Un postre, dos postres. Para no tirar nada

Ciruelas al horno con nueces

La verdad, a mí se me da mucho mejor lo salado, pero quería usar las ciruelas pasas que me quedaron después de hacer las pechugas de pollo con ciruelas de Ailyn, y me puse a buscar en mis libros de postres a ver si encontraba una receta. Encontré un dulce de origen árabe, ciruelas al horno con nueces en el libro Postres y frutas.

Reduje los ingredientes a la mitad para que no me quedara tan grande y así y todo, da como para 6-8 raciones. Aunque el libro dice que entera es para 4. Aclaro que es difícil parar una vez uno empieza a comerlo, pues su textura es muy ligera y no es nada dulce. El dulzor más bien lo dan las ciruelas.

Un postre, dos postres Para no tirar nada

He visto hacer un postre muy parecido con caramelo y queda mucho más bonito. Este con turrón seguro debe ser delicioso. La foto del libro que tengo queda doradito, pero yo he hecho el dulce muchas veces y jamás me ha quedado así.

Como ven en mis fotos, no es una hermosura, sin embargo nos gusta mucho y siempre lo tengo a mano para usar claras que me queden de otras elaboraciones, como una crema catalana o unos espagueti carbonara.

A veces congelo las claras y luego el fin de semana hago este postre. Para conservar las claras, las pones en un frasco con tapa en el congelador y el día antes de hacer este postre, las pasas a la parte normal del refri para que se vayan descongelando.

Vamos con la receta que se llama: ciruelas al horno con nueces

Ciruelas al horno con nueces

Ingredientes

  • 1/2 tazas de ciruelas pasas sin semillas
  • 3 claras de huevo
  • 2 1/ 2 cdas de azúcar blanco
  • 1 cda. de jugo de limón
  • 1 taza de nueces (o pueden funcionar las pecanas)
  • 2 cdtas. de mantequilla

Preparación

Media hora antes, pon las ciruelas en remojo en agua caliente para que tengan una textura más suave en el momento de usarlas. Escúrrelas bien.

Pasa las nueces por el procesador de alimentos para triturarlas, no muy chiquitas. O córtalas con un cuchillo en pedazos de menos de un centímetro. Reserva.

Pon a calentar un litro y medio o dos de agua en una olla y precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Bate las claras a punto de nieve y agrega poco a poco el azúcar, batiendo por otros 10 minutos.

Añade el jugo de limón y mezcla bien. Incorpora las nueces con movimientos envolventes, para que no se baje el merengue. Luego has lo mismo con las ciruelas, teniendo aún más cuidado pues estas pesan más. Puedes cortar las ciruelas en 4 si quieres que te queden más esparcidas por la masa.

Ciruelas al horno con nueces

Unta un molde con mantequilla y vierte en él la mezcla. Es importante que el molde esté bien untado de mantequilla para luego desmoldar. Si no quieres usar mantequilla, puedes usar aceite de hornear en spray.

Coloca el molde ya con la masa dentro de otro molde más grande o una bandeja y vierte en este último el agua que habías puesto a calentar en la olla de modo tal que al menos la mitad del molde con la mezcla quede cubierto.

Cocina al baño María durante 45 minutos sin abrir el horno. Apaga el horno y deja reposar 5 minutos más sin abrirlo.

Saca el molde del baño María y déjalo enfriar sobre una parrilla al menos 15 minutos. Desmolda en una bandeja o un plato. Si no te sale a la primera, pasa una espátula entre el dulce y el molde. Es muy suave esta especie de tarta, como una nube casi, y puede romperse facilmente. Hazlo con mucho cuidado.

Ciruelas al horno con nueces

Tips y otras notas:

Puedes optar por no desmoldarlo y luego lo vas consumiendo cortando del mismo molde. También puedes usar diferentes tipos de molde. Yo lo he hecho en uno de cerámica redondo de 20 centímetros más o menos y luego vamos cortando de ahí mismo en los días siguientes.

Yo suelo ponerlo en una fuente y taparlo con papel film y nos dura hasta 4 días fuera del refri a temperatura ambiente en un lugar fresco de la casa.

El libro sugiere un modo de añadir un sabor suplementario a esta receta, macerando las ciruelas en una mezcla de vino y agua por una hora. En este caso, dice que es conveniente calentar la mezcla a fuego suave durante 5 minutos. Esto lo he hecho varias veces, con vino blanco y con vino dulce y la verdad le da mucha gracia.

El libro también dice que se le pueden añadir especias. No he probado a hacerlo, milagrosamente.

Por último, no sé como se llama este postre palestino, más dudo que se llame así como les digo. Hay muchos libros de recetas españolas (sobre todo los que no son recientes) que tienden a traducir los nombres de recetas de otras latitudes. Ahora mismo recuerdo uno de recetas japonesas que tengo por ahí que en vez de tonkatsu pone chuletas de cerdo y al ramen le llama fideos en caldo no sé qué… Espero encontrar el nombre de esta delicia un día de estos y poder contarles.

Sharing is caring!

¿Te gustó?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.