Header

Blog Archives

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

¿Se acuerdan de los coquitos acaramelados? Eso parecen estas albóndigas de pollo en salsa Buffalo que he preparado especialmente para el Super Bowl pero que si le agarran la vuelta, estoy segura que se convertirán en una tapa frecuente para ver cualquier deporte o llevar a cualquier fiesta.

Lleva muchos ingredientes pero la receta es nada complicada. Ya verán.

En ella mezclo los sabores de Cuba, Puerto Rico, México y Estados Unidos. Es un plato bastante sano, si tenemos en cuenta que las albóndigas se hacen al horno y que puedes elegir un picadillo de pollo bajo en grasas.

Pero sin culpas, que el Super Bowl es una vez al año.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

La salsa queda glaseada, brillosa y pegajosa. En inglés esta receta se llamaría Sticky Buffalo Chicken Meatballs o algo por el estilo.

Da para 16 albóndigas del tamaño de una pelota de golf.

Ingredientes

Para el sofrito crudo:
10 hojas de culantro
2 dientes de ajo
1/2 cebolla morada mediana
1/2 pimiento rojo
1 ají cubanelle
1 ají cachucha
1 cdta de comino en polvo
1 cdta de pimentón dulce

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de pechuga de pollo
1 taza de panko
1 huevo
1/3 de taza de sofrito crudo
1/2 cdta de sal
2 cdas de aceite (el que quieras)

Para la salsa Buffalo:
2/3 de taza de salsa Buffalo (yo usé Frank’s)
1/2 taza de azúcar moreno
El jugo de una lima (el limón verde)

Para la salsa de blue cheese:
1/2 taza de blue cheese desmoronado
2 cdas de crema mexicana
2 cdas de agua

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Preparación

Pon todos los ingredientes del sofrito crudo en la batidora, el procesador de alimentos o el NutriBullet y has una pasta con ellos. No vas a usar todo. Así que mezcla 1/3 de taza con el picadillo de pollo, el panko, la sal y el huevo. El mejor modo de hacerlo es con las manos. Asegúrate de que las tienes limpias. Reserva el resto para otra receta. Puedes usarlo en un guiso, una sopa o un potaje.

Pon las 2 cucharadas de aceite en un cuenco del que se te sea fácil tomarlo para untarte las manos con él, pues cada 3 albóndigas más o menos te debes engrasar las manos para darle forma sin que te peguen en las manos y para que queden parejitas.

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Cubre una bandeja resistente al horno con papel aluminio o con uno de esos pliegos de silicona que se usan para el horno. Ve haciendo albóndigas del tamaño de una pelota de golf y colocándolas en la bandeja. Hornea 10 minutos.

Mientras tanto, haz la salsa. Une todos los ingredientes en una sartén o una cazuela mediana y los cocina a fuego medio unos 10 minutos. El azúcar debe desleírse totalmente y la salsa debe reducirse casi a la mitad.

Cuando estén las albóndigas y la salsa se encuentre en su punto (más o menos coinciden), echa las albóndigas en la cazuela. Cocina unos 4-5 minutos, moviendo la cazuela con fuerza para que las albóndigas se vayan volteando y cubriéndose con esa salsita Buffalo mejorada, rica y pegajosa. Traten de no mover las albóndigas o háganlo con cuidado para que no se maltraten, aunque no son fáciles de romper.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Quedan jugosas por dentro con ese sofrito crudo y pegajosas por fuera, aunque no se pegan entre ellas.

Por último bate los ingredientes de la salsa de blue cheese que es lo mejor que se ha inventado junto con el apio para acompañar lo que cocines con salsa Buffalo. Si no tienes crema mexicana, te recomiendo esta otra forma de preparar la salsa.

Si tienen dudas con algunos utensilios e ingredientes, pueden consultar mis recomendaciones en Amazon.

Comparte esta receta en tus redes para que la tengas a mano el domingo.

¿Te gusta el fútbol americano o sólo la fiesta, los comerciales, la música, los amigos y la comida del Gran Juego?

Alambre de pavo

Alambre de pavo

Una de mis celebraciones favoritas durante el año es Thanksgiving pero me cuesta que mi familia coma pavo y siempre sobra muchísimo. Hoy les traigo un alambre de pavo para aprovechar esas sobras con las que muchas veces no sabemos qué hacer.

A los caribeños casi siempre nos gusta más hacer carne de cerdo y a otros les gusta tanto el pavo que lo repiten en Navidad. Por si acaso, aquí les dejo una receta de pavo que hice para Baby Center y una de cerdo asado en cazuela por si repiten esta carne para fin de año.

El alambre es muy común en las taquerías mexicanas. Lo probé por vez primera cuando conocí a mi esposo y siempre me trae muy buenos recuerdos. Según el libro La gran cocina mexicana, es un plato original de Sonora, uno de los estados con mayor producción de carne mexicana y su nombre alude a las brochetas con que solían prepararse, aunque en muchas ciudades se prepara a la plancha o en un sartén, como este que les traigo.

