Header

Blog Archives

Malarabia / Sweet Potato & Molasses

Scroll dow for the English version.

Un postre tradicional cubano.Hablando de dulces cubanos con una amiga hace poco, me mencionó la malarrabia como un dulce típico de nuestra tierra. Yo no lo conocía pero mi esposo dice que su mamá se lo preparaba cuando era chico. Con suerte lo encontré en un libro de cocina cubana que compré en la Feria del Libro de Guadalajara hace un par de años.

La hice a mi manera, mirando los ingredientes básicos y haciendo algunos cambios en las cantidades, entre otras cosas porque no tenía hojas de naranja y usé un pedazo de cáscara. A mi marido le gustó mucho pero dice que cree que su madre lo hacía más parecido al boniatillo. Me puse a buscar en el ciberespacio y encontré muchas recetas cubanas diferentes con el mismo nombre, algunas en efecto más parecidas al boniatillo. También encontré que en otros países le llaman malarrabia a otros platos, algunos dulces, como este dominicano de mi amiga Clara, con boniato y guayaba; y otros salados como este plato peruano.

La receta es mucho más sencilla que todo lo que les he contado. Está lista en más o menos media hora, es muy económica y da para 4.

Ingredientes

1 boniato mediano
1 taza de agua
5 cdas de melao de caña
1 pedazo de cáscara de naranja
1/2 palo de canela

Preparación

Pela el boniato y córtalo a la juliana en pedazos pequeños. En vez de cortarlo a lo largo, córtalo a lo ancho. Ponlo a cocinar en una cazuela pequeña con la cáscara de naranja, la canela y una taza de agua, tratando que quede cubierto. Cocínalo 15 minutos a fuego medio. Añade el melao, revuelve y sigue cocinando tapado otros 15 minutos, hasta que se forme un almíbar de consistencia parecida al melao.

Sirve tibio o frío. Asegúrate de incluir melao en cada cucharadita que te comas. Puede acompañarse con queso fresco.

¿Has probado este dulce? ¿Cómo lo haces tú o se hacía en tu familia?

Malarrabia - Sweet Potato and Molasses

A friend of mine told me about this Cuban dessert that has been eaten in the Island since the time of plantations and slaves. I didn’t know about it, so I started looking in cyberspace and found many different Cuban recipes with the same name, which literary translates “bad rage”, as my friend Clara said at her page trying to explain how the Dominicans call a dish with the same name that is made with guava, sweet potato, plantains and milk. I also found that there is a savory Peruvian dish with this same name that combines fish with plantains and mil.

The recipe is very simple and inexpensive. It’s ready in about half an hour and serves 4. It’s somehow similar to one I found in a book of Cuban recipes I bought at the Guadalajara Book Fair a couple of years ago.

Please note the sweet potato is not the orange one, but the Cuban sweet potato, one that is read outside and green-grey inside. In some supermarkets is listed as we call it in Spanish, boniato.

Ingredients

1 medium boniato (Cuban sweet potato)
1 cup water
5 tbsp cane molasses
1 piece of orange peel
1/2 stick of cinnamon

Method

Peel the boniato. Cut it into small julienne pieces. rather than cut it long, cut it crosswise. Cook it in a small saucepan with orange peel, cinnamon and water. Cook 15 minutes over medium heat. Add the molasses, mix well, and continue cooking covered for another 15 minutes, until you get syrup -like texture from the molasses.

Serve warm or cold. Be sure to eat it including some syrup on each spoonful. It can be accompanied with queso fresco.

Tres leches borracho / “Drunk” Tres leches

Scrool down for the English version.

tres leches borracho

Hace mucho que estaba por hacer tres leches. Tengo una amiga que hace divino este postre y he estado tratando de que me mande la receta durante mucho tiempo, pero finalmente me inspiró a hacerlo una foto que me envió Kirenia, una de las seguidoras del blog en Facebook, que a su vez lo hizo inspirada en una amiga de la misma red social.

