Header

Blog Archives

Risotto negro con chorizo y camarones

Risotto negro con chorizo y camarones

Un día me disponía a hacer un risotto negro con camarones, pero llegó mi amiga Mayret con unos chorizos y justo a tiempo me preguntó qué me parecía ponerle chorizo al arroz. Así nació este risotto negro con chorizo y camarones que hoy comparto con ustedes y que desde ese día se quedó en casa.

El contraste mar y tierra me fascina y en este arroz está muy equilibrado. Yo pensé la primera vez que iba a salir demasiado el sabor a chorizo, pero no fue así. El balance es perfecto.

Antes de comenzar, pongan a enfriar su vino blanco.

Si quieren ir probando con otros risottos aquí les dejo uno con calabacín, otro con cangrejo y uno verde que es la vida misma.

Da para 3 raciones moderadas.

Ingredientes

4 tazas de caldo de pescado o fumet
1 1/2 cda de mantequilla
1 cda de aceite de oliva
1 chalota bien picadita
1 chorizo español pequeño cortado en ruedas finitas
1/4 de taza de vino blanco de cocinar
1 taza de arroz arborio
2 paqueticos de tinta de calamar
12 a 15 camarones precocinados
Perejil para adornar

Risotto negro con chorizo y camarones

 

Preparación

Pon a calentar el caldo de pescado a fuego medio.

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana a fuego medio. Vierte el aceite y mézclalo con la mantequilla. Agrega la chalota picadita y póchala unos 5 minutos. Adiciona las rueditas de chorizo y saltéalas un par de minutos.

Echa el vino y saca el fondo de la cazuela. Cuando este se evapore casi en su totalidad, adiciona el arroz y capéalo. Cuando comience a brillar, añade un cucharón de caldo.

Remueve el arroz hasta que se evapore el cucharón de caldo y ve echando el resto del caldo, repitiendo la operación hasta que se agote, cucharón a cucharón, removiendo hasta que se evapore el líquido. Este proceso tarda unos 20 minutos.

Agrega la tinta de calamar y mezcla bien con el arroz para que se ponga negro parejo. Añade los camarones y cocina un par de minutos más.

Sirve acabado de hacer, adornándolo con perejil picadito.

La tinta de calamar la venden en unos paquetes minúsculos en Delicias de España en Miami. Seguramente la pueden comprar en otros mercaditos españoles en sus ciudades en caso que no vivan en España.

El risotto como ven, no es nada complicado. Sólo hay que tenerle paciencia y revolver esos 18-20 minutos en que el arroz se va ablandando y va soltando el almidón que le da a este plato italiano su textura particular.

Después de unos días de vacaciones en Washington y de ir adaptándome otra semana a la rutina, regreso al blog, aunque estaba más o menos activa en las redes, sobre todo en el grupo de Facebook, donde la pasamos tan bien, que a pesar de mi intento de desconexión pasaba a ver qué andaban cocinando las amigas. Si no te has sumado todavía, te invito a compartir con nosotros. Es muy inspirador y divertido. Además de toda la comida rica y las ideas fabulosas que compartimos. Se encuentra aquí.

 

 

Risotto de cangrejo

Risotto- de cangrejo

Por fin tengo tiempo de regresar al reto Cooking the Chef, dedicado este mes Heston Blumenthal. Es un cocinero difícil con toda su cocina molecular y tal, pero al final me quedé escogiendo entre 3 posibles recetas que lucían bastante manejables y me costó trabajo decidirme por este risotto de cangrejo.

Blumenthal nace en Londres en 1966. En un viaje a la Provenza con sus padres, a los 16 años quedó enamorado de la zona y la gastronomía. Visitó uno de los restaurantes más famosos de Francia, L’Oustau de Baumaniere y allí se gestó su deseo de dedicarse a la cocina. Hoy cuenta con 4 restaurantes, entre ellos el famoso The Fat Duck y se le considera un alquimista culinario. Sus investigaciones gastronómicas le han llevado a trabajar con historiadores de alimentos, perfumistas, fisiólogos de alimentos y bioquímicos de todo el mundo y le han llevado a un reconocimiento internacional.

Mi risotto tiene muchísimos cambios a la receta original. Más bien digamos que está inspirado en la receta del chef. Lo que me llevó a decidirme fue que mi padre se apareció con unas masas de cangrejo que me trajo de Cuba. Yo confiaba en que tenía caldo de pescado, por lo menos, pero resulta que estaba vencido y felizmente tenía hondashi, que es un ingrediente japonés que se usa como base de la sopa miso y está hecho a partir del dashi, un caldo preparado con virutas de bonito (katsuobushi) y alga kombu. Resolví y creo que ayudó al sabor delicado con que me quedó el arroz. Tampoco tenía queso mascarpone y le puse un poquito de queso crema tipo Philadelphia que me quedaba; ni el aceite de cangrejo, pues no tenía la carcasa del animal, y lo sustituí con un aceite de oliva con aroma de naranja. Puedem consultar la receta origina aquí.

Risotto de cangrejo

Ingredientes

1 cda de hondashi granulado
4 cdas de mantequilla sin sal
1 taza de arroz arborio
1/2 cebolla blanca picadita
1/4 de taza de vino blanco
1 taza de masas de cangrejo hervidas
1 cda de queso crema
1 rama de tomillo
pimienta
1 cdta de aceite de oliva con aroma de naranja

Ingredientes

Pon a hervir 1 litro de agua en una cazuela mediana y agrega la cucharada de hondashi granulado. Deja que se disuelva y baja el fuego a medio.

En otra cazuela, derrite 2 cucharadas de mantequilla a fuego medio. Añade el arroz y saltéalo hasta que cambie de color, moviéndolo continuamente, unos 3 minutos aproximadamente. Adiciona la cebolla y sigue salteando otros tres minutos removiendo todo el tiempo. Vierte el vino y deja que se evapore casi totalmente. Echa un cucharon del caldo de hondashi y sigue moviendo el arroz hasta que se evapore. Ve adicionando el caldo cucharón a cucharón siguiendo el mismo método, hasta que se acabe. Incorpora entonces las masas de cangrejo, el queso crema, las otras 2 cucharadas de mantequilla y el tomillo. Mezcla bien todo y remueve mientras se derriten la mantequilla y el queso. Rectifica la sal.

Sirve en 3 platos, con un chorrito de aceite de naranja en cada uno y pimienta al gusto.

Para ver qué receta de Heston hicieron mis colegas blogueras, has click aquí.

ctc1

Risotto 4 quesos con boniato

Risotto 4 quesos con boniato_La Cocina de Vero

Ha llegado el otoño y aunque en Miami no se siente, ya me dan ganas de comer boniatos, calabazas y otras comidas de color naranja. Preparando papilla para mi receta en Baby Center esta semana, me quedó un poco de puré de boniato y decidí usarlo en un risotto de 4 quesos. Una de las ventajas de preparar las papillas de tu bebé en casa es que puedes planificarte y ahorrar dinero; tanto porque al final sale más barato que comprarlas hechas, como usando para la comida de los adultos los mismos vegetales que uses para el puré.

Esta receta es muy sencilla y da para 2 adultos. Puedes acompañarla con una ensalada al inicio o con un postre para cerrar.

Ingredientes

2/3 de taza de arroz arborio
1/2 cebolla mediana blanca
2 cdas de mantequilla
1/4 de taza de vino blanco de cocinar
32 oz (946 ml) de caldo de pollo
1/2 taza de boniato (sweet potato) hervido y majado
3 ramas de tomillo
1/4 de taza de queso Parmesano-Romano rallado
1 cda de queso Roquefort (blue cheese) desmoronado
1 cda de queso Fontina picadito
1 lascas de Parmesano (opcional) para adornar

Preparación

Calienta el caldo de pollo a fuego medio-alto en una cazuela mediana. Cuando vaya a hervir (unos 5 minutos) baja el fuego a bajo-medio. Debes mantenerlo en el fogón todo el tiempo mientras lo vas adicionando al arroz.

Derrite la mantequilla en otra cazuela un poco más grande y no muy alta, a fuego bajo-medio. Agrega la cebolla, sofriéndola durante 5 minutos y moviendo a cada rato con una cuchara de madera. Esto lo puedes hacer cuando se esté calentando el caldo.

Añade el arroz y saltéalo con la candela alta hasta que se cubra con la grasa. Vierte el vino en la cazuela y cuando se evapore, baja el fuego a medio y comienza a echar cucharones de caldo, uno a uno, moviendo constantemente. Cuando se evapore completamente cada cucharón, adicionas el siguiente. Así durante 18 a 20 minutos. Cuando esté tierno el arroz y ya casi evaporado el caldo del último cucharón, incorpora los quesos, una de las ramas de tomillo y el puré de boniato. Rectifica la sal y sigue moviendo durante un minuto.

Retira el tomillo. Sírvelo enseguida. Divídelo en dos platos y adórnalos con las otras dos ramitas de tomillo y las lascas de queso parmesano.

Tips

Puedes hacerlo sólo con queso Parmesano o Pecorino-Romano rallado. A mí me ha gustado incorporar dos quesos de sabores fuertes como el Fontina y el Roquefort para contrastar en dulce del boniato.

En lugar de boniato, se puede usar puré de calabaza.

La receta de la papilla puedes verla aquí.

Papilla de boniato y pavo_La cocina de Vero