es suficiente. Incluso con una hora, se puede consumir ya el flan.

Si no estás apurado, puedes guardar el flan en el molde ya fresco en el refri y luego sacarlo un rato antes de desmoldarlo para que el caramelo no esté tan espeso y no entorpezca el desmolde. También puedes desmoldarlo antes de meterlo en el refrigerador, pero debes esperar a que se refresque primero.

Otro flan que queda con una textura sedosa es este de naranja. Lo adoro.

¿A tí te gusta el flan con o sin huequitos?