Le hice muchísimos cambios a la receta que ella amablemente me dio mientras chateamos, comenzando por usar para el cake una cajita de Pillsbury en lugar de hacer mi propia panetela; y terminando con la adición de un poco de vino seco a las leches batidas. También le puse leche de coco, un ingrediente por el que tengo cierta debilidad y me encanta usarlo en recetas tanto dulces como saladas.

Te recomiendo hacerlo cuando tengas visita o para una fiesta, así tendrás ayuda para no terminártelo tú solito, que es de lo que dan ganas una vez lo pruebas. Da para 12-15 raciones y aunque demora un poquito es muy fácil de hacer. Prepáralo de un día para otro o deja que se enfríe al menos 5 horas, pues como es rico es bien frío.

Ingredientes

1 caja de Traditional Yellow Cake Mix de Pillsbury
1 taza de agua
1/2 taza de aceite vegetal
3 huevos

1 lata de 14 oz (397 g) de leche condensada
1 lata de 12 oz (354 ml) de leche evaporada
1 lata de 12 oz (354 ml) de leche de coco
1/2 taza de vino seco o un chorrito de licor

2/3 de taza de crema de leche (nata)
2-3 cucharadas de azúcar (opcional)
Frutas para adornar

Preparación

Prepara el cake según las instrucciones del paquete. Debes precalentar el horno y engrasar la bandeja antes de ponerte a hacer la mezcla. Para hornearlo, usa una bandeja grande para que no quede tan algo. Yo lo hice en una Pyrex como el que se usa para lasaña. Una vez listo, coloca el molde sobre una rejilla para que se refresque el cake y pínchalo bastante con un palillo dental o con un tenedor.

Cuando el cake este completamente fresco y absorba todo el líquido, mezcla las leches del segundo grupo de ingredientes y el vino seco y viértela por encima, poco a poco. La panetela se despegará del molde e irá absorbido el líquido. Déjala reposar mientras montas la nata, batiéndola un par de minutos. No la batas de más porque puede cortarse. Yo no le puse azúcar porque el cake ya es lo suficientemente dulce para mi gusto y la leche condensada también aporta dulce a este postre.

Cubre el cake con la nata montada usando una espátula y adórnalo con tus frutas preferidas. Este tiene 1 kiwi y 2 melocotones en conserva.

Drunk Tres Leches

I wanted to make this cake at home for a while. In Cuba I never had something like this. I had my first piece in Miami, at a Nicaraguan restaurant, and immediately fall in love with it. So, when people tell me that it is original from another country, I say OK, but in my heart it will be linked to Nicaragua forever. I’m sorry.

If you don’t want to eat a whole cake by yourself, I recommend saving this recipe for a day with visitors or for a party. Once you take the first piece, it’s hard to stop eating, but it can serve up to 12 to 15 portions. Prepare it overnight or allow cooling at least 5 hours.

Ingredients

1 box of Pillsbury’s Traditional Yellow Cake Mix
1 cup water
1/2 cup vegetable oil
3 eggs

1 14 oz can sweetened condensed milk
1 12 oz can evaporated milk
1 12 oz can coconut milk
1/2 cup dry wine or a splash of liqueur

2/3 cup heavy cream
2 or 3 tbsps. of sugar (optional )
Fruits for garnish

Method

Prepare the cake according to package directions. Preheat the oven and grease the pan before you begin mixing. For baking, use a large try. I used one of those Pyrex that you use when doing lasagna. Once ready, place the pan on a rack to refresh the cake. When cool, pierce the surface with a toothpick or a fork.

Mix the milks and the wine in the second group of ingredients, and pour over the cake slowly. Let stand for a half of hour.

Beat the heavy cream to make whipped cream, for a couple of minutes. I did not add sugar to it because the cake is already sweet enough for my taste and sweet condensed milk also contributes to the sweetness of this dessert.

Cover the cake with the whipped cream using a spatula and garnish with your favorite fruits. This one has 1 kiwi and 2 canned peaches.