Header

Blog Archives

Kimpira de gobo

Kimpira de gobo

Hace rato que no les traigo una receta japonesa. Hoy les voy a enseñar qué es y cómo hacer kimpira de gobo.

La kimpira es un método de cocción de la comida japonesa que consiste en saltear y luego hervir a fuego lento los alimentos. Se emplea usualmente para cocinar raíces y las kimpiras más comunes son la de renkon (raíz de loto) y la de gobo (bardana en español y burdock en inglés).

El gobo es una raíz que se consume sobre todo en Asia. Yo lo compro en mercados asiáticos. Tiene unos 2 centímetros de diámetro y de medio metro a 1 m de largo. Es rico en fibras, calcio y potasio y magnífico para la digestión.

Este plato se sirve como tapa y también como parte del teishoku, la completa japonesa.

Los cubanos llamamos completa a un plato con todo. Una completa cubana sería una comida compuesta por carnes o pescado, arroz, potaje, ensalada y alguna vianda frita. Todo servido en un mismo plato. El teishoku tiene 5 componentes, carnes o pescado, arroz japonés, sopa miso, tsukemono (encurtidos) y vegetales de estación. Se sirve cada componente en un plato separado y todos ellos se ponen en una bandeja, como muestran las 3 fotos siguientes, que he tomado en diferentes restaurantes.

Teishoku de pescado con ksukemono de pepino y daikon rallado.

Teishoku de saba (macarela) con calabaza marinada y algas.

Teishoku de katsu-don con tsukemono variado .

La kimipra se serviría en uno de los cuencos pequeños, llamados kobachi (que quiere decir precisamente cuenco pequeño).

Esta receta da para 4 y está lista en media hora aproximadamente.

Ingredientes

1 gobo (bardana) de 1/2 m
1 zanahoria mediana
1/4 de pimiento rojo (el que usé) o 1 pimiento asiático rojo picante (ambos son opcionales)
1 cda de aceite vegetal
1 cda de azúcar glas
2 cdas de salsa soya
1 cda de sake de cocinar
1 cda de mirin
1 cda de sésamo (ajonjolí) tostado

Kimpira. Receta japonesa

Preparación

Lava bien el gobo. Raspa su piel con un cuchillo. Pueden quedarse algunos pedazos de la cáscara. Se puede comer y le da un aroma extra a esta receta. Córtalo en palitos finitos de 5 centímetros de largo y colócalos en agua fría unos de 5 a 10 minutos.

Pela las zanahorias y córtalas en palitos similares. Y lo mismo con el pimiento si lo usas. Si agregas pimiento asiático picante, retira las semillas y córtalo en aros finitos.

Escurre bien el gobo y sécalo con un paño o papel de cocina.

Calienta un sartén mediano o un wok a fuego medio-alto. Añade el aceite y cuando se caliente adiciona el gobo y saltea unos 2-3 minutos. Añade los palitos de zanahoria y sigue friendo otro minuto más, mientras remueves para que se impregne del aceite. Adiciona el pimiento y sigue salteando mientras bates el azúcar, la soya, el sake y el mirin. Añade la salsa que acabas de batir, mézclala bien con los ingredientes en la sartén y baja el fuego a bajo-medio.

Cocina durante unos 5-7 minutos, hasta que la salsa se espese.

Pasa la kimpira a un cuenco para que se refresque y el momento de servir espolvoréala con las semillas de sésamo.

Puede comerse también al día siguiente fría.

Ya con el otoño al doblar de la esquina, les recomiendo otro componente para el teishoku, unos hongos marinados deliciosos que pueden aprender a hacer aquí.

 

Pollo teriyaki

pollo teriyaki receta

Pollo teriyaki

El pollo terikayi es una de esas recetas japonesas que junto al sushi ha tenido más éxito fuera del archipiélago nipón. Sólo que este pollito glaseado con esa salsita tan rica llamada teriyaki es mucho más fácil de hacer.

La salsa es tan sencilla que la única explicación que tengo para que la vendan en frascos es que los ingredientes que lleva a veces no están disponibles en todos los mercados. Aunque tengo que ser sincera, en los últimos años ya es fácil encontrar cualquier cosa en los lugares más recónditos.

Por si te decides a confeccionar la salsa de cero, aquí te va la receta.

Este plato es perfecto para cuando tengas visita. Lo acompañas con arroz japonés y estarás ofreciendo una comida exótica en pocos minutos. Puedes adelantar cocinar el pollo y lo reservas. Luego, poco antes de servir haces la salsa y calientas las piezas dándole el glaseado.

Puedes emplear pechuga también, pero el contramuslo es más jugoso y tiene más sabor.

A los japoneses les gusta dejarle la piel a los encuentros, pero como en los mercados de por la casa cuando venden las piezas de pollo sin hueso le quitan el pellejo me es más fácil usar las piezas limpias. Esta parte también queda a tu elección.

Con esta receta comen 6 personas.

pollo teriyaki

Pollo Teriyaki

Ingredientes

1 1/2 – 2 lbs de contramuslos sin piel ni hueso (unas 6 piezas)
Sal
2 cdas de aceite vegetal

Para la salsa teriyaki:
1/4 taza de salsa soya
2 cdas de mirin
2 cdas de sake
1 1/2 cdas de azúcar glas (confectioners sugar)

Preparación

Abre los contramuslos en forma de filete. Si te quedan muy grandes, puedes cortarlos a la mitad. Ponles sal al gusto. No mucha.

Mezcla los siguientes de la salsa en una taza. Reserva.

Calienta un sartén grande a fuego medio-alto. Añade el aceite y cuando se caliente, cocina los contramuslos 4-5 minutos por un lado y 3-4 minutos por el otro. Retíralos y colócalos en un sitio donde conserven el calor.

Limpia el sartén con papel toalla, retirando todo el aceite y vierte en este la mezcla de la salsa. Sube el fuego al máximo y cuando hierva, cocina durante 1 minuto o tal vez 90 segundos, hasta que la salsa se espese y se ponga brillosa. Añade entonces los pedazos de contramuslo con el jugo que puedan haber soltado y cocínalos un poquito por cada lado, para que la salsa los cubra.

Corta en tiritas de 1.5 – 2 centímetros. Trata de mantener la forma de los filetes de contramuslo para transferirlos al plato y servirlos sobre el arroz.

Puedes servir para acompañar sopa de miso y un encurtido.

¿Viste que fácil? ¿Hay alguna receta japonesa que quieres aprender a hacer en casa? ¿Cuál es tu favorita?

Hongos marinados a la japonesa

Hongos marinados a la japonesa

Hongos marinados a la japonesa

Aprecio muchísimo cuando mis amigos van de viaje y me traen de regalo comida. Hace poco, una amiga me obsequió un paquetico de hongos marinados a la japonesa. Era pequeñito y me quedé con ganas de más, así que me puse a tratar de imitar la receta y después de un par de veces logré que quedaran igualitos.

Mi esposo me ayudó traduciendo algunas recetas de libros de cocina y revistas en japonés que compré en nuestro viaje más reciente a Tokyo. Sí, tal es el vicio que tengo de comprar libros de recetas.

En Japón se acostumbra a servir montón de cosas que vas comiendo a la vez, picando de cada plato y de cada cuenco, en lugar de servir un primer plato, un segundo plato, etc… Sólo el postre se sirve separado. Estos hongos marinados a la japonesa son divinos para cualquier comida, lo mismo como complemento de un theishoku (la típica completa japonesa servida en una bandeja con arroz, pescado o carne, sopa y tsukemono) que para comer solitos con arroz. La última vez que los hice lo serví con soboro.

Ten en cuenta que se preparan con 1 hora de antelación, pero lleva poco tiempo hacerlos. Los ingredientes son bastante fáciles de encontrar.

Se pueden guardar de un día para otro y da para 4 raciones si los comes solos y hasta para 8 servido como acompañante.

Hongos marinados a la japonesa

Perfectos para acompañar muchas comidas asiáticas.

Ingredientes

1 paquete de 8 oz de hongos shiitake
1 paquete de 8 oz de champiñones
1 paquete de 5-6 oz de hongos shimeji o white beech
1/2 cebolla
1 diente de ajo
2 cdas de aceite vegetal
1 pizca de rueditas de chile seco
Sal
Pimienta
3 cdas de salsa soya
2 cdas de vinagre de arroz
Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Lava los hongos y sécalos con cuidado. Corta los shiitake a la mitad, los champiñones en 3 o 4 rueditas cada uno y separa los shimeji de la base y entre ellos.

Corta la sebolla en juliana y el ajo en rueditas.

Calienta el aceite en un sartén y añade el ajo y las rueditas de chile seco. Cocina unos 30 segundos, hasta que comience a desprender el aroma fantástico del ajo. Incorpora los hongos y saltéalos unos 3 minutos. Salpimiéntalos. Cuando comiencen a soltar líquido, añade la cebolla y saltea otros 2-3 minutos.

Vierte en una fuente o un plato grande y báñalo con la salsa soya mezclada con el vinagre. Ponle aceite de oliva al gusto. Deja reposar 1 hora.

Sírvelos a temperatura ambiente.

¿Verdad que es facilísimo de hacer?