Header

Mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma

mermelada-de-melocoton-con-jengibre-y-curcuma

Mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma

Si te gustó la mermelada de arándanos con caña santa (lemongrass) y tomillo, esta mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma te va a encantar también. Se sale de lo común y el resultado es de vicio, una mermelada nada empalagosa y especiada, ideal para comer con un queso de sabor medio como el de cabra o para simplemente untar con ella una tostada o unas galletas y acompañarla con tu té favorito.

Ya va terminando la temporada de melocotones, así que aprovecha y pruébala lo antes posibles. Para hacer esta mermelada yo usé unos bien maduros.

El jengibre y la cúrcuma son sumamente beneficiosos para nuestra salud. El primero es bueno para la digestión, actúa como analgésico y desinflamatorio. La segunda es anticancerígena y ambos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Esta receta da como taza y media de mermelada. Puede durar un mes bien tapada y guardada en el refrigerador. Esto sin complicarse con esterilizar y sellar, etc…

Ingredientes

6 melocotones bien maduros
½ taza de azúcar
Jugo de medio limón
1 cdta de jengibre rayado
1 pizca de sal
1 cdta de cúrcuma en polvo

mermelada-de-melocoton

Mermelada de melocotón con jengibre y cúrcuma

Preparación

Corta los melocotones en cuartos y retira la piel y las semillas.

Corta los cuartos a la mitad y ponlos en una cazuela con todos los ingredientes menos la cúrcuma en polvo. Cocina a fuego medio hasta que hierva y luego baja la candela a casi el mínimo y cocina durante 30 minutos. Revuelve a cada rato con una cuchara de madera, para que no se pegue al fondo de la cazuela. Si se le hace espuma, retírala con cuidado usando una espumadera.

Deja que se refresque unos 5 minutos y pásala por la batidora o el procesador de alimentos para que quede con una textura uniforme. Agrega la cúrcuma en polvo y revuelve para que se incorpore totalmente a la mermelada.

Puedes probar el azúcar por si quieres echarle más, pero recuerda que sólo cuando está fría la mermelada se sabe cuan dulce ha quedado. Puedes poner un poquito en el refrigerador a ver qué tal.

Mientras, deja enfriar totalmente la mermelada a temperatura ambiente antes de ponerla en un frasco de cristal con tapa y meterla al refrigerador.

Si necesitas ponerle más azúcar, agrégala con un poquito de jugo de limón y cocina la mermelada otros 20 minutos.

Queda con un color precioso. Ten en cuenta que es difícil parar de comer esta mermelada y se generoso y compártela con tus amigos cuando la hagas. Es un buen regalo.

This entry was posted in Desayunos, Postres, Vegetariano

14 Responses



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *