Header

Blog Archives

Tarta de calabaza con Ricotta y dulce de coco

tarta de calabaza y dulce de coco

Este Thanksgiving en casa fue muy relajado. Cociné algo sencillo porque éramos pocos; y de postre preparé esta tarta de calabaza con Ricotta y dulce de coco, de la que sólo comimos la mitad. La otra mitad hubiera terminado en el trabajo seguramente, pero como seguía el feriado y mi viaje a Guadalajara, se la llevé a una de mis amigas. Es que si no la saco de casa, me la como toda.

La combinación del clásico pie de calabaza americano con el dulce de coco cubano con queso, fue todo un éxito. Si te quedó una lata de puré de calabaza por ahí, compra otra de dulce de coco y no te vas a arrepentir. Si tienes una visita en estos días, hazla y te garantizo la gloria.

Yo usé el dulce de coco rallado en almíbar de Ancel, que en Miami lo venden en todos los mercados. Aquí pueden ver cómo luce. También pueden usar el de La Conchita o dulce de coco casero.

Si te gusta esta receta, probablemente te gustará también la de flan de calabaza.

Ingredientes

1 masa para tartas (congelada o la preparas con esta receta)
1 lata de 15 oz (425g) de puré de calabaza
½ taza de dulce de coco rallado en almíbar (yo usé Ancel)
½ cdta de canela
2 huevos
½ taza de Ricotta freca
1 pizca de sal
2 cdas de leche condensada (opcional)

tarta de calabaza con ricotta

Preparación

Descongela la masa media hora antes de comenzar a preparar la tarta.

Acomoda la masa en un molde de 9 pulgadas (23 cm), doblando el borde y decorándolo a tu gusto. Ponla en el congelador 10 minutos. Mientras, precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Saca la masa del congelador y cúbrela con papel encerado. Coloca sobre este bolitas de cerámica o frijoles secos para hacer peso. Hornea durante 15 minutos. Retira el papel y los frijoles y deja refrescar la masa poniendo el molde sobre una parrilla.

Mezcla el resto de los ingredientes en un bol. Rellena con ellos la tarta y hornéala a 350⁰F (180⁰C) durante 1 hora o hasta que se asiente el centro. Puedes comprobar que está listo introduciendo un palillo de dientes en el centro. Este debe salir limpio.

Sirve a temperatura ambiente. Puedes adornarlo o acompañarlo con crema batida.

Pudín de dulce de leche y croissants

pudin de croissant

Si no quieres complicarte para Thanksgiving con las masas y los rellenos de las tartas, aquí tienes la solución. Este pudín de dulce de leche y croissants no tiene ciencia, está listo en media hora y queda riquísimo.

Yo soy de las amantes de las tartas para esta fecha. Me gusta sobre todo la de nueces (pecan pie), su variante con pistachos, la de chocolate, o la de boniato con wiski y bacon; pero reconozco que pueden dar trabajo, sobre todo si te pones a hacer la masa.

El pudín lo hice con crema para el café con sabor a tarta de calabaza (coffee mate pumpkin spice) pero si no la encuentras donde vives, puedes mezclar cantidades iguales de leche y nata líquida y ponerle canela y pimienta de Jamaica (allspice). En este caso, tendrías que agregar azúcar, miel o sirope, pues no tendrías el dulzor que aporta la crema para café.

pudin de dulce de leche y croissants

Ingredientes

1/2 cda de mantequilla
3 croissants
3 huevos
1 1/2 taza de Nestlé Coffee Mate Pumpkin Spice
2 cdas de whisky tipo Bourbon
1 pizca de sal
1/2 taza de dulce de leche

Preparación

Unta un molde resistente al horno con la mantequilla. Corta los croissants toscamente y ve poniendo los pedazos en el molde.

Bate los huevos con el coffee mate, la sal y el whisky. Vierte la mezcla sobre los croissants, presionando los pedazos hacia abajo para que se vayan empapando del líquido. Este proceso dura 8-10 minutos. A cada rato vas y los presionas con suavidad.

Mientras, precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Antes de meter al horno, pon poquitos de dulce de leche entre los pedazos de croissant con una cuchara.

Hornea durante 20 minutos.

Sírvelo tibio. Puede ir muy bien con helado de vainilla, pero preferí comerlo sólo y sentir sus sabores. Puedes hacerlo con anticipación y calentarlo en el momento de servirlo, pero si has usado un molde de cerámica o vidrio, no lo metas frío al horno, que puede romperse. Deja que se ponga a temperatura ambiente antes de calentarlo.

P.D. Lo acabo de probar frío y es también requetedelicioso.

pudin de croissant y dulce de leche

Ensalada de calabaza asada

Ensalada de calabaza asada

Hace días compré unas calabazas con la idea de hacer una crema, pero terminé haciendo ensalada. Se veía tan linda cortada en rueditas… con su forma de flor. Me acordé de una ensalada que vi en algún sitio en internet de pasada. Lamentablemente no recuerdo si en Pinterest, Instagram o algún email, pero me dispuse a prepararla usando los ingredientes que tenía en casa y ha quedado esta ensalada de calabaza asada, muy otoñal, en la que definitivamente reinaba la calabaza. Había hecho carne y la dejamos para luego, porque el sabor de la calabaza era tan rico, que se merecía todo el protagonismo.

Te recomiendo esta ensalada para comenzar la cena de Acción de Gracias (Thanksgiving), así que compártela en tus redes sociales y la tendrás a mano cuando vayas a preparar la comida para esta celebración, que ya se nos viene encima.

Esta receta da para dos y lleva como 45 minutos de preparación. A mí me llevó 15 minutos cortar la calabaza y limpiarla, el resto es facilísimo y la media hora es sobre todo para que la calabaza cocine solita en el horno.

Ensalada de calabaza asada

Ingredientes

1 calabaza pequeña (usé Tiger Striped Pumpkin)
3 cdas de aceite de oliva virgen extra
Sal gruesa
Pimienta
2 tazas de arúgula
1 taza de berro
8-10 tomates cherry
1/2 cebolla morada
2 cdas de queso de cabra desmoronado

Para el aliño:
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
2-3 goticas de aceite de trufas (opcional)
1 cdta de vinagre rojo
Sal
Pimienta

Preparación

Corta la calabaza en ruedas y elimina las semillas. Precalienta el horno a 425⁰F (220⁰C) y mientras tanto, unta las ruedas de calabaza con el aceite y salpimiéntalas con la sal gruesa y preferiblemente pimienta negra molida al instante.

Coloca las ruedas de calabaza en una bandeja resistente al horno y hornea durante 15 a 20 minutos. Comprueba que están listas pinchándolas con un tenedor. Deja que se refresquen un poco mientras unes la arúgula y el berro en una bandeja, le agregas los tomaticos cortados a la mitad y la cebolla cortada en tiras finas, ya sea con un cuchillo bien afilado o con una mandolina. Puedes ir preparando también el aliño, batiendo todos los ingredientes hasta que el aceite emulsione.

Finalmente, añade las ruedas de calabaza y el queso a la ensalada. Sirve en 2 platos y que cada cual se ponga aliño al gusto.

Ensalada de calabaza

La cáscara de la calabaza se puede comer y queda blandita, pero si quieres puedes irla retirando mientras comes.