Header

Flan de leche

Flan de leche

El flan de leche es lo más sencillo del mundo, pero no por eso diría que no tiene ciencia.

Después de mucho tiempo haciéndolo y devorándolo, pensaba que no se podía mejorar hasta que me comí uno que hizo mi amiga María en Nueva Jersey. Su textura era magnífica, completamente sedoso. Nada de huequitos.

María es una de las mejores cocineras que conozco y además es bioquímica y aplica su sabiduría a la preparación de sus platos. Ella me contó un secreto para que el flan quedara con la textura perfecta y yo lo comparto hoy con ustedes. Aunque mi receta no es la de ella, me ha servido muchísimo el secreto. A mí me quedan los agujeritos sólo en la parte de afuera.

Claro que te parecerá extraordinario este flan si eres de los que prefieres el flan sin huequitos.

Flan de leche con textura sedosa

Es una de mis recetas preferidas hoy por hoy y no necesita mucha presentación puesto que es un postre que le gusta a casi todo el mundo. Es facilísimo, se prepara en pocos minutos y ya luego el horno hace su trabajo solito y uno pone de su parte para esperar pacientemente a que se enfríe pronto. Recomiendo hacerlo el día antes pero también les cuento en la preparación cómo enfriarlo más rápido.

Me ha sido difícil rescatarlo para la foto y va cortado porque al fin y al cabo, así se ve mejor esa textura de la que vengo hablando. Luego lo volví a hacer antes del huracán Irma, para usar los huevos por si se iba la electricidad. Nos fuimos a casa de unos amigos a pasar el ciclón, me lo llevé con el molde y en dos comidas lo terminamos.

No dejen de probarlo.

Ingredientes

Caramelo para el molde (puede ser industrial o miren la receta aquí)
1 lata de leche condensada
6 huevos
1 lata de leche evaporada
1 cdta de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Flan de leche. Receta

Preparación

Precalienta el horno a 375⁰F (190⁰C).

Cubre el interior del molde con el caramelo. Yo usé un molde de 7 pulgadas de diámetro por 2.5 pulgadas de alto y con tapa.

El secreto para que el flan quede con esa textura es mezclar sin batir. Primero los huevos, uno a uno con la leche condensada y hacerlo suavemente. Hasta que no se disuelve bien el primer huevo, no adiciones el otro. Y así sucesivamente hasta añadir los 6.

Luego agrega la leche evaporada, la vainilla y la sal. Sigue mezclando suavemente hasta que esté bien incorporado y lo viertes en el molde.

Tapa el molde y ponlo en una bandeja con agua, técnica conocida como baño María. Hornea una hora.

Para refrescarlo rápido lo que hago es botar el agua que quede en la bandeja que usé para el horno y dejar que se refresque unos 5 minutos. Luego pongo en ella el flan aún tapado y añado hielo y agua. De este modo en 15-20 minutos puedes desmoldar y luego con enfriar un par de horas es suficiente. Incluso con una hora, se puede consumir ya el flan.

Si no estás apurado, puedes guardar el flan en el molde ya fresco en el refri y luego sacarlo un rato antes de desmoldarlo para que el caramelo no esté tan espeso y no entorpezca el desmolde. También puedes desmoldarlo antes de meterlo en el refrigerador, pero debes esperar a que se refresque primero.

Otro flan que queda con una textura sedosa es este de naranja. Lo adoro.

¿A tí te gusta el flan con o sin huequitos?

This entry was posted in De mi Cuba, Postres

10 Responses



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *