Header

Blog Archives

Cherry bars (barritas de cerezas)

barritas de cerezas

Cuando vi estas Cherry bars (barritas de cerezas) en Just One Cookbook sabía que tenía que hacerla, a pesar de que no soy muy buena haciendo postres que incluyan harina, frutas y horno; pero la seguí paso a paso y el resultado fue maravilloso. No fue necesario usar una batidora eléctrica, con unas simples varillas lo hice todo rapidísimo. Les recomiendo mucho esta receta cuya textura y combinación de sabores es divina, sobre todo ahora que las cerezas están en todo su esplendor. Son especiales para llevar a un picnic o para la merienda y muy ricas con helado de vainilla o pistacho.

Usé la mitad de las cerezas pues no tenía ese día más en casa y aun así, abundaban entre la masa. Lástima que no me quedaran alineadas, pero ya eso era mucho pedir 😉 No hice ningún otro cambio.

Antes he dorado la mantequilla con salvia para las recetas de puré de papas y la de las pastas, pero nunca la había hecho para un postre. Es un ingrediente que me ha encantado y que seguiré usando siempre que venga a mano para un plato. En el blog de Nami, Just One Cookbook, hay un video muy útil para aclarar cualquier duda de cómo hacerla, que les recomiendo consultar antes de comenzar a preparar este postre. También tiene un paso a paso maravilloso.

Ingredientes

2 tazas de cerezas (cherries) sin semillas
2 cdas de harina

Para la costra o corteza (crust):
3/4 de taza (12 cdas) de mantequilla en pomada
1/2 cdta de extracto de vainilla
2/3 de taza (134 g) de azúcar blanca
2 tazas (256 g) de harina
1 pizca de sal

Para el relleno:
1 taza (16 cdas) de mantequilla
3 huevos
2/3 de taza (134 g) de azúcar
1 pizca de sal
1/2 taza (64 g) de harina
1 cdta de extracto de vainilla
1 cdta de extracto de almendras

cherry bars - barritas de cerezas

Preparación

Precalienta el horno a 375°F (190°C) y cubre un molde resistente al horno de 13 X 9 pulgadas (32 X 23 cm) con papel encerado.

Espolvorea las cerezas con las dos cucharadas de harina en un cuenco y muévelo para que a todas les toque un poquito.

Primero haremos la costra. Mezcla la mantequilla con la vainilla y el azúcar. Agrega la sal y la harina y sigue mezclando. Acomoda el resultado en el fondo del molde, cubriéndolo todo, horneálo 18 minutos y pon el molde sobre una parrilla para que se refresque.

Ahora preparemos el relleno. Corta la mantequilla en pedazos y ponla en una cazuela a a fuego medio, removiendo a cada rato hasta que se derrita completamente. Sigue cocinándola. Va hacer burbujas, luego se va a formar una capa blanca y después se formará una capa oscura en el fondo. No dejes de mover en ese punto, para que no se te queme y cuando esté totalmente dorada, ponla en un cuenco mediano a que se refresque un poco.

Mientras tanto, mezcla los huevos, el azúcar y la sal en otro cuenco. Agrega los extractos de vainilla y almendras y luego la harina, en tres partes, hasta que se disuelva totalmente. Agrega entonces la mantequilla que has dorado y mezcla bien.

Coloca las cerezas sobre la costra y añade el relleno con cuidado. Mete al horno 30 a 35 minutos, hasta que esté dorada la superficie. Para comprobar si está listo puedes introducirle un palillo de dientes. Al retirarlo, este debe salir limpio.

Pon el molde otra vez sobre una parrilla y deja que se enfríe una media hora antes de retirar esta especie de pastel con papel y todo y colocarlo en una superficie plana para cortarlo.

Si sobra alguna, las debes guardar en el refrigerador. Duran al menos 5 días pero saben mucho mejor acabadas de hacer y no creo que les quede nadita.

Tips

Si no tienes batidora eléctrica, usa varillas como las de la foto que sigue. En ella también aparece un aparatico mágico (cherry pitter) para retirar las semillas de las cerezas que puedes comprar el Target o Walmart bastante barato.

Quiche de pollo borracho

quiche de pollo borracho

El domingo pasado hice otra vez el pollo borracho para celebrar el Día de las madres. Me decidí por esta receta después que Valia me comentara que lo había preparado para su familia y lo habían disfrutado un montón. Con lo que sobró y un poco de maíz en conserva que tenía en el refri, hice este quiche de pollo borracho tan divino. Me embullé sazonándola y luego sentí miedo de la mezcla de sabores; sin embargo el resultado era perfecto. De hecho, casi siempre un quiche nos da para 6 porciones y este sólo dio 4.

