Header

Blog Archives

Salsa de Blue Cheese

Salsa de Blue cheese

Deliciosa para comer con vegetales o con alitas de pollo.

El dip o salsa de blue cheese es divino para las alitas de pollo, pero también es riquísimo con vegetales crudos. Con el calor que está haciendo aquí en Miami, esta combinación es ideal para las fiestas del verano. Así que si te toca llevar algo a esas fiestas “de traje” (yo traje la cerveza, yo traje el pan, yo traje el postre, yo traje carne, etc…) te puedes lucir con este dip que además es un poco light. Igual alguien lleva las alitas… ¿Quién sabe? Es cuestión de ponerse de acuerdo.

De la calidad del queso, depende lo rico que quede.

Esta salsa me recuerda mucho cuando era más joven y salía bastante de happy hour. Un amigo me contó una vez un gran secreto, tomar vodka y comer apio para que no se me sintiera el olor a bebida si me paraba la policía de regreso a casa. Mejor no manejar con tragos de más, que corre uno el peligro de terminar mal o hacer que otro termine peor.

Desde hace como un mes he visto una cruz cerca de casa, parece que alguien ha muerto en un accidente ahí. Está llena de fotos, flores y peluches. Yo me imagino que ahí ha muerto alguien joven y que tenía muchos amigos, pues rara vez está sólo y hasta un día había una chica leyendo bajo la lluvia, tapándose con una sombrilla. Siento que no hay consuelo para quienes lo querían. He visto a cualquier hora del día grupos grandes, abuelas, jovencitos… y hoy me preguntaba si tendría el accidente sólo o si tal vez ha chocado con alguien y si ese alguien pasa por ahí todos los días cómo se sentirá.

Estamos prestados en este mundo. Uno empieza hablando de fiestas y termina con un cuento tan triste. En fin, vamos a la receta.

Dip de Blue Cheese

Seguro que vas a meter dos veces tus vegetales.

Ingredientes

1/4 de taza de yogurt griego
1 cda de mayonesa
3 cdas de crema
1/3 de taza de blue cheese desmoronado
Unas goticas de salsa china
Unas goticas de jugo de limón
Pimienta negra recién molida al gusto
Una pizca de pimienta de Cayena

Preparación

Pon todos los ingredientes menos la pimienta de cayena en la batidora o el procesador de alimentos y mézclalos bien.

Da alrededor de una taza. Ponlo en un cuenco pequeño, espolvoréalo con la pimienta de Cayena y sírvelo con vegetales cortados en palitos. Mejor bien frío. También puedes servirlo con brócoli o coliflor.

Y que se valga el dobble dipping, porque ganas no van a faltar.

Tapenade

Tapenade. Receta

El tapenade no es más que una pasta hecha con aceitunas, alcaparras, anchoas y aceite de oliva que algunos dicen tiene origen italiano (específicamente romano) y otros que es del sur de Francia (de La Provence). Se sirve de entrada, acompañada de pan o vegetales crudos.

Al igual que el pesto, a mí me encanta usarlo en sándwiches y wraps; así como para rellenar pechugas de pollo o pavo. También le pongo a veces un poquito por encima a algunas ensaladas. Con la que hace mi marido queda divino.

Su sabor es excepcional. Es de esas recetas mediterráneas sencillas y deliciosas. Ideal para las fiestas o para si de pronto te llega visita y no tienes nada que brindarle, pues está lista en un par de minutos. Yo acostumbro a hacerla los fines de semana y me dura unos 3-5 días guardada en el refri y cubierta de aceite de oliva.

Esta semana que entra estaré compartiendo por Instagram recetas con flatbread en un reto de 6 días, que comienza el lunes y termina el sábado, así que si no me siguen todavía en esta red, vayan ahora mismo para allá.

Cómo hacer tapenade

Prepara tapenade en casa

Ingredientes

1/2 taza de aceitunas Kalamata
1/2 taza de aceitunas rellenas de pimientos
1 cdta. de alcaparras
1 filetico de anchoa de lata
1 ramita de perejil
1 diente de ajo
1/2 cdta. de orégano seco
1/2 cdta. de vinagre de Jerez
1/4 de taza de aceite de oliva

Preparación

Escurre bien las aceitunas, las alcaparras y las anchoas.

Lava y seca el perejil.

Coloca todos los ingredientes menos el aceite de oliva en la batidora o el procesador de alimentos. Tritura. Añade el aceite de oliva poco a poco, para que emulsione.

Da una taza aproximadamente.

Sirve con pan.

Si no lo consumes todo el mismo día, pon lo que quede en un frasco de cristal (puedes ser el de las aceitunas) con tapa y cubre la pasta con aceite de oliva antes de guardarla en el refrigerador.

Pesto de berro

Pesto de berro

El 23 de diciembre llegué a casa con tremenda hambre. Lamenté mucho todo el día estar en la oficina en lugar de preparando la comida del 24, pero cuando toca, toca. Estaba loca por ponerme a adobar la carne de cerdo y hacer la crema de vié, así que lo mejor era salir pronto de la cena. Se me ocurrió hacer un pesto de berro, que era de lo poco que tenía en la nevera, pues el 25 nos íbamos a España y nos habíamos estado terminando toda la comida antes del viaje. El resultado fue fantástico y tenía muchas ganas de compartirlo en el blog.

Mi hermanita Isbel, que me acompañaba, quedó encantada y eso que no le gusta el berro (watercrest). La verdad es que el berro no le gusta a muchos, pero en casa nos encanta y no es como para dejarlo a un lado, por los beneficios que trae para nuestra salud. Es rico en hierro, calcio, magnesio y vitaminas como la C, la E y la B1. Contiene una sustancia llamada beta-caroteno que ayuda a mantener la piel saludable y fresca, además de ayudarnos a conservar una buena visión. También es buenísimo para el embarazo pues contiene ácido fólico. ¡Y hasta para la resaca dicen que es bueno un jugo con berro! Si eres de los que no te gusta, dale una oportunidad a tu paladar con este pesto que te traigo hoy. Si no te atreves pero quieres probar hacer pesto en casa, en el blog tengo la receta del original (con albahaca y piñones), de perejil, de kale y de tomates secos marinados.

Pesto de berro

Ingredientes

3 cdas de piñones (pine nuts en inglés)
1 diente de ajo grande
3 tazas de berro bien lavado
1/2 taza de queso parmesano
1/3 de taza de aceite de oliva virgen extra
1/2 cdta de jugo de limón
Sal
Pimienta

Preparación

Tuesta los piñones. Puede ser en una bandeja al horno a 350⁰F (180⁰C) durante 10 minutos o en una sartén a fuego medio-bajo el mismo tiempo. Pásalos a otro recipiente y deja que se enfríen.

Coloca los piñones tostados en el procesador de alimentos y tritúralos. Incorpora el ajo y el berro y sigue triturando. Agrega el queso y mezcla bien. Con el procesador andando, añade el aceite poco a poco y luego el jugo de limón. Ponle sal y pimienta al gusto.

Recomiendo servir el pesto con una pasta que tenga ranuras, como los rottini o las conchitas, porque así se pega más a ella y sabe mejor el plato. Si te sobra, puedes guardarlo en un recipiente de vidrio con tapa durante una semana y usarlo en sándwiches o pescado.