Header

Blog Archives

Pollo al sillao

Pollo al sillao

La comida peruana cada vez se hace más popular en el mundo y si no has probado ninguno de sus platos te recomiendo comenzar con el pollo al sillao, que es muy sencillo y se hace con ingredientes que casi siempre tenemos a mano.

La receta la he tomado del libro The Big Peruvian Cookbook, que acaba de salir en tapa blanda. Sigo a sus autoras, Morena Cuadra y Morena Escardó – madre e hija-, hace mucho tiempo en su blog y redes sociales.

Además de recetas deliciosas como ceviches, anticuchos, causa, arroz con pollo, sudado, lomo saltado, suspiro limeño, entre otras, encontrarás un resumen maravilloso de la historia de la cocina peruana y las influencias que ha recibido a lo largo de los siglos.

No sé si han notado que ultimamente en el blog comparto recetas de otros cocineros, y es que estoy trabajando en mi nuevo libro que espero salga a finales de este año. Así que ando reuniendo material nuevo para ofrecerles.

El pollo al sillao del libro se hace al horno y con encuentros con piel, pero yo lo he hecho con pechugas y en la olla de presión eléctrica un día en que estaba apurada y el resultado nos encantó. Las pechugas quedaron muy tiernas y estaban en 20 minutos. Además he reducido los ingredientes a la mitad.

La maicena de papa la pueden encontrar en las tiendas de comida asiática y en este caso se usa para espesar la salsa y darle brillo.

Es un ingrediente que hasta ahora yo he usado en recetas japonesas y como ustedes seguro saben, una de las influencias principales de la comida peruana es la japonesa. Este pollo al sillao es una de esas recetas fusión. Otra famosa es el tiradito, que viene del sashimi y que también podrán encontrar en este libro.

Pollo al sillao

Ingredientes

2 cdas de mantequilla
4 filetes de pechuga de pollo de 2 cm de grosor
3 dientes de ajo machacados
El jugo de medio limón
1 cdta de jengibre rallado
1/4 de taza de salsa soya
1/4 de taza de miel
1/2 taza de jugo de naranja
1 cda de mostaza Dijon
1 cda de maicena de papa

Preparación

Derrite la mantequilla en la olla de cocción lenta en la función normal de cocinar. Dora los filetes de pollo unos 2-3 minutos por cada lado. Añade el resto de los ingredientes con excepción de la maicena de papa. Cocina a presión 20 minutos.

Deja ir la presión. Bate la maicena con 2 cdas de agua y agrégala a la olla. Revuelve. Notarás que la salsa se espesa enseguida.

Sirve con arroz blanco acabadito de hacer y espolovoréa con cebollinos.

Ají de gallina

Ají de gallina

Hace tiempo estaba por hacer ají de gallina en casa, pues es de esos platos que uno pide más en los restaurantes pero te pesa hacerlo en casa. Por fin me decidí a prepararlo tomando como guía el de Gastón Acurio.

La receta aparece en su nuevo libro Bravazo (Buenazo en algunos países) del que ya les compartí el arroz tapado. Queda delicioso, aunque un poco picante para quien no esté acostumbrado a comer picoso. Y eso que le puse menos de lo que dictaba el libro.

Hice otros cambios, como no ponerle ají Mirasol porque no tenía y usar pan integral.

Esta receta da para 4 y lleva una hora aproximadamente.

En estos días he estado en casa de reposo con la ciática y mi esposo hizo prácticamente todo, incluso las fotos de este post. Ninguno de los dos nos dimos cuenta que habíamos dejado una parte no tan linda de los huevos hervidos a la vista. Ya había mucha hambre en el ambiente y yo con mis dolores apenas podía estar de pie.

Ají de gallina . Receta peruana

Ingredientes

1 pechuga de pollo
Sal
2 rebanadas de pan de molde (yo usé pan integral)
1/2 taza de leche evaporada
2 cdas de aceite vegetal
1 cebolla morada bien picadita
3 dientes de ajo machacados
1 cda de pasta de ají amarillo
1 cda de pasta de ají panca
1/2 taza de caldo de pollo (del que has obtenido cocinando la pechuga)
2 cdas de queso Parmesano rallado
2 cdas de nueces picadas

Se sirve con:
2 huevos duros (1/2 huevo por persona)
4 aceitunas peruanas (yo no tenía y usé kalamatas)
Papas hervidas

Preparación

Corta la pechuga en 4 o 6 pedazos y colócala en agua con sal. Hiérvela durante media hora a fuego medio. Retira la espuma que haga el caldo, usando una espumadera.

Una vez listo el pollo, retíralo del caldo y deja que se refresque antes de deshacerlo en tiras gordas. No ripiado. Si la pechuga tiene hueso o piel, elimínalos. Reserva el caldo.

Retira la corteza del pan y remójalo con 1/4 de taza de leche evaporada.

Sofríe la cebolla a fuego medio durante 5 minutos aproximadamente. Añade el ajo machacado y sofríe otros 2 minutos. Adiciona las pastas de ají y un par de cucharadas de agua. Sigue sofriendo unos 4 o 5 minutos, hasta que el aceite se separe del resto de los ingredientes de este sofrito.

Agrega el pan remojado, rompiéndolo con una cuchara de madera. Cuando empiece a hacer burbujas, añade media taza del caldo en que cocinaste la pechuga. Puede que necesites otro poco, dependiendo del espesor que quieras darle a esta receta.

Echa el pollo en la cazuela con el resto de la leche evaporada. Comprueba la sal. Añade otro poco de caldo o de leche evaporada de ser necesario.

Adiciona parte de las nueces y del queso Parmesano. Sigue cocinando un par de minutos más.

Ají de gallina. Receta peruana

Puedes hervir los huevos con antelación o en medio del resto de la receta. Yo lo hice ya al final. Los dejo 5 minutos después que hierve el agua y luego los pongo en agua con hielo un minuto para que no se sigan cocinando. Me encanta la textura de la yema en este punto.

No tenía papas en casa, así que lo serví con boniato, huevo duro y aceitunas kalamatas porque tampoco tenía las peruanas. Lo espolvoreamos con el resto de las nueces y el queso Parmesano.

 

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

¿Se acuerdan de los coquitos acaramelados? Eso parecen estas albóndigas de pollo en salsa Buffalo que he preparado especialmente para el Super Bowl pero que si le agarran la vuelta, estoy segura que se convertirán en una tapa frecuente para ver cualquier deporte o llevar a cualquier fiesta.

Lleva muchos ingredientes pero la receta no es nada complicada. Ya verán.

En ella mezclo los sabores de Cuba, Puerto Rico, México y Estados Unidos. Es un plato bastante sano, si tenemos en cuenta que las albóndigas se hacen al horno y que puedes elegir un picadillo de pollo bajo en grasas.

Pero sin culpas, que el Super Bowl es una vez al año.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

La salsa queda glaseada, brillosa y pegajosa. En inglés esta receta se llamaría Sticky Buffalo Chicken Meatballs o algo por el estilo.

Da para 16 albóndigas del tamaño de una pelota de golf.

Ingredientes

Para el sofrito crudo:
10 hojas de culantro
2 dientes de ajo
1/2 cebolla morada mediana
1/2 pimiento rojo
1 ají cubanelle
1 ají cachucha
1 cdta de comino en polvo
1 cdta de pimentón dulce

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de pechuga de pollo
1 taza de panko
1 huevo
1/3 de taza de sofrito crudo
1/2 cdta de sal
2 cdas de aceite (el que quieras)

Para la salsa Buffalo:
2/3 de taza de salsa Buffalo (yo usé Frank’s)
1/2 taza de azúcar moreno
El jugo de una lima (el limón verde)

Para la salsa de blue cheese:
1/2 taza de blue cheese desmoronado
2 cdas de crema mexicana
2 cdas de agua

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Preparación

Pon todos los ingredientes del sofrito crudo en la batidora, el procesador de alimentos o el NutriBullet y has una pasta con ellos. No vas a usar todo. Así que mezcla 1/3 de taza con el picadillo de pollo, el panko, la sal y el huevo. El mejor modo de hacerlo es con las manos. Asegúrate de que las tienes limpias. Reserva el resto para otra receta. Puedes usarlo en un guiso, una sopa o un potaje.

Pon las 2 cucharadas de aceite en un cuenco del que se te sea fácil tomarlo para untarte las manos con él, pues cada 3 albóndigas más o menos te debes engrasar las manos para darle forma sin que te peguen en las manos y para que queden parejitas.

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Cubre una bandeja resistente al horno con papel aluminio o con uno de esos pliegos de silicona que se usan para el horno. Ve haciendo albóndigas del tamaño de una pelota de golf y colocándolas en la bandeja. Hornea 10 minutos.

Mientras tanto, haz la salsa. Une todos los ingredientes en una sartén o una cazuela mediana y cocina a fuego medio unos 10 minutos. El azúcar debe desleírse totalmente y la salsa debe reducirse casi a la mitad.

Cuando estén las albóndigas y la salsa se encuentre en su punto (más o menos coinciden), echa las albóndigas en la cazuela. Cocina unos 4-5 minutos, moviendo la cazuela con fuerza para que las albóndigas se vayan volteando y cubriéndose con esa salsita Buffalo mejorada, rica y pegajosa. Traten de no mover las albóndigas o háganlo con cuidado para que no se maltraten, aunque no son fáciles de romper.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Quedan jugosas por dentro con ese sofrito crudo y pegajosas por fuera, aunque no se pegan entre ellas.

Por último bate los ingredientes de la salsa de blue cheese que es lo mejor que se ha inventado junto con el apio para acompañar lo que cocines con salsa Buffalo. Si no tienes crema mexicana, te recomiendo esta otra forma de preparar la salsa.

Si tienen dudas con algunos utensilios e ingredientes, pueden consultar mis recomendaciones en Amazon.

Comparte esta receta en tus redes para que la tengas a mano el domingo.

¿Te gusta el fútbol americano o sólo la fiesta, los comerciales, la música, los amigos y la comida del Gran Juego?