Panetelas borrachas

Panetelas borrachasAl regresar de las vacaciones, no sólo me ha tocado ponerme al día con montón de cosas, sino que he tenido la suerte de que pasen a visitarme amigos y familiares de paso por Miami, por lo que no he tenido mucho tiempo para postear las recetas ni andar paseando por los blogs amigos aprendiendo montón de cosas, disfrutando de sus recetas y saludando a todos. De hecho, pensé hacer un sorteo cuando esta bitácora llegara a las 100,000 páginas vistas (ya hace como una semana que llegó a esa cifra) y no he tenido cabeza para armarlo. Espero ir agarrando el ritmo en los próximos días.
La receta de hoy la tomé de la página de Facebook de Mi cocina, en la que siempre encuentro deliciosas recetas cubanas. Las panetelas borrachas me recuerdan muchísimo mi niñez en la isla. Mi abuela las compraba frecuentemente en la cafetería de la esquina de la casa. Muchas veces se pasaba un par de horas en la cola para poder conseguirlas y que abuelo tuviese un postre, pues si no para él la comida no estaba completa. En las casas cubanas a veces simplemente no alcanza la cuota de azúcar del mes y no hay forma de preparar un postre casero.
Estas panetelitas las hice en el Cookout cubano y van dedicadas a la memoria de mi abuelo, uno de los seres más especiales que he conocido.
Ingredientes
Para la panetela:
2 tazas de harina
2 cdtas de polvo de hornear .
1/2 cdta de sal
1 taza de azúcar
6 claras de huevo
12 yemas de huevo
1 cdta de vainilla
Mantequilla sin sal (para engrasar el molde)
Para el almíbar:
2 tazas de agua
4 tazas de azúcar
1 cáscara de limón
2 o 3 gotas de limón
1 palillo de canela
2 cdtas de vainilla
1 taza de ron o vino dulce (yo usé moscatel)
 
 Panetela borracha
Preparación 
Precalienta el horno a 375° F (200 °C). Engrasa un molde rectangular, de esos que no son tan altos, con mantequilla. El mío mide 12 X 14 pulgadas (30 X 35 cm aproximadamente).
Mezcla la harina con la sal y el polvo para hornear en un bowl grande. Pasa la mezcla por el colador. Bate las claras con el azúcar hasta que estén a punto de merengue. Añade las yemas de huevo, una a una. Sólo después de que cada yema se haya mezclado totalmente con el merengue debes añadir la siguiente. Une esta mezcla con la harina y la vainilla. Echa todo en el molde. Hornea durante 30 minutos. Déjala refrescar. Puede permanecer en el molde.
Mientras se refresca la panetela, has el almíbar, poniendo todos los ingredientes, menos los dos últimos en una cazuela. Hierve 5 minutos. Retira del fuego, agrega la vainilla y deja que se refresque otros 5 minutos. Añade el ron o el vino. Remueve.
Corta la panetela en trozos cuadrados o rectangulares. Echa sobre ella el almíbar. Ponlas a enfriar al menos un par de horas antes de servirlas.

Sharing is caring!

35 thoughts on “Panetelas borrachas”

  1. Hola Verónica, no conocía éste dulce, pero todo lo que vaya borracho me encanta…jajaja. Entiéndeme mujer, no es que vea un borracho por la calle y me lance a darle un bocado…jajaja. Feliz lunes preciosidad.

    Reply
  2. Con el polvo de hornear supongo que te refieres a levadura en polvo???, tiene que ser un rico bizcocho así remojadito!!! en mi casa tampoco se conciben las comidas sin postre… Besinos desde Asturias

    Reply
  3. No sé cómo le dicen allá, Belén. Es un polvo blanco que parece bicarbonato. Aquí venden unos sobres de levadura que son granulados, que son otra cosa. En Cuba no tenía ninguna de las dos cosas y con hacíamos las panetelas con bicarbonato siempre. Quedaban.Que ricos esos besos desde Asturias. Un montón para ti desde Miami en este día nublado.

    Reply
  4. Que rico y jugoso se ven de vicio, así borrachitos están muy buenos, niña tu abuelo desde allí donde esté estará bien orgulloso de su nieta. Besitos preciosa.

    Reply
  5. Como me gusta pasarme por aquí y conocer un poco más de la gastronomía cubana, para mi desconocida. La repostería sobre todo, que bueno también encontrar recetas que te recuerden a la niñez, saborearlas otra vez siempre es un placer mayor.Un beso guapa

    Reply
  6. Mi querida Vero, seguro que tu querido abuelo, estara encantado, alli donde este que le hayas dedicado esta recetica tan maravillosa y rica, a mi como a el me ha encantado, seguro que las que compraba tu abuela eran deliciosas, pero estas tuyas mucho mas. Un abrazo amiga

    Reply
  7. Cosa rica Vero! mojaditas con ese almíbar, uff que ganas me ha entrado de dulce.Y que bonito el recuerdo de tu abuelo, seguro que le ha llegado tu dedicatoria.Y que pena que tu país tenga que pasar penurias sin necesidad.Un besiño para ti y para todos los cubanos con dificultades

    Reply
  8. Y pensar que es un postre tan sencillo. La verdad que lo de Cuba no tiene nombre. A mí no me gusta estar poniendo esas cosas en el blog, pero es que se me sale por los poros. Demasiado. Y desgraciadamente, la gente allá no tiene otra que estar pensando en qué comer cada día antes de pensar en ser libres o cualquier otra cosa. Hay y ha habido mucha hambre.Disculpa, que de verdad se sale no la rabia, sino el dolor.Besos, querida Milia.

    Reply

¿Te gustó?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.