Header

Blog Archives

Malanga frita

Malanga frita

Una de mis viandas favoritas es la malanga, me encanta aunque sea sólo hervida, me muero por las cremas o el puré; y con las frituras me envicio, como me pasa también con la malanga frita, que es tan fácil de hacer y que no preparo más seguido evitando comer frito, sinceramente.

En Miami se pueden comprar listas para comer, empacadas en bolsas de nylon, como las papas y me da mucha risa ver los paquetes con el cartel de malanga chips, pero nada como hacerlas en casa y si las fríen con aceite de oliva, se van a acordar de mí.

La malanga es una raíz y se le llama también tiquisque, otó, ocumo, yautía y uncucha. Las variedades más comunes son la blanca, la amarilla y la morada. Es rica en vitaminas, sobre todo la C y en minerales como el potasio y el fósforo. También tiene mucha fibra y es buena para la digestión y para controlar el colesterol y la presión.

Aquí les va la receta, que da para 2-3 raciones y está lista en unos minutos. La malanga debe quedar crujiente y el truco para que queden así es picarlas en rueditas bien finitas. Si pueden hacerlo con una mandolina, mejor.

Malanga frita

Ingredientes

2 malangas
1/2 litro de aceite de oliva
Sal

Preparación

Pela las malangas y ve colocándolas en un cuenco grande con agua.

Calienta el aceite.

Enjuaga las malangas y sécalas con un paño. Córtala en rueditas finitas. Si es con la mandolina y te manejas rápido con ella, lo puedes hacer directamente en el aceite caliente. Si no, ve colocando las rueditas de malanga poco a poco en el aceite, que no te queden pegadas. Fríelas unos 3-4 minutos, hasta que comiencen a dorarse. Para comprobar que están crujientes, tócalas con un tenedor. Deben sonar.

Si usas una freidora eléctrica, la temperatura debe ser de 375⁰F (190⁰C).

Papas Medianoche

Papas medianoche

La inspiración para estas papas medianoche vino de un libro que hace años añoraba tener y que compré en una librería cerca del hotel en que me quedé en Madrid el mes pasado. Se trata de 1,069 recetas de Karlos Arguiñano.

Sigo a este cocinero en las redes sociales y veo su programa online seguidito. Me encanta su forma de ser. Adoro sus recetas sin complicaciones (o al menos él hace que las vea de ese modo) y su sentido del humor. El libro es una joya. Me pongo a leerlo como si fuera uno novela (es que me falta un tornillo) y voy marcando montón de hojas. Ya hicimos la semana pasada una sopa de higaditos de pollo fácil y deliciosa. Ahora han sido estas papas, que no más leer la receta pensé: ¿y si les pongo lechón asado y recreo los ingredientes del Medianoche?

El Madianoche es un sándwich cubano hecho con un pan suave y dulce que dentro tiene jamón, queso suizo y carne de cerdo asada. Con las papas la combinación también ha sido un éxito, aunque se me ablandaron un poquito más de lo debido, no las pude picar muy finitas, se me rompieron algunas y no ha quedado tan perfecto el plato. Eso sí, de sabor, 100 puntos; y de dificultad, cero –debo decir, a pesar de mi metedura de pata.

Compré una cajita de carne asada que sólo hay que calentar en el microondas, pero sería mucho mejor con unas lascas de pernil asado en casa, por lo que es perfecto para aprovechar las sobras de carne de cerdo de las fiestas a base de comida cubana.

Esta receta da para 4 y está lista en 35-40 minutos aproximadamente.

Papas medianoche

Ingredientes

4 ó 5 papas medianas
Sal
3 cdas de mantequilla
4 ó 5 lascas de jamón serrano dulce o tipo York
4 ó 5 lascas de queso Suizo
1 lb de carne de cerdo asada
Pimienta

Preparación

Hierve las papas en agua con sal, unos 20-25 minutos, hasta que estén tiernas, pero no tanto como las mías. Escúrrelas y córtalas en rodajas finas (las mías un poco gruesas).

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Unta de mantequilla un molde o una cazuela resistente al horno. Cubre el fondo con rodajas de papas, ponle encima las lascas de jamón, las de queso y la carne. Ponle pimienta al gusto. Coloca otra tapa de papas y el resto de la mantequilla cortada en cubitos.

Hornea 5 minutos. Adorna con unas ramitas de perejil o cilantro.

Sirve caliente. El queso estará derretido y se estirará como el de una pizza al servirlo. Mmmmm

Yuca con mojo

yuca con mojo

No les voy a negar que casi siempre que hago yuca con mojo uso yucas congeladas, pero este post va para los que quieren aprender a hacerlo con la vianda fresca, ya sea porque no les gusta usar productos congelados o porque donde viven no les queda otra. La verdad es que sabe mejor.

Este es un plato económico y delicioso característico de mi tierra. Se come en cualquier época del año (siempre hace calor), pero debo señalar que es una de las guarniciones que no nos faltan en Navidad o Año Nuevo, acompañando el típico moros y cristianos con lechón asado.

Con esta receta cubanísima celebro que mi libro por fin ya tiene portada y se ha ido a imprenta. Estoy loca por tenerlo en mis manos. Han sido casi dos años de trabajo duro y días interminables, pero pronto podremos disfrutarlo juntos. Los que viven en España ya puede ir pidiendo su ejemplar de La cocina cubana de Vero en Amazon o en el Corte Inglés. Les iré avisando según el libro vaya llegando a otros países.

portada

Vamos a por la yuca.

Ingredientes
2 yucas
1 cucharada de sal

Para el mojo:
½ taza de aceite de oliva
1 cebolla blanca
Jugo de 1 limón
Chicharrones o empellas (opcional)

Yuca con mojo

Yuca con mojo #RecetaCubana

Preparación

Pela la yuca y córtala en trozos de 8 centímetros de largo. Échalos en una cazuela, vierte en esta agua suficiente para cubrirlos y pon la cazuela en el fogón a fuego medio-alto, aproximadamente unos 20 minutos, hasta que vea que la yuca comienza a abrirse.

Escurre la yuca y luego “asústala”, que no es más que devolverla a la cazuela y cubrirla con agua a temperatura ambiente. Cocina otros 10 minutos hasta que esté blandita. Agrega entonces la sal y déjala cocinar otros cinco minutos.

Mientras tanto, prepara el mojo. Corta la cebolla en aros. Calienta el aceite a fuego medio en una sartén y agrega la cebolla. Rehoga unos 5 minutos, removiendo a cada rato, hasta que esté tierna. Retírala del fuego, agrega el jugo de limón y remueve bien. Reserva.

Cuando la yuca esté lista, escúrrela bien otra vez y colócala en una bandeja. Báñala con el mojo de cebollas y si lo deseas, ponle por encima empellitas o chicharrones picaditos.