Header

Blog Archives

Gelatinas de mango

gelatinas de mango

Mis gelatinas de mango recrean unas que probé en el barrio chino de Yokohama en nuestro más reciente viaje a Japón. Con ellas celebro el 5to. cumpleaños del blog La rezetas de Carmen, más que participar en el concurso, para lo cual uno de los requisitos es vivir en España. Lo principal era preparar una #recetaviajera, o sea, una receta que hubieras descubierto en un viaje a un sitio que hubieras visitado o que te gustaría visitar.

Yokohama es una ciudad portuaria situada muy cerca de Tokio. Hacia mediados del siglo XIX, fue uno de los primeros enclaves autorizados por el shogunato Tokugawa para tener comercio con el extranjero, luego de más de 200 años de aislamiento del país. Ello le propició su carácter cosmopolita.

templo chino en yokohama

Templo en en barrio chino de Yokohama.

Tengo pensado escribir en algún momento un post que se llame “Un día en Yokohama” y contarles más sobre la historia de la ciudad y qué hacer en ella. De momento les diré que tiene un barrio chino inmenso, al que ya habíamos ido anteriormente, pero quise volver esta vez con más calma y más hambre.

Visitamos un restaurante de comida de Szechwan y como es un poco picante, me pedí al final una gelatina de mango para refrescar el paladar. Estaban adornadas con unas tajadas de mango y no tengo idea de cómo las hacen, pero me inventé mi propia gelatina de mango en casa y le puse una mora (blackberry) de adorno por aquello del contraste. Me quedó igual de fresca y deliciosa.

A Carmen tuve el gusto de conocerla en Madrid hace poco. Había quedado de encontrarme con Sofía (Mil ideas mil proyectos) y me dio la grata sorpresa de traerme un montón de delicias preparadas por ella (entre ellas unas galletas de setas que es de lo más rico que he comido últimamente) y de traerse a Carmen, a quien ya conocía también por el blog. Pasamos una tarde estupenda paseando por Chamberí, que sellamos con unas tapas y una charla maravillosas en un bar de la Plaza de Olavide. Esta es una foto de nuestro encuentro.

carmen y sofia

De izquierda a derecha, Carmen, Sofía y yo.

Ahora vamos con la receta. Da para 8 raciones pequeñas y lleva pocos minutos de preparación y unas 2 ó 3 horas de espera para que se solidifique la gelatina. Además de refrescante es un postre sano y bajo calorías. Yo le puse poca azúcar, por lo que si te gustan los postres dulces, te aconsejo le pongas otro poquito. También puedes sustituir el azúcar por miel de abejas o de agave.

Ingredientes

1 taza de agua
7 oz (200 g) de pulpa de mango (la mía era congelada)
1 paquete de gelatina sin sabor (de los 4 que traen estas cajitas de Knox)
1 cda de azúcar
1 pizca de sal
8 moras (blackberries)

gelatinas de mango

Preparación

Divide la taza de agua en 3. Diluye la gelatina en el primer tercio de taza de agua y déjala reposar 1 minuto. Calienta bien otro tercio, si es posible que hierva. El tercero, lo echas en la batidora con la pulpa de mango el azúcar y la sal.

Por si acaso, cuela el jugo de mango para que no le queden pelos. Mejorará la textura del postre.

Mezcla los dos primeros tercios de agua (el segundo bien caliente) y remueve durante 5 minutos, hasta que se disuelva la gelatina. Incorpora el jugo de mango. Mezcla bien y vierte en copitas o cuencos. Enfría durante 3 horas y en el momento de servirlo, adórnalo con las moras.

Muchas felicidades a Carmen y que sigan por muchos años deleitándonos con sus recetas.

Ustedes no dejen de probar este postre y de contarme si les ha gustado.

carmen

Pan de plátano y nuez

pan de platano y nueces

Esta receta de pan de plátano y nuez la tenía guardada hace tiempo. Me la dio mi amiga Elis, que un día me mandó una foto de uno que hizo en su casa y me antojó. A su vez una amiga de ella se la había pasado. Y quien sabe si a esa amiga alguien más se la dio… Me encanta ese viajar de las recetas de cocina en cocina y como siguen sumando siempre comensales agradecidos a la cadena. Mi único aporte hoy, fuera de la mano de obra y las fotos, es la decoración del pan.

Este pan es dulce, pero no tanto. Su masa es suave y su sabor delicioso. Les sugiero acompañarlo de té negro o café con leche en el desayuno o la merienda. Aunque da para 10 o 12, tengan cuidado, porque esta tan rico que puede que no llegue ni a 6 raciones. En casa nos comimos una ración el domingo y el resto voló en la oficina el lunes. Todo el mundo lo celebró muchísimo.

