Risotto di nero di seppia / La Toscana parte III

risotto di nero di sepia
Hace rato tenía en mente hacer un risotto como este y siempre se me olvidaba comprar la tinta de calamar en el mercado y tampoco se me había cruzado en el camino, hasta que el otro día en Brisas de España, se me atravesaron los sobres y se hizo la luz. Creo que se me fue la mano con la tinta, pero al principio me parecía que no iba a teñir mucho. En cualquier caso, no quedó pasado de sabor, estaba perfecto. Eso sí, los sobres no tenían marcada ninguna medida, pero a ojo me parece que cada uno trae como una cucharadita de tinta.
Da para tres y lleva media hora de preparación.
Ingredientes
1 taza de arroz arborio
18-20 camarones
4 sobres de tinta de calamar (alrededor de 4 cdtas)
4 tazas de caldo de pollo
1/2 cebolla mediana, picadita
2 cdas de aceite de oliva o mantequilla sin sal
1/4 de taza de vino blanco seco
1/2 taza de Pecorino-Romano rallado
1 rama de perejil, para adornar
Lascas de queso Parmesano, para adornar
Sal
Pimienta
Preparación
Pon a calentar el caldo de pollo a fuego medio y mientras tanto, calienta el aceite a fuego medio en una cazuela y añade la cebolla, sofriéndola unos 5 minutos, hasta que esté tierna. Agrega el arroz y saltéalo un par de minutos, moviendo constantemente hasta que los granos se pongan transparentes. Incorpora el vino y deja que se evapore el alcohol, un par de minutos. Luego la tinta y mueve bien.
Para ese entonces el caldo debe estar caliente. Bájale la candela al mínimo y comienza a agregarlo al arroz, cucharon a cucharon, removiendo el arroz constantemente con una cuchara de madera y cuando se elimine el líquido, agregas otro cucharon. Así sucesivamente hasta que se acabe el caldo, unos 20 minutos.
Cuando eches el último cucharon, agrega los camarones salpimentados y sigue moviendo. Estos se terminarán de cocinar cuando el líquido se elimine. Incorpora el Pecorino-Romano y sigue moviendo un momento más, para que se mezcle con todo el arroz.
Sirve inmediatamente y adorna el plato con unas hojitas de perejil y unas lascas de parmesano.
La Toscana Parte III: Florencia
Esta se las debo hace muchos meses, pero… ¿cómo podía dejar de hablarles un poquito de Florencia? No fue mi ciudad favorita de las que visité en Italia, creo que en parte porque había casi más turistas que en el Vaticano, que ya es mucho decir, pero la verdad que es una joya. Como en otros post, no voy a hablar de lo que está en las guías, sino mostrarles un poquito de lo que más me gustó.
El primer día se lo dedicamos casi en su totalidad a los Uffizi. Este palacio es la mejor galería de Italia y una de las que más he disfrutado en mi vida. Vale la pena olvidarse de todo y dedicarle una jornada de tu estancia en esta ciudad. Les recomiendo reservar con anticipación, pues las colas son enormes. Desde una de sus ventanas tomamos esta foto del famoso Ponte Vecchio. Me parecía mentira estarlo viendo.
Puente viejo_Florencia
El Duomo de Santa María del Fiore es una belleza por dentro y por fuera. Si pueden compren un ticket que les permita visitar a la vez su basamento, en el que se aprecian diferentes etapas de construcción de la catedral; el Campanil, diseñado por Giotto, desde donde se aprecian unas vistas hermosas de la ciudad; y el impresionante Baptisterio, en el que antes se encontraba la famosa Puerta del Paraíso de Ghilberti. Ahora en su lugar se encuentran una copia y el original está en el Museo dell’Opera, a un costado del Duomo. Cuando fuimos hacía poco que habían terminado la restauración. Puedes pasar al menos una hora sólo en viendo la puerta. Este es uno de los paneles:
Puerta del Paraíso de Ghilberti
Les recomiendo caminar y caminar la ciudad. Es una delicia perderse en ella. Y no se les ocurra pagar para entrar a la casa de Dante, que no tiene nada de él. Confórmense con visitar una pequeña capilla en la misma cuadra en la que cuentan que conoció a Beatriz y con retratar la casa por fuera.
Nos gustó mucho también el Convento de San Marco con sus frescos de Fra Angélico. Este es uno de ellos:
Convento de San Marco_Florencia
Ah, y no dejen de ir al Bargello a disfrutar de la gracia del David de Donatello. Aunque no es lo único que encontrarás, pues es el segundo museo en importancia de la ciudad después de los Uffizi.
Los dejo con esta foto de una de las calles que desemboca en el Duomo.
Cerca del Duomo_Florencia

Sharing is caring!

37 thoughts on “Risotto di nero di seppia / La Toscana parte III”

  1. Gracias por tu reportaje sobre Florencia con las fotos y todo, y por la receta del risotto di nero di seppia. Puede que cuatro sobrecitos de tinta sea "un poco mucho", pero eso depende del sobrecito, y de la taza de arroz. Lo que quería comentarte es que hay un arroz que es negro de verdad, el riso nero venere, que algunos hacen como risotto, pero lleva mucho más tiempo. Se me ocurre si tratas de hacer un riso nero venere con sepia, además: "negro sobre negro".

    Reply
  2. Gracias por lo de la tinta, Isis. ¿Cuántos le pondrías? Una taza aquí es medida por unas tazas que venden y usamos para medir todo. Son unas 8oz.No conocía el riso nero venere. VOy a ver su si lo encuentro en algún sitio.

    Reply
  3. Un rissoto de lujo¡¡¡ a mi me gusta así de oscurito, la tinta le da un toque estupendo¡¡ yo estuve viaje de estudios en Italia y me encantó, pero no pude disfrutar mucho de su gastronomía ya que ibamos justitos de dinerito, me pase el viaje comiendo pizza y helado¡¡¡… tengo una cuenta pendiente para volver¡¡

    Reply
  4. Vero contigo no solo aprendemos cocina, recetas del mundo sino cultura en general y podemos viajar sentados desde nuestro ordenador. Gracias por estas aportaciones. Por cierto hace mucho que no como arroz negro, en este caso risotto que se ve exquisito.Besinos y feliz domingo

    Reply
  5. Un arroz bien negro, pero qué rico está! Ya me han entrado ganas de comerlo, a ver si me queda alguna bolsita de tinta en el congelador.Florencia es una ciudad muy bonita, donde se respira arte por todos los rincones.Besos.

    Reply
  6. Deliciosa receta… pero me gusta más la guiada visita turística que me ofreces… quiero ir a la toscana!!!Algún día lo lograré..mientras tanto gracias por mostrármela.Saluditosssssssss

    Reply
  7. Dos sobrecitos pues por una taza (aproximadamente, casi 200 gramos de arroz, no?), y de paso uno se ahorra los sobrecitos, que no son fáciles en principio de conseguir. El riso nero venere creo que era el arroz reservado para los emperadores chinos, una suerte de "arroz prohibido", si se quiere. Pero una marca italiana de arroz para risotto, "Gallo", lo vende. Eso sí, paciencia! para cocinarlo. Gracias nuevamente por tu excelente blog, con tantas ideas y tan rebosante de creatividad. Siempre es un placer venir aquí.

    Reply
  8. Se me había pasado esta maravilla y deliciosa receta, aunque si la comes con invitados, mejor no reírse mucho o verán unos dientes negros, claro que ellos estarán en las mismas condiciones. Ja,ja.Fuera tonterías te ha quedado fantástico.Estuve en Florencia y me encantó. El arte se palpaba por los cuatro costados y eso que fue un día con lluvia, pero disfruté de verdad. Que maravilla de país Italia

    Reply

¿Te gustó?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.