Header

Blog Archives

Pastel de sémola con almendras y naranjas

pastel de naranjas, semola y almendras

Según dijo Niurkita el día del cookout griego, este pastel de sémola con almendras y naranjas  es uno de los mejores dulces que se ha comido en su vida. La verdad que estaba riquísima la combinación de sémola, naranjas y almendras. La textura nos encantó y el corte es bastante regular a pesar de la sémola te haga pensar que se va a desmoronar.

La receta es del libro Cocina griega, que me envió mi amigo Fernando hace unos meses mientras andaba de vacaciones por Grecia. Se lo agradezco inmensamente, pues está lleno de recetas fáciles y deliciosas. Esta es muy fácil de preparar, aunque lleva bastante tiempo en el horno. Pero bueno, mientras el horno trabaja, nosotros podemos dedicarnos a lo que nos plazca.

Ingredientes

2 naranjas
1 taza de leche
3 huevos
4 cdas de sémola
1 taza de azúcar
320 g de almendras + 2 cdas
1 cdta de polvo para hornear, tipo Royal

Almíbar:
1 taza de azúcar
1 taza de agua
1 pedazo de cáscara de naranja

Pastel de almendras, semola y naranjas

Preparación

Tritura bien los 320 g de almendras en el procesador y pásalas a un cuenco.

Lava bien las naranjas y sécalas. Saca un pedazo de cáscara de una de ellas y resérvalo para el almíbar.

Precalienta el horno a 350°F (180°C).

Corta las naranjas en octavos y tritúraslas en el procesador de alimentos, con cáscara y todo. Añade el azúcar, los huevos, la leche, la sémola, el polvo Royal y la almendras trituradas. Mezcla bien y viértelo en un molde resistente al horno -yo usé una cazuelita de barro de 9 pulgadas (23 cm) de ancho y 1 1/2 pulgada (casi 4 cm) de alto.

Hornea durante hora y media. Unos 15-20 minutos antes de que esté listo, prepara el almíbar, poniendo todos los ingredientes en una cazuela a fuego medio y dejando que hiervan hasta que alcance su punto.

Cuando saques el dulce del horno, vierte el almíbar caliente sobre este y déjalo reposar una media hora antes de servir, con las otras dos cucharadas de almendas ligeramente trituradas para adornar.

Tarta pascualina

Tarta pascualina-La cocina de veroHay muchos tipos de tarta Pascualina. La original parece ser con espinaca o acelgas y huevo, pero muchas variantes incluyen calabaza y algunas hasta remolacha. Esta mía no sé bien dónde situarla, porque hasta el momento en que me di cuenta que se me iba a echar a perder un poco de calabaza que tenía picada en el refrigerador y decidí hacerla, sólo la había comido en un sitio Argentino cerca de mi oficina que se llama Punto Sur y había leído una receta hacía como un año; así que el proceso es pura intuición. Para colmo, como no soy muy buena decorando, corté el pedazo de hojaldre que eliminé en los borders con un molde en forma de trébol y se lo puse en medio. Pero bueno, ustedes la pueden decorar como más les guste.
Esta tarta es original de italia y típica de la época de Pascuas. Es muy popular en Sudamérica.
Usando mis medidas pueden comer 4-8, depende si la comen sóla o la acompañas de una ensalada, por ejemplo. Por supuesto también depende de cuánto comen los que estén presentes para devorarla. Para hacerla usé un molde de pie de 9 pulgadas (23 cm).
Ingredientes
1 caja de masa para tartas (pie crust) de Pillsbury – trae 2 masas de 12 pulgadas
2 tazas de calabaza butternut picada en cubitos de 1 pulgada (3 cm)
1 paquete de 10 oz (284 g) de espinacas congeladas
1 taza de queso mozzarella semiseco rallado
1/2 taza de crema (heavy cream)
1 huevo + huevo batido para pintar
Sal
1 pizca de nuez moscada
Preparación
Saca las masas del congelador 30-40 minutos antes de montar la tarta.
La espinaca la cociné según las instrucciones del paquete, agregando 2 cucharadas de agua y poniéndola en un cuenco por 6 minutos en el microondas. A mitad del tiempo paré para removerla. Cuando estén listas, escúrrele bien el agua.
Para cocinar la calabaza, ponla en una cazuela con agua que la cubra durante 15-20 minutos a fuego medio-alto. Pínchalas con un tenedor para asegurarte que está tierna.
Deja que tanto la calabaza como las espinacas se refresquen un poco.
Precalienta el horno a 425 °F (220 °C).
Cubre el fondo y los lados del molde con una de las masas. Cubre el fondo de la masa con un poco de queso. Agrega la mitad de las espinacas, la calabaza, otro poco de queso, el resto de la espinaca, el resto del queso y la crema mezclada con el huevo, una pizca de sal y la nuez moscada. Cubre con la otra tapa, corta la masa que te sobre con una tijera y sella los bordes haciendo presión con tus dedos, dándole la forma que prefieras. Pinta la tarta con un poco de huevo batido usando una brochita. Decórala si lo deseas, pero no dejes de hacerle unos cortes arriba para que “respire”.
Pon la tarta al horno 20 minutos. Al cabo de ese tiempo, a mí se me estaban dorando demasiado los bordes, así que los cubrí con papel de aluminio y la horneé otros 20 minutos.
Deja que la tarta se refresque y se asiente antes de cortarla.
Tips
Nosotros la comimos al día siguiente de prepararla. Guardarla en el refrigerador afectó un poco el look de la masa pero no el sabor de la tarta. Antes de comerla, la dejamos a temperatura ambiente un rato para que se le fuera el frío y la consumimos sin calentar ni nada. Divina.
Puedes menos calabaza y más espinacas.
Buen fin de semana a todos.
corte-tarta pascualina-la cocina de vero

Cheesecake de calabaza para #Thanksgiving

cheesecake-de-calabaza

Cuando llega Acción de gracias, me cuesta mucho decidir qué postre voy a preparar. El año pasado hice 4 tartas diferentes para llevar a casa de una de mis amigas, donde habíamos quedado para cenar. Esta vez me he decidido por un cheesecake de calabaza que da para 10 ó 12 personas.

El jueves la cena es en casa y me toca preparar unas cuantas cosas, así que opté por un postre que llevara poco tiempo de preparación y pudiera hacerse con anticipación.

Les recomiendo dejarlo listo la noche antes, pues aunque se hace rapidito lleva 3 horas en el horno, una hora cocinándose y dos de reposo. Además debe pasar al menos 4 horas en el refrigerador.

Importante:

1- Una hora antes de comenzar a prepararlo, pon el queso crema en un bol para que se vaya suavizando.
2- Usa un molde desmontable -el mío es de 9 pulgadas (23 cm).

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 3 horas y 15 minutos

Ingredientes

Para la base

150 g de galletas María (unas 20)
1 taza de azúcar blanca
4 cdas de mantequilla derretida

Para el cake:
3 paquetes de 8 oz de queso crema
1 lata de 15 oz de puré de calabaza
1 taza de azúcar blanca
3 cdas de harina
1 cda de allspice
1 cda de canela en polvo
1 cda de extracto de vainilla
1/2 cdta de sal
4 huevos

Preparación

Precalienta el horno a 350 °F (180 °C).

Muele las galletas (preferiblemente usando un procesador de alimentos) y mézclalas con el azúcar y la mantequilla. Pasa el contenido al molde y presiónalo contra el fondo, de modo que quede compacto y parejo. Ponlo al horno 15 minutos y luego sácalo para que se refresque.

Mientras tanto, mezcla el queso crema (que debe estar bien blandito) con el azúcar, usando unas barillas. Añade la harina y sigue mezclando. Luego el puré de calabaza, la canela, el allspice, la vainilla y la sal. Une bien todo. Adiciona los huevos, uno a la vez, después que cada uno se integre bien a la masa.

Baja la temperatura del horno a 300 °F (150 °C).

Vierte la masa del cake en el molde y ponlo al horno 1 hora. Pasado ese tiempo, déjalo reposar dentro del horno otras dos horas, para que termine de cocinarse.
Tápalo y ponlo en el refrigerador 4-5 horas antes de comer. El molde lo retirarás en el momento de servir.

Puedes acompañarlo y adornarlo con nata montada.

Tips

En lugar de las galletas Marías puedes usar Graham.

El allspice es una mezcla de cantidades iguales de nuez moscada, clavos de olor y canela que en Estados Unidos se vende ya preparada en la sección de especias del mercado.

¿Dónde van a pasar Thanksgiving? ¿Ya tienen planificado el menú de ese día? ¿Y el postre?