Aunque el método original decía que se horneara 45 a 60 minutos, yo le he tenido que dar 70, tal vez porque usé un molde alto y estrecho, tal vez porque cada horno va a su aire… Mejor que compartan la mezcla en 2 moldes rectangulares, así se comen un pan en casa y regalan el otro. A mí me parece que con lo lindo y sabroso que queda, sería un regalo muy lindo para Navidad.

La receta sugiere también hornearlo en un molde circular. En este caso deben chequearlo a los 45 minutos. En la preparación usé la KitchenAid, pero pueden hacerlo a mano sin problema. Una última recomendación, usar aceite de oliva de calidad, si les es posible.

pan de platano y nuez

Ingredientes

Aceite en spray o mantequilla para engrasar el molde
2 tazas de harina
1 cdta de bicarbonato (baking soda)
1/4 cdta de sal
1 huevo
1 taza de aceite de oliva virgen extra
1 taza de azúcar moreno
3 plátanos (bananas, guineos) maduros
3 cdas generosas de yogurt griego
1 chorro de leche
1/2 cdta de extracto de vainilla
1/2 taza de nueces picaditas
Nueces enteras
Chips de platanitos (bananas)

Preparación

Engrasa el molde. Precalienta el horno a 325⁰F (160⁰C).

Mezcla la harina con el bicarbonato y la sal en un bol. Cierne y reserva.

Aparte, bate el aceite con el huevo. Añade el azúcar y sigue batiendo. Incorpora la mezcla de harina. Sigue batiendo. Maja los plátanos y agrégalos a la mezcla. Luego el yogurt, la leche y la vainilla, uniendo bien todo. Por último adiciona las nueces picaditas y bate una vez más para que se distribuyan uniformemente en la masa.

Vierte la mezcla en el molde y decora a tu gusto con las nueces enteras y los chips de platanitos. Bien pegaditas si no quieres que se te separen tanto como a mí.

Hornea durante 60-70 minutos. Para comprobar que está listo, hunde en el centro un palillo de dientes y este debe salir limpio.

Coloca el molde sobre una parrilla y deja que se refresque al menos 10-15 minutos antes de desmoldarlo.

Se conserva muy bien de un día para otro fuera del refri. Una vez lo metas al frío, mejor que sea en un recipiente con tapa o en un nylon.

Espero ustedes también sigan el ciclo de esta receta y la prueben y la compartan con sus amigos y familiares.

Pollo a la guayaba

Polloalaguayaba

La guayaba es una de las frutas preferidas para preparar dulces en mi país y no precisamente pollo, carnes, percados o mariscos. Con ellas hacemos casquitos en almíbar; unas barritas con la textura del membrillo que solemos servir entre dos lascas de queso blanco fresco; y mermelada, tanto líquida para disfrutar con queso, como una más espesa para untar.

Después de hacer los camarones a la guayaba, pensé que podía ponerle un aliño parecido al pollo. Hoy coparto con ustedes este exitazo de receta.

La mermelada de guayaba para untar que he usado para preparar el pollo la pueden comprar en los mercados latinos. Suelen venderla de la marca La Conchita en la sección de mermeladas para el desayuno o la merienda.

Les debo historias de Japón, pero en estos días ando con el cubano revuelto. Sigo en los finales de mi libro de cocina cubana, que ya casi está listo y hasta lo han puesto en preventa en Amazon España. Recuerden que sale primero allá, pues lo publica Anaya, que es una editorial española. Yo estoy emocionadísima y mi cuerpo me pide que ya lo deje volar.

Ingredientes

6 piezas de muslo y contramuslo (encuentros) de pollo sin piel
Pimienta
Sal
4 cucharadas de mermelada de guayaba para untar
2 cucharadas de salsa soya
2 cucharadas de mostaza Dijon
1 cucharada de vinagre de arroz
3 dientes de ajo bien picaditos
2 cucharadas de aceite
1 rama de salvia o de romero

Preparación

Salpimienta las piezas de pollo y colócalas en un cuenco hondo o en una bolsa de congelación tipo Ziploc.

Bate la mermelada, la salsa soya, la mostaza, el vinagre y el ajo. Cubre el pollo con la salsa. Refrigera al menos media hora.

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Pasa el pollo a una bandeja resistente al horno y rocíalo con el aceite. Cocina durante 40 minutos, 20 minutos por cada lado. Antes de servir, asegúrate de que no tiene partes rosadas en la carne pegada al hueso.

Adorna con una rama de romero o de salvia. Sirve con arroz blanco y maduros fritos.