Header

Blog Archives

Flan de leche

Flan de leche

El flan de leche es lo más sencillo del mundo, pero no por eso diría que no tiene ciencia.

Después de mucho tiempo haciéndolo y devorándolo, pensaba que no se podía mejorar hasta que me comí uno que hizo mi amiga María en Nueva Jersey. Su textura era magnífica, completamente sedoso. Nada de huequitos.

María es una de las mejores cocineras que conozco y además es bioquímica y aplica su sabiduría a la preparación de sus platos. Ella me contó un secreto para que el flan quedara con la textura perfecta y yo lo comparto hoy con ustedes. Aunque mi receta no es la de ella, me ha servido muchísimo el secreto. A mí me quedan los agujeritos sólo en la parte de afuera.

Claro que te parecerá extraordinario este flan si eres de los que prefieres el flan sin huequitos.

Flan de leche con textura sedosa

Es una de mis recetas preferidas hoy por hoy y no necesita mucha presentación puesto que es un postre que le gusta a casi todo el mundo. Es facilísimo, se prepara en pocos minutos y ya luego el horno hace su trabajo solito y uno pone de su parte para esperar pacientemente a que se enfríe pronto. Recomiendo hacerlo el día antes pero también les cuento en la preparación cómo enfriarlo más rápido.

Me ha sido difícil rescatarlo para la foto y va cortado porque al fin y al cabo, así se ve mejor esa textura de la que vengo hablando. Luego lo volví a hacer antes del huracán Irma, para usar los huevos por si se iba la electricidad. Nos fuimos a casa de unos amigos a pasar el ciclón, me lo llevé con el molde y en dos comidas lo terminamos.

No dejen de probarlo.

Ingredientes

Caramelo para el molde (puede ser industrial o miren la receta aquí)
1 lata de leche condensada
6 huevos
1 lata de leche evaporada
1 cdta de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Flan de leche. Receta

Preparación

Precalienta el horno a 375⁰F (190⁰C).

Cubre el interior del molde con el caramelo. Yo usé un molde de 7 pulgadas de diámetro por 2.5 pulgadas de alto y con tapa.

El secreto para que el flan quede con esa textura es mezclar sin batir. Primero los huevos, uno a uno con la leche condensada y hacerlo suavemente. Hasta que no se disuelve bien el primer huevo, no adiciones el otro. Y así sucesivamente hasta añadir los 6.

Luego agrega la leche evaporada, la vainilla y la sal. Sigue mezclando suavemente hasta que esté bien incorporado y lo viertes en el molde.

Tapa el molde y ponlo en una bandeja con agua, técnica conocida como baño María. Hornea una hora.

Para refrescarlo rápido lo que hago es botar el agua que quede en la bandeja que usé para el horno y dejar que se refresque unos 5 minutos. Luego pongo en ella el flan aún tapado y añado hielo y agua. De este modo en 15-20 minutos puedes desmoldar y luego con enfriar un par de horas es suficiente. Incluso con una hora, se puede consumir ya el flan.

Si no estás apurado, puedes guardar el flan en el molde ya fresco en el refri y luego sacarlo un rato antes de desmoldarlo para que el caramelo no esté tan espeso y no entorpezca el desmolde. También puedes desmoldarlo antes de meterlo en el refrigerador, pero debes esperar a que se refresque primero.

Otro flan que queda con una textura sedosa es este de naranja. Lo adoro.

¿A tí te gusta el flan con o sin huequitos?

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso

La combinación de guayaba y queso es de mis preferidas. Y el flan está en los primeros puestos de dulces que adoro.

Hace rato quería hacer un flan de guayaba y queso, una combinación tan cubana y que confieso es una de mis debilidades. Puedo comerme una gran cantidad de dulce de guayaba de barra o de mermelada de guayaba con queso. Con varios quesos, la verdad, aunque con queso crema es mi perdición. Voy picando un pedazo de uno y del otro y no tengo para cuando parar.

Pensé hacer el flan con alguna de las dos variedades de postres con guayaba que acabo de mencionar, pero al final me decanté por los casquitos, que iban a pesar menos que el dulce de barra y darían un sabor un poco más elevado que el que puede dar la mermelada.

Recuerdo cuando era chiquita que esperaba a mi padre cada tarde cuando llegaba del trabajo y chiflaba desde la esquina. Ya a esa hora me tenían bañadita y con la bata puesta sentada en mi silloncito del año de la corneta frente a la ventana. Y papi muchas veces traía timba, o sea dulce de guayaba con queso, que vendían en unas cajitas de madera de lo más lindas.

Para él va este flan que espero se convierta en uno de tus preferidos también.

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso #Comidacubana

Ingredientes

1 lata (15oz) de casquitos de guayaba
Caramelo para el molde (puedes ser comprado hecho o ver la receta aquí)
1 lata (14 oz) de leche condensada
1/2 taza de leche evaporada
1/2 taza de leche
1 cdta de extracto de vainilla
1 queso crema tipo Philadelphia (8 oz) a temperatura ambiente
6 huevos
1 pizca de sal

Preparación

Escurre el almíbar de los casquitos de guayaba. Puedes desecharla o usarla para otra receta. Una vez escurridos, separa un para adornar el flan y corta el resto bien chiquito.

Cubre las paredes interiores del molde con el caramelo.

Precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Bate el resto de los ingredientes en una batidora de vaso durante 1 minuto aproximadamente, asegurándote que se disuelve bien el queso crema. Vierte en el molde acaramelado. Añade los casquitos picaditos.

Cubre el molde con papel de aluminio si no tiene tapa o ponle la tapa al molde si la tiene. Colócalo en una bandeja con 2 dedos de agua. Hornea durante 1 hora en el centro del horno.

Para comprobar que está listo, destápalo e introduce un palillo de dientes en el centro. Este debe salir seco.

Deja que se refresque colocando el molde sobre una parrilla. Puedes desmoldar cuando el flan se despegue de los bordes del molde. Enfría completamente en el refrigerador. Está más rico al día siguiente.

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso #lacocinacubanadeVero

Aclaración: Yo estaba loca por usar un molde semicircular que compré en un garage sale de una amiga y lo usé para el flan esta vez, pero mejor que usen uno de fondo plano, pues yo he tenido que cocinar mi flan durante otra media hora.

Si te encantan los flanes como a mí, te invito a probar el de coco con queso crema (otra de mis combinaciones favoritas) y el de naranja.

Tiramisù

Tiramisù

La primera vez que fui a Italia aprendí a hacer Tiramisù con nuestro amigo Fabrizio en Varese, una ciudad pequeña cerca de Milán. Pasamos unos días inolvidables comiendo rico y paseando con él y Marisela.

La comida italiana está entre mis debilidades. He vuelto a Italia a veces por su comida, entre otras cosas, porque hay miles de razones para visitar a este país.

Este postre no tiene ciencia, pero debes tener en cuenta que el café debe hacerse con antelación para que se enfríe y debes sacar con tiempo los huevos y el queso Mascarpone del refrigerador para que estén a temperatura ambiente en el momento de comenzar a preparar la receta.

También es importante saber que una vez montado el Tiramisù lleva al menos 3 horas en el refrigerador. Si puedes hacerlo de un día para otro, mucho mejor.

Puedes montarlo en un molde mediano o en varias copas, así como jugar con la cantidad de crema de Mascarpone contra bizcochos de acuerdo a las porciones que quieres servir. Esta receta da para 6-8 raciones muy bien servidas. Lo mejor es que no queda tan dulce como los que suelen vender hechos por acá. Si te gustan los dulces bien dulces, ponle un par de cucharadas de azúcar más.

En Italia sirviendo el Tiramisù de Fabrizio

En Italia sirviendo el Tiramisù de Fabrizio

Ingredientes

3 huevos a temperatura ambiente (separadas las yemas da las claras)
2 tazas (16 oz) de queso Mascarpone a temperatura ambiente
2 cdas de azúcar
1 cda de extracto de vainilla (opcional)
12 bizcochos Savoiardi o Lady Fingers
1 taza (8 oz) de café espresso frío o a temperatura ambiente (yo usé café cubano)
1 cda de licor de café (Kahlúa, por ejemplo)
1 cda de chocolate amargo o semiamargo en polvo

Preparación

Separa las yemas de las claras.

Pon a batir las claras en el KitchenAid hasta que estén a punto de nieve.

Mientras, bate el Mascarpone con las yemas, la vainilla y el azúcar hasta que esté bien mezclado. Esto puedes hacerlo a mano o ponerlo en la batidora eléctrica una vez estén listas las claras batidas, que habrás depositado en un cuenco aparte.

Mezcla las claras batidas con la mezcla de Mascarpone con movimientos envolventes. Y con mucha paciencia, para que no se te bajen las claras y quede bien cremosa esta parte tan importante del Tiramisù.

Cubre el fondo de la fuente con un tercio de la crema con Mascarpone.

Coloca el café en un plato hondo bien mezclado con el licor de café. Ve pasando rápidamente los bizcochos por el líquido, por ambos lados, sin dejarlos caer prácticamente, para que no se empapen ni se partan. Ve colocándolos en el molde, sobre el mascarpone hasta formar una capa. Continúa con otro tercio de crema con Mascarpone, el resto de los bizcochos y lo que queda de la crema.

Como les contaba antes, se vale jugar con la cantidad de bizcochos y crema para montarlo. Puedes usar más Savoiardi y cubrir con ellos el fondo del molde o de las copas y hacer sólo dos capas de bizcochos y dos de crema, usando un molde más grande.

Para finalizar, espolvorea el chocolate por encima usando un colador. Tapa y enfría al menos tres horas.

Adornar con virutas de chocolate y/o con unas hojitas de menta. Y comparte en tus redes para guardar esta receta auténtica italiana.

Si te gusta el Tiramisù seguro te gustará también este trifle de cerezas, que ya comienza la temporada de esta fruta.

Tiramisù