Header

Blog Archives

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso

La combinación de guayaba y queso es de mis preferidas. Y el flan está en los primeros puestos de dulces que adoro.

Hace rato quería hacer un flan de guayaba y queso, una combinación tan cubana y que confieso es una de mis debilidades. Puedo comerme una gran cantidad de dulce de guayaba de barra o de mermelada de guayaba con queso. Con varios quesos, la verdad, aunque con queso crema es mi perdición. Voy picando un pedazo de uno y del otro y no tengo para cuando parar.

Pensé hacer el flan con alguna de las dos variedades de postres con guayaba que acabo de mencionar, pero al final me decanté por los casquitos, que iban a pesar menos que el dulce de barra y darían un sabor un poco más elevado que el que puede dar la mermelada.

Recuerdo cuando era chiquita que esperaba a mi padre cada tarde cuando llegaba del trabajo y chiflaba desde la esquina. Ya a esa hora me tenían bañadita y con la bata puesta sentada en mi silloncito del año de la corneta frente a la ventana. Y papi muchas veces traía timba, o sea dulce de guayaba con queso, que vendían en unas cajitas de madera de lo más lindas.

Para él va este flan que espero se convierta en uno de tus preferidos también.

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso #Comidacubana

Ingredientes

1 lata (15oz) de casquitos de guayaba
Caramelo para el molde (puedes ser comprado hecho o ver la receta aquí)
1 lata (14 oz) de leche condensada
1/2 taza de leche evaporada
1/2 taza de leche
1 cdta de extracto de vainilla
1 queso crema tipo Philadelphia (8 oz) a temperatura ambiente
6 huevos
1 pizca de sal

Preparación

Escurre el almíbar de los casquitos de guayaba. Puedes desecharla o usarla para otra receta. Una vez escurridos, separa un para adornar el flan y corta el resto bien chiquito.

Cubre las paredes interiores del molde con el caramelo.

Precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Bate el resto de los ingredientes en una batidora de vaso durante 1 minuto aproximadamente, asegurándote que se disuelve bien el queso crema. Vierte en el molde acaramelado. Añade los casquitos picaditos.

Cubre el molde con papel de aluminio si no tiene tapa o ponle la tapa al molde si la tiene. Colócalo en una bandeja con 2 dedos de agua. Hornea durante 1 hora en el centro del horno.

Para comprobar que está listo, destápalo e introduce un palillo de dientes en el centro. Este debe salir seco.

Deja que se refresque colocando el molde sobre una parrilla. Puedes desmoldar cuando el flan se despegue de los bordes del molde. Enfría completamente en el refrigerador. Está más rico al día siguiente.

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso #lacocinacubanadeVero

Aclaración: Yo estaba loca por usar un molde semicircular que compré en un garage sale de una amiga y lo usé para el flan esta vez, pero mejor que usen uno de fondo plano, pues yo he tenido que cocinar mi flan durante otra media hora.

Si te encantan los flanes como a mí, te invito a probar el de coco con queso crema (otra de mis combinaciones favoritas) y el de naranja.

Pan con minuta

Pan con minuta

¿Quiénes son cubanos por acá y se acuerdan del pan con minuta? Para los que no se acuerdan o no son cubanos ni de Miami, este es uno de los sándwiches representativos de la comida cubana.

En mi adolescencia era merienda común de mi generación. Ahora me pregunto cómo podía comer de merienda algo que es más bien un almuerzo. Supongo que teníamos mucha hambre y/o gastábamos muchas energías.

Salíamos corriendo a la hora del recreo para una cafetería que había al lado de la secundaria y casi siempre comíamos frita o minuta. Las minutas tenían un rebosado muy amarillo. Siempre me he preguntado qué le ponían para que tomara ese color. ¿Bijol?

Mi padre traía las minutas ya limpias de Caibarién. La minuta tiene forma de mariposa y se le deja la cola del pescado. Se hace con un pescado chiquito como un parguito, por ejemplo, o con la parte más pegada a la cola de un pescado mediano.

Mi madre siempre las empanizaba con huevo y galleta o pan rallado. Ahora casi siempre las hago con panko. Este producto japonés está hecho de pan de trigo sin corteza y es mucho más grueso, aireado y ligero. Me gusta más como luce la minuta vestida con él y tiene la ventaja de absorber menos grasa que el pan o la galleta rallados.

En Miami se puede comprar la minuta ya limpia en los mercados Presidente o en la pescadería de Casa Blanca, pero también puedes preparar este sándwich como un filete de pescado si se te hace muy difícil ir a estos sitios o limpiar el pescado y dejarlo