Header

Blog Archives

Carne de cerdo asada en cazuela

carne de cerdo asada en cazuela -

Carne de cerdo asada en cazuela. #Cuba #ComidaCubana

 

Sea carne de cerdo asada en cazuela, al horno, en la caja china, al pincho o con hojas de guayaba en un hueco en la tierra, es uno de los platillos más populares en las fiestas cubanas, desde cumpleaños hasta Navidad o Noche vieja. Se suelen preparar una o varias paletas o perniles, cuando no el cerdo entero, dependiendo de los comensales.

En esta receta usé un corte que en inglés se llama Boston Butt, pero con una paleta creo que hubiera quedado igual de rico. En el flyer del supermercado en que compré la carne, en español llaman este corte punta de paleta. Según me explicó un amigo entendido en la matera y de padre carnicero, viene siendo la parte de arriba de la paleta o del pernil.

Lo hice en una cazuela de hierro que me regaló mi padre. Según él y unas cuantas gentes que conozco, no hay casa cubana que se respete en la que no haya un caldero de este tipo. Yo hasta ahora me había resistido, a pesar de que guardo recuerdos de sabores divinos de alimentos cocinados en este tipo de cazuela, pero nada, me di por vencida un buen día y ha sido maravilloso reencontrarme con este utensilio en mi cocina, una especie de le creuset caribeña o una slow cooker antigua.

Pipelchuma, pipelshuma o fifel chuma es una sazón picante de origen judío que mezcla sobre todo ajo con chiles. El que usé tenía chile, ajo, pimienta de Cayena, pimentón, comino y alcaravea (caraway).

Esta receta comienza la noche antes y lleva 7 horas de cocción. La carne queda tan blandita que el hueso se desprende con simplemente agarrarlo entre nuestros dedos. El sabor es divino. No digo más.

cazuela - carne de cerdo asada

Ingredientes

1 pieza de 4 lb de Boston Butt  (punta de paleta) o paleta de cerdo
2 cucharadas de ajo machacado
Sal
1 cda de orégano seco
1 cda de pipelchuma (ver introducción)
2 cucharadas de azúcar moreno
¼ de taza de tamari (salsa soya)
1 taza de vodka
3 tazas de jugo de naranja agria
3 hojas de laurel
¼ de taza de aceite de oliva o de manteca de cerdo

Preparación

La noche anterior, colocar la carne en una fuente grande de vidrio o cerámica, le haces hendiduras al cerdo con un cuchillo por toda la superficie y en ellas pones el ajo.

Sala al gusto. Mezcla el orégano con la pipelchuma y el azúcar y frota la carne con la sazón resultante. Bate la salsa soya con el vodka y el jugo de naranja y vierte el líquido sobre la carne. Agrega las hojas de laurel, cubre la fuente con papel aluminio o film y métela al refrigerador durante toda la noche.

Cuando vayas a cocinar la carne, calienta el aceite o la manteca en una cazuela grande. Escurre bien la carne de su adobo y dórala en la cazuela, unos 4 minutos por cada lado. Añade al adobo y tápala. Cocina 3 horas por cada lado, y otra hora más virándola por última vez y a cada rato poniéndole caldo del adobo por encima. Pasa la carne a una bandeja o en una fuente, con cuidado porque a estas alturas está que se desbarata. Yo prefiero ponerla en una fuente resistente al horno, ripiarla o picarla, ponerle un poco de la salsa que queda en la cazuela por encima y taparla con papel aluminio mientras termino de hacer el resto del menú. De ese modo puedo calentarla luego unos minutos en el horno a 350⁰C (180⁰C) sin que se reseque.

carne de cerdo asada en cazuela - horizontal

Les recomiendo servir esta carne con moros y cristianos o con arroz y frijoles negros. Incluir también en el menú yuca con mojo, tostones o ensalada.

Si te sobra, puedes hacer al día siguiente pan con lechón.

Guacamole cubano / Cuban Guacamole

Scroll down for the English version.

Guacamole-Cubano

¿En qué momento apareció y cuándo desapareció el guacamole cubano de la isla? #Cuba #ComidaCubana #Receta

En Cuba comemos muchísimo aguacate, pero sólo en ensalada. O al menos era así en los 22 años que me tocó vivir allá. Jamás comí aguacate ni en sándwich y no conocía el guacamole ni ningún otro plato de la cocina mexicana. No pude imaginarme nunca que existía algo llamado guacamole cubano. Yes, Cuban gucamole.

En Miami he encontrado algunos libros viejos de cocina cubana con referencias a ingredientes o platos mexicanos, pero el guacamole cubano llegó a casa de la mano de un libro que está leyendo mi esposo que nada tiene que ver con la cocina, Un asunto sensible: tres historias cubanas de crimen y traición.

En el libro no aparecía receta alguna, sólo mencionaba que lleva piña y que eso lo diferenciaba del tradicional. Por el contexto, parecía que estaba de moda en los años 50. Enseguida me picó el bichito de la curiosidad y mi mente se puso a armar la receta. Tenía en casa un aguacate de esos grandes y carnosos y una lata de piña. Pasé por el mercado a comprar unos chips y listo. Aunque de camino a casa pensé que tal vez con unas chicharritas (mariquitas, tajadas) seguro hubiera estado mejor. Lo que creo que no le pondrían en Cuba es jalapeño, porque los cubanos, en general, no son muy amigos el picante. Si no les gusta el picante, simplemente no le pongan el chile.

Le he comentado a varios amigos y familiares sobre este guacamole y sólo mi peluquero lo tenía registrado como un plato de la Cuba de los 50, aunque no discutimos detalles ni ingredientes.
Esta receta da taza y media de guacamole y está lista en unos minutos. El dulce y ácido de la piña en contraste con el picante del jalapeño y el resto de los ingredientes, me encantó. No los comimos de una sentada entre mi esposo y yo. Espero se animen a probarlo y ya me contarán.

Ingredientes

3 rodajas de piña en conserva cortadas en cubitos pequeños
2 cdas de cebolla, bien picadita
2 cdas de cilantro fresco, bien picadito
1 jálapeño sin venas ni semillas, bien picadito (opcional)
1 aguacate “cubano”
1 cda jugo de limón
1 cda jugo de piña de la lata
Sal

Para adornar:
1 rodaja de piña en conserva
Unas hojitas de cilantro

Preparación

Pon todos los ingredientes en un bowl mediano antes de agregar el aguacate en pedazos.
Aplasta el aguacate con un tenedor o un majador, mientras lo mezclas con el resto de los ingredientes en el bowl. Ponle sal al gusto.

Sirve adornado con la rodaja de piña extra, acompañado de chips de tortilla o chicharritas.

Cuban-Guacamole

If you love Guacamole and Hawaiian Pizza, you will love this dip. #Recipe #CubanFood

In Cuba we love avocado, but we only have it as a salad, must of the times by itself. At least it was so in the 22 years that I lived there. I never ate guacamole or any other dish from the Mexican cuisine in Cuba, and I certainly could never imagine that there was something called Cuban guacamole.

In Miami I found some old Cuban cookbooks with references to Mexican ingredients, but the Cuban guacamole came home in an unexpected way, through a book my husband was reading last week that has nothing to do with cooking , A sensitive issue: three Cuban stories of crime and betrayal.

The recipe is not explained on the book. It’s just mentioned as a different kind of guacamole that includes pineapple, an ingredient that set it apart from the traditional guacamole recipe. From the context, it seemed that this dish was on vogue in the 50’s. I was immediately caught the bug of curiosity and my mind began to put together the recipe.

I had at home one of those big and fleshy avocados we called “Cubans” and a can of pineapple, so I just grab some tortilla chips on Friday night. While on the way home I thought maybe some mariquitas fritas (fried green plantains) would have been better to dip in this guacamole. But that’s for next time.

One thing that maybe the Cubans will never add to this guacamole is jalapeño, because we’re not very fond to spicy food. I love it, but it is something I learn to eat year after year when living outside of my country. If you don’t like it hot, just avoid using the chile.

I’ve told several friends and family about this plate, and only my hairdresser had registered as a dish of 50’s in Cuba, although we haven’t discuss any details or ingredients.

We love the sweet and sour taste of pineapple in contrast to the spicy jalapeño and remaining ingredients. I hope you will try it soon and tell me how you like it.

Ingredients

3 slices canned pineapple cut into small cubes
2 tbsp onion, finely chopped
2 tbsp fresh cilantro, minced
1 jalapeño deveined and seedless, chopped (optional)
1 Florida avocado
1 tbsp lemon juice
1 tbsp pineapple juice from the can
Sal

To garnish:
1 slice of canned pineapple
A sprig of cilantro

Directions

Put all ingredients in a medium bowl before adding the avocado in pieces. Smash the avocado with a fork or masher while you mix the rest of the ingredients in the bowl. Add salt to taste.

Serve garnished with extra pineapple slice, accompanied by tortilla chips or fried green plantains.

Boniatillo con coco / Coconut Boniatillo

This is a compensated campaign in collaboration with California Sweetpotatoes and Latina Bloggers Connect. Scroll down for the English version. Esta es una campaña en colaboración con California Sweetpotatoes y Latina Bloggers Connect pero todas las opiniones y la receta son mías.

Boniatillo con coco

Hace poco me enteré que en inglés se le llamaba al boniato americano sweetpotato en una sola palabra. Yo juraba que era separado, pero ahora que lo sé tiene todo el sentido del mundo, pues en realidad no es una papa, sino un vegetal con diferentes nutrientes, bajo en carbohidratos y con muchas vitaminas y minerales, que puedes usar tanto para recetas dulces como saladas.

En Cuba nunca conocí este boniato color naranja que es más común en Estados Unidos, pero lo he adoptado encantada de la vida y lo comemos seguido en casa, ya sea simplemente hervido con mojo por encima, frito, en puré, con risotto o asado. Hace poco me decidí a probarlo en una receta típica cubana, el boniatillo con coco, un dulce que a mi abuela que quedaba como las diosas.

Tanto el boniatillo como el coco se cultivaban en la isla en la que nací desde los tiempos Precolombinos, pero no sabría decirles desde cuándo se comenzó a preparar este postre en mi país. Lo que si estoy segura que le agradaría a Ochún, nuestra Virgen de la Caridad del Cobre, patrona nacional, por su color y por sus ingredientes. A ella se lo quiero dedicar, para dale las gracias por permitirme llegar en su día, el 8 de septiembre, a las costas de Estados Unidos después de tres días en el mar.

hacer el boniatillo

Es una receta facilísima de preparar y muy económica, que da para 8 raciones. Queda con un sabor delicadísimo. No sólo les va a encantar sino que no van a poder parar de comer.

Ingredientes

2 libras de boniatos California Sweetpotatoes
2 tazas de dulce de coco en almíbar (de conserva o hecho en casa)
2 yemas de huevo
¼ cdta. de sal
Canela en polvo a gusto

Preparación

Lava los boniatos con un cepillo y córtalos en ruedas de 1 pulgada (2.3 cm) de ancho. Colócalos en una cazuela con agua que los cubra y cocínalos durante media hora, hasta que estén tiernos. La cáscara se le despegará casi completamente cuando estén listos. Escúrrelos y quítales la cáscara. Pásalos por la KitchenAid o el procesador de alimentos junto a las yemas de huevo. Estas se cocinarán con el calor de los boniatos y le darán la textura adecuada. Agrega el dulce de coco y la sal y sigue batiendo hasta formar una masa homogénea. Sírvelo en cuencos o copas de acuerdo a las raciones y espolvoréalo con canela con ayuda de un colador.

coconut boniatillo

Did you know that Sweetpotato is not only grammatically correct but a way to remain us that it isn’t a potato that all. Actually, it is a very different kind of vegetable low in carbs, high in vitamins and minerals, and ridiculously tasty.

The Sweetpotato is so versatile that it can be eat in savory and sweet recipes. At home, we had it in all possible ways; baked, mashed, steamed, pureed roasted, grilled, and even on risottos. But the California Sweetpotatoes I received for this post are the best I ever seen and tried, that’s why I decided to make with them on one of my Granma’s classic recipes, coconut boniatilloo. The flavor of this boniatillo made with #CaBatata was very delicate, and instantly became our own classic boniatillo at home. The Cuban-American boniatillo con coco.

CaBatata

California sweetpotatoes are grown in the sand, rather than the dirt, and are naturally sun-cured on the vine before harvest so that they last longer in the store and in your kitchen. The process from plant to table is all done by hand, which leads to beautiful shapes and skin textures with less scarring that can result from a mechanical process.

With deep roots that extend back several generations. John Bettencourt Avila (1865-1937), a Portuguese-American who settled in Merced County, California has been called the father of the Sweetpotato industry. Most California Sweetpotatoes are still family grown on legacy farms in Merced and surrounding counties.

California sweetpotatoes have bold flavor on their own and also pair beautifully with just about any flavor combination. But let’s go to the boniatillo recipe, simple, easy to prepare, and incredibly good.

Ingredients

2 pounds of California Sweetpotatoes
2 cups of Cuban grated coconut in heavy syrup
2 egg yolks
¼ teaspoon of salt
Ground cinnamon to taste

Directions

Wash the sweetpotatoes with a brush and cut into 1 inch wheels. Place them in a saucepan with water to cover. Cook for half an hour, until tender. They will peel off by their self almost completely when ready.

Drain and peel the sweetpotaotes while still hot. Mash them using a KitchenAid or a food processor along with the egg yolks. The heat of the sweetpotatoes will cook the eggs, and the eggs will give the mashed vegetable the right texture. Add the grated coconut with all the syrup and the salt. Continue beating until smooth. Serve in bowls or cups according to the portions. Sprinkle with cinnamon using a colander.