Header

Blog Archives

Hamburguesa de Cheburashka

hamburguesascheburashka

Muy pequeña alcancé a ver algunos animados norteamericanos pero luego todos eran de los países socialistas. No importaba de dónde fueran, a todos les llamábamos muñequitos rusos. Entre los personajes favoritos de aquellos tiempos, muchos recordamos con cariño a Cheburashka. Inspirada en él he preparado estas hamburguesas.

Desde la primera vez que fui a Japón me sorprendió mucho la popularidad de Cheburashka y su inseparable amigo Gena en ese país. Vendían memorabilia de ellos en muchísimos sitios y hasta anuncios en el metro (foto 2). Era la primera vez que los veía a todo color pues para ponerle la tapa al pomo, en Cuba los veíamos en blanco y negro. Mi viaje es parte de la historia de esta receta, pues sin dudas estas hamburguesas tienen su influencia de las comidas que se preparan para los bento boxes.

cheburashka en metro

En este viaje iba en más onda cocina que en los anteriores y una de las ideas que me he traído es la de hacer hamburguesas con las caritas de los juguetes o cualquier otro dibujo con que quieran sorprender a los nenes, un edificio, un auto, etc… Me parece divertidísimo y nada más de pensar en la cara que pueden poner los niños al ver una comida tan chula me dan ganas de montar un puesto a la salida de una escuela. Pasen por Baby Center a ver cómo hacerlas.

La semana pasada andaba bastante zombie con lo del cambio de horario y la vuelta a la realidad. El finde semana he dormido bastante y ya me siento capaz de seguir adelante. Apenas he cocinado en las vacaciones y los primeros días comimos cositas que nos trajimos de Japón que ya venían precocinadas. Finalmente cociné el Día de las madres (aquí se celebra el segundo domingo de mayo) dos recetas que ya están en el blog, pollo borracho y de postre, dobo. Finalemente hoy, hice un salmón estilo japonés que pronto compartiré con ustedes.

Les dejo un video de Cheburashka para los que no lo conocen.

Macarrones al desmadre

macarrones de colores

En mi cocina, como en todas las cocinas del mundo, no todo son triunfos. Hace días que veo en la red preciosos espaguetis de colores enlazados por tenedores y aunque no soy amante de los colorantes, me compré una cajita con 4 colores diferentes para probar suerte.

No fue tan buena idea. Ya intentaré otra vez a ver que tal, pero de momento les paso mis dudas para que sirvan a los que como yo quieren hacer este plato tan chulo.

Me pregunto si le puse mucho líquido con colorante para la poca pasta que cociné. Quiza debí cocinar entera la caja de macarrones de 1 lb (454 g) en vez de la mitad. El caso es que después de pasar la pasta por el agua con colorante, le quedó un exceso de líquido que alteró todos los colores al reunir los macarrones en un cuenco. Y ni hablar de cuando le puse aceite de oliva, queso parmesano y pimienta. Aquello siguió cambiando de colores al mezclarlo. Tal vez simplemente había que escurrirla por segunda vez, pero me temo que se habrían enfríado demasiado los macarrones. ¿O será mejor dejar pasar el tiempo y comerlos cuando ya los colores están más que fijados?

Para los que como mi esposo se preguntan si cambia el sabor de la pasta con los colorantes; no, no cambia. Pero sabe tan buena como puede saber una pasta con un buen aceite de oliva, queso y pimienta. Vamos, Macarrones Cacio e Pepe de colores, es como debí llamar este post.

colores

Usé 225 g de macarrones y 20 gotas de cada colorante mezclados cada uno con 2 cucharadas de agua. Cociné las pastas según las instruciones de la caja. Mientras, fui preparando 4 tacitas, una para cada color, con la mezcla. Cuando las pastas estaba listas, las escurrí bien. Ahí me di cuenta que no cabría en las tazas y las repartí en 4 bolsas Ziploc, como había visto hacer en Directo al paladar. Añadí el líquido, moví las bolsas. Esperé u minuto (creo que pasaron dos mientras sacaba las fotos). Y luego mezclé las pastas en el cuenco. Ya saben el resultado y han visto la primera foto.

Cuando terminé me acordé que en uno de los sitios que había visto esta idea tan chula para los niños, decía que pusiera a calentar tantas cazuelas como colores quisiera usar y dividiera la pastas entre ellas adicionando unas gotas de colorante. Pero en aquel momento pensé que luego estarían todas las pastas a la vez y se me cocinarían demasiado algunas y/o se me enfriarían otras en el momento de escurrilas y enjuagar el colador para que los colores no se me mezclaran. No tengo 5 coladores ni 5 fregaderos.

En fin, que si alguien los ha hecho o logra hascerlos perfectos, que me cuente. Yo les prometo que si trato otra vez y queda como el de Directo al paladar, les avisaré.

Gracias a mi colega de Baby Center, Ms. Demadres, autora del blog Desmadreando, por el link. A ella le dedico este post desmadroso.

en ziploc

Huevos rellenos… de hot dogs!!!

huevos rellenos
He preparado huevos rellenos con variados ingredientes, pero nunca se me había ocurrido combinar todo lo que usualmente le pones a un hot dog para hacerlos.
Mi inspiración, mis colegas del blog de Baby Center en español, con las que es una honor compartir espacio.
El resultado, delicioso.
Sinceramente, yo no soy de hot dogs… pero seamos realistas, a los niños siempre les hace mucha ilu comérselos y si comparten contigo la tarea de rellenarlos o decorarlos, se emocionarán al saber que están poniendo “un hot dog” en un huevo de Pascua.
Pasen por Baby Center a ver la receta.
El pollito para el aderezo de la ensalada es de Lunch-a-Porter, patrocinador del sorteo de primavera. Si no te has apuntado, dale para allá a ver los detalles, que sólo quedan 3 días para participar.
En estos días ando medio perdida del mapa blogeril, preparando una casa nueva para el blog. Espero me perdonen.