Header

Blog Archives

Bacalao a la vizcaína

Bacalao a la viscaína

Esta receta de bacalao a la vizcaína es deliciosa, muy personal y un poco cubana.

Las recetas siempre tienen tantas versiones como cocineros que la preparan y aunque algunas veces me gusta comer las cosas tal y cómo se deben comer, me mata la curiosidad por probar nuevos platos. No siempre estas variantes son buenas, pero no es el caso de este bacalao a la vizcaína, que les aseguro que ha quedado riquísima esta mezcla cubano-española.

En Cuba le poníamos papas a esta receta seguramente para hacer rendir más el pescado. A la versión cubana le agregué bacon, a falta del tocino que vi en una receta de un libro de cocina vasca que tengo en casa; y los piquillos, que nunca los comí en la isla pero van en la receta original. Ambos ingredientes alejarían un poco el modo en que lo preparo de la receta cubana.

Ya pasó la Semana Santa, pero tal vez no los antojos de bacalao. Si te quedó un poco por ahí en el refri, esta es tu receta y si no, guárdala en tus redes para cuando llegue ese momento del año en que te gusta cocinar bacalao.

La receta es bastante fácil y da para 3. Una vez desalado el bacalao lleva poco tiempo prepararla.

Bacalao a la vizcaína

Bacalao a la vizcaína

Ingredientes

1 lb de bacalao desalado
1 taza de agua del hervor del bacalao
1 cda de manteca de cerdo
3 tiras de bacon
1 lb de papas cortadas en ruedas de 2/3 de pulgada (casi 2 cm)
1/2 taza de vino seco
1 taza (8 oz) de puré de tomate (yo uso sin sal)
1 cebolla blanca cortada en tiras (en juliana)
1/2 pimiento rojo en juliana
1/2 pimiento verde en juliana
3 dientes de ajo grandes machacados
1 pizca de guindilla
1 cda de vinagre
3 pimientos del piquillo (para adornar)
Perejil picadito (para adornar)

Preparación

Por si acaso, recuerda que la preparación de este plato comienza el día anterior, con el desalado del bacalao. Coloca el bacalao en una vasija con agua que lo cubra. Cambia el agua unas 3 veces.

Ya listos para hacer la receta. Dale un hervor de 3 a 5 minutos al bacalao, dependiendo de su grosor, tratando de que los filetes mantengan su forma. Reserva una taza de agua en la que has hervido el pescado y escurre el bacalao.

Dora el bacon con la manteca de cerdo ya derretida en una cazuela mediana. Añade las ruedas de papas, los filetes de bacalao y el resto de los ingredientes menos los piquillos que son para adornar e incluyendo la taza del agua del hervor del bacalao que habías reservado. Tapa la cazuela y cocina a fuego medio-alto durante 20 minutos.

Para servirlo, adórnalo con los pimientos del piquillo o con pimientos morrones y el perejil picadito.

Acompañar con arroz blanco y si se te cruzan unos tostones, no los dejes fuera.

Bacalao a la vizcaína

Torrejas

Torrejas Receta cubana

No hago torrejas seguido porque es imposible comerme sólo una y me engorda hasta el agua, pero las adoro. La tentación ha sido demasiado fuerte con tantas fotos de torrejas en todos los blogs y en Instagram durante esta Cuaresma, así que me decidí a preparar unas después de mucho tiempo.

La verdad es que cuando estoy muy antojada, me compro una en un restaurante español que hay en los bajos de la oficina. Me la llevo a la oficina y ahí me la como. Difícil que vuelva a bajar del piso 20 a por otra.

En España le dicen torrijas, aunque en algunas regiones les dicen torrejas también. Tal vez de uno de esos sitios vino a Cuba quien empezó a hacerlas populares. Se convirtió en uno de los postres favoritos de nuestros hogares. Cuando era pequeña recuerdo que las hacíamos entre mami, abuela y yo.

En otros países de América Latina también se le dice torrejas a otros alimentos cortados en rebanadas o a algunas frituras, en Chile se usa la palabra para designar a los vagabundos y en Perú para referirse a alguien tonto o lento.

El día que me dio el antojo no tenía azúcar blanca ni leche, pero tenía leche evaporada y azúcar glas. Dispuesta a matar el antojo, las hice usando estos ingredientes y quedaron deliciosas. Les puse poca almíbar. Si les gusta con más, dupliquen los ingredientes a la hora de hacerla.

Torrejas cubanas

Ingredientes

Para el almíbar:
3/4 de taza de azúcar glas (azúcar extrafina, powdered sugar en inglés)
1 taza de agua
1 pedazo de cáscara de limón (lima para los que no son cubanos)
1 palo de canela
1/2 cdta de extracto de vainilla
1 cda de vino seco Edmundo

Para las torrejas:
1 telera (barra) de pan francés
3 yemas de huevo + 4 huevos enteros medianos
1 lata de 12 oz (345 ml) de leche evaporada
1/2 taza de vino seco Edmundo
1/4 de taza de azúcar glas (azúcar extrafina, powdered sugar en inglés)
1 cdta de canela en polvo
1 cdta de extracto vainilla
1/2 litro de aceite

Torrejas / La cocina de Vero

Preparación

Prepara primero el almíbar, mezclando todos los ingredientes en una cazuelita y cocinando a fuego medio unos 8-10 minutos, hasta que esté espesa pero no tanto. Recuerda que cuando se refresca se pone más espesa. Reserva.

Corta el pan en rebanadas de 3/4 de pulgada (2 cm).

Bate las tres yemas de huevo con la leche evaporada, el vino seco, el azúcar, la canela en polvo y el extracto de vainilla. Vierte en un par de platos hondos o una bandeja honda grande y coloca en ellos las rebanadas de pan para que se empapen bien en la mezcla con leche. Unos 4 minutos y en medio voltear el pan con cuidado.

Bate los 4 huevos enteros en un bol y pon a calentar el aceite en una sartén a fuego medio-alto.

Toma las rebanadas de pan, una a una y apriétalas suavemente entre tus manos para escurrirle un poco el líquido. Pasa cada rebanada por los huevos batidos y ve colocándolas en el aceite caliente para freírlas un par de minutos por cada lado. Cuando estén doradas, retíralas y ponlas sobre papel toalla para que escurran el exceso de grasa.

Pásalas a una fuente y ponles el almíbar por encima. Sírvelas tibias o frescas. Puedes espolvorearlas con azúcar glas extra o con canela en polvo.

Duran fuera del refrigerador todo un día (digo yo con el aire acondicionado). Luego la leche se puede fermentar. No me gusta ponerlas en el refri porque el aceite se les “duerme”.

Al día siguiente me comí una con dulce de leche por encima y estaba de película. Las he comido también con crema pastelera alguna vez y me parecieron deliciosas.

Cuando las fríes el aceite puede requemarse un poco. Si te pasa, pon aceite nuevo en otra sartén para freír en dos tandas.

Y ahora, comparte en tus redes si te gustan las torrejas, torrijas o como quieras llamarlas.

Si quieres probar otras torrejas, te recomiendo estas de panetonne o unas tostadas francesas para el desayuno.

Croquetas de salmón

Croquetas de salmón

Para hacer estas croquetas de salmón he usado un filete que me había sobrado de un salmón a la sal, que se prepara básicamente dejando reposar el pescado en sal gruesa al menos dos horas (mejor de un día para otro) y cocinándolo al horno luego 10 minutos a 400˚F (200˚).

Puedes hacer las croquetas con sobras de cualquier otra receta de salmón que no sea muy fuerte o con otro pescado. Como el pescado hecho así queda bastante salado, use mantequilla sin sal y no le puse nada de sal aparte.

El salmon a la sal es una receta japonesa. Es muy común encontrarlo en los bento boxes o en los teishoku (especie de completa). También es genial para usarlo en el relleno de onigiri (bolitas de arroz).

Esta receta da para 12 croquetas y se las recomiendo mucho para picar. Aunque no deben invitar a mucha gente, porque se las van a querer comer todas, jajaja.

Croquetas de salmón

Ingredientes

1 cda de mantequilla sin sal
2 cdas de harina
1 taza de leche
1 yema de huevo
1 cda de cebolla picadita
1 cda de perejil picadito
1 cdta de jugo de limón
Pimienta
1 taza de salmón picadito

Para el empanizado:
3 cdas de harina
1 huevo
1 taza de panko o de pan rallado

Para freír:
1 taza de aceite vegetal

Croquetas de salmón

Preparación

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana. Añade la harina y mézclala bien con la mantequilla, cocinándola hasta que se separe del fondo. Ve agregando la leche poco a poco para que no se hagan grumos mientras revuelves constantemente. En la última porción de leche que adiciones, disuelve la yema de huevo y sigue removiendo. Añade la cebolla, el perejil y pimienta al gusto. Sigue cocinando y removiendo unos 10 minutos para preparar la bechamel.

Traslada la bechamel a un cuenco con el salmón picadito, mezcla bien y tapa con papel film. Deja refrescar. Ponlo en el refri al menos una hora, para que tome la consistencia adecuada para hacer las croquetas.

Divide la masa en 12 porciones y dale a cada una forma de cilindro. Ve pasando cada uno por harina, huevo y panko.

Para freírlas, calienta el aceite y fríe las croquetas 2 o 3 minutos por cada lado, hasta que se doren. Si usas freidora eléctrica, ponla a 375˚F (190˚C). Si las vas a freír en una cazuela o un sartén, hazlo en una que no sea muy grande para que cuando frías te queden cubiertas totalmente las croquetas y no tengas que virarlas. Cuando estén listas, colócalas sobre papel toalla para eliminar el exceso de grasa.

No dejes de probarla y comparte la receta con tus amigos esta Cuaresma.