Le puse un poco más de crema que la que llevaba y demoró el doble del tiempo que lleva una tarta como esta; más cubriendo el borde de la costra con papel aluminio evité que se quemara la masa. Si usan menos crema, con 18-20 minutos en el horno es suficiente.

Y ya que no podré celebrar con ella el Día del Quiche Lorraine, celebremos hoy el Día Mundial de Hornear con este plato que se puede disfrutar caliente, al tiempo o frío.

Ingredientes

1 masa semihojaldrada, previamente descongelada (usé Salteña, pero pueden usar puff pastry de Pepperidge Farm)
2/3 de taza de pollo borracho, bien picadito o pasado por el procesador (incluye las cebollas de la salsita)
8 oz de maíz en conserva, enjuagado y escurrido
2/3 de taza de queso rallado (usé mozzarella)
1/2 pinta (236 g) de nata o crema (heavy cream)
3 huevos
1 pizca de nuez moscada
1/2 cdta de hojuelas de chipotle
1/2 cdta de romero seco
Sal de ajo a gusto

Preparación

Precalienta el horno a 350°F.

Cubre el fondo de un molde para pie o quiche con la masa. Para que no se infle al meterla al horno, puedes ponerle encima papel aluminio con frijoles crudos u otro molde que haga peso y quepa dentro del que estás usando, bolitas de cerámica que venden para este tipo de faenas, o abrirle unos huecos en el fondo pinchando la masa con un tenedor. Este último si no tiene mucho hojaldre. También puedes usar una masa para pie precongelada o hacer tu propia costra. Ponla al horno 10 minutos.

Deja que se refresque un poco la masa (5-10 minutos) antes de ponerle dentro el pollo, el queso, el maíz y, finalmente, los huevos batidos con la crema y el resto de los ingredientes. Hornea 40 minutos. Estará lista cuando introduzcas un palillo de dientes en el centro y salga limpio. Deja que se asiente unos 10-15 minutos antes de cortarla.

Tips

Los quiches son ideales para usar esos poquitos que nos van quedando en el refri. Me encanta comerlos en el verano al tiempo y acompañarlos con ensalada. También son perfectos para celebrar un brunch el fin de semana.

Tartaletas de salmón

tartaletas de salmon

El plato que les traigo hoy es un éxito seguro para las fiestas y te hará quedar como una reina o un rey frente a tus invitados. Las tartaletas de salmón quedan con un sabor muy delicado. No sobresale ni el salado de las alcaparras, ni el picante del rábano, ni el ahumado del salmón. Son perfectas e ideales también para la reunión familiar del Viernes Santo.

Usé masa para tarta (pie) de Pillsbury y la corté con el borde de un vaso, pero puedes hacer tu propia masa en casa. Tengo una receta aquí.

Salen 12 tartaletas con moldes de 2 1/2 pulgadas (6 cm) pero puedes acomodar la receta según el molde que tengas en casa, incluso hacer una tarta grande con una de las masas.

Ingredientes

1 caja de masa para tartas de Pillsbury (trae 2)
5 oz (142 g) de salmón ahumado
1/2 taza (118 ml) de crema agria (sour cream)
1 cda de rábano picante rallado (horseradish) o en su falta, mostaza
1/2 cdta de jugo de limón
1 cda de alcaparras, picaditas
3 yemas de huevo
2 o 3 ramas de eneldo (dill)
Sal (opcional)
Pimienta

Preparación

Precalienta el horno a 350°F (180°C).

Con el borde de un vaso o un molde de galleticas, corta la masa en círculos y acomódala en los moldes de tartaleta. Ponle un peso encima para que no se infle la masa. Yo usé bolitas de cerámica, pero puedes ponerle papel encerado y unos frijoles secos. Mete los moldes al horno 10 minutos y cuando saques las tartas, retira el peso.

Mientras tanto, pica el salmón y la mitad eneldo (unas dos cucharadas) bien chiquiticos. Mézclalos con la crema, el rábano rallado, el jugo de limón, las alcaparras y las yemas de huevo. No le puse sal porque las alcaparras son saladas, pero es el momento de probar la mezcla y salpimentar.

Rellena las tartaletas con la mezcla con salmón y ponlas al horno 20 minutos. Cuando estén listas, déjalas reposar al menos 5 minutos antes de adornarlas con el resto del eneldo. Puedes comerlas ya o esperar a que lleguen los invitados. Bueno, puedes probar una aunque sea antes de que lleguen.