Alambre de pavo

Se puede hacer desde cero pero yo suelo hacerlo más con las pechugas de pollo al horno que hacemos cada semana. También puedes hacerlo de carne de res o carne de cerdo. A estos dos últimos, no dejo de ponerle el chorrito de salsa inglesa que lleva la receta. Suele servirse con guacamole.

Este plato da para 6-8 tacos.

Ingredientes

1 1/2 taza de carne de pavo cortada en cubitos del tamaño de un bocado
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento amarillo
1/2 pimiento verde
1/2 cebolla morada
1 taza de queso Mozzarella semiseco rallado
1 taza de queso Cheddar o Pepper jack rallado
Tortillas para servir
Tu salsa mexicana preferida

Cómo preparar alambre

Preparación

Corta los pimientos y la cebolla en cuadritos tamaño bocado, similar al tamaño de los cubitos de pavo. Colócalos con el pavo en una sartén a fuego medio. Mezcla y ve calentando poco a poco, moviendo a cada rato durante 8-10 minutos. No hace falta ponerle grasa porque los pimientos y la cebolla irán soltando su jugo y no se pega, además transfieren ese jugo a la carne de pavo o si lo hacen con pechuga de pollo, también.

Baja el fuego a casi el mínimo, espolvorea el queso por encima y tapa durante 2-3 minutos.

Calienta las tortillas mientras tanto y resérvalas para que mantengan calientes.

Coloca porciones del alambre en las tortillas y ponle por encima tu salsa favorita.

Tacos de alambre de pavo

¿Qué te parece? ¿Hay otras recetas mexicanas que te interesa aprender a hacer?

Curry tailandés verde con pollo

curry tailandes verde con pollo

Curry tailandés verde con pollo

 

Uno de esos días en que me pongo a leer y me olvido del mundo. De pronto me viro en el sofá, miro la hora y me doy cuenta que el hambre asecha. Me paro a mirar el refri y el pantry a ver si me hablan. Voy de uno al otro y descubro en el refri tres filetes de pechuga ya cocinados y un frasco con curry verde. Regreso al pantry y hay leche de coco y arroz basmati. ¡Comida resuelta! El curry tailandés verde con pollo se estará sirviendo en menos de media hora. Pongo a hacer el arroz y mientras hago el plato fuerte.

Las pechugas las cocina mi esposo los domingos o los lunes y las usamos en diferentes recetas durante la semana. Es un adelanto enorme y aseguramos comida sana casera en los días por venir, pues casi siempre salgo bastante tarde del trabajo. Les dejo el link de cómo prepararlas en la lista de ingredientes, pero pueden también cortar unas pechugas crudas en cubitos del tamaño de un bocado y cocinarlos en un poquito de aceite en el momento de hacer este plato.

Si les gustan los currys tailandeses les recomiendo también el de pollo y el de camarones y piña con curry rojo, así como el arroz frito con curry.

Esta receta da para 3.

Curry tailandés verde con pollo

Curry tailandés verde con pollo

 

Ingredientes

3 pechugas de pollo asadas según esta receta
2 cdas de aceite de maní (cacahuates)
1 diente de ajo machacado
1/2 cdta de jengibre rallado
1 cda rasa de pasta de curry verde
1 cdta de salsa de pescado (fish sauce) tailandesa
1 cda de salsa soya
1/4 cdta de aceite de sésamo tostado con chile (opcional)
1 lata de leche de coco de 13.5 oz
1 rama de cilantro + 1 cda de cilantro picadito para adornar los platos
3 hojas de albahaca, preferiblemente tailandesa o una variedad dulce
1/2 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento naranja o amarillo
1/2 cebolla blanca

Preparación

Calienta un wok o una sartén grande a fuego alto. Añade el aceite de maní y cuando se caliente, agrega el ajo y el jengibre y saltea unos 30 segundos. Cuando desprendan su aroma, añade la pasta de curry y saltea otros 30 segundos o un minuto, tratando de disolverla en el aceite. Adiciona la salsa de pescado y la salsa soya. Si vas a ponerle aceite de sésamo con chile, este es momento. Mezcla bien y vierte la leche de coco en la sartén. Adiciona también la ramita de cilantro y las hojas de albahaca.

Baja el fuego a medio y cocina la salsa unos 5 minutos. Remuévela un par de veces.

Mientras, corta los pimientos, la cebolla y el pollo en cuadritos del tamaño de un bocado. Luego añádelos a la salsa y cocina otros 5 minutos.

Sirve caliente con arroz basmati acabadito de hacer y adorna con el cilantro picadito.

curry verde con pollo

Curry tailandés verde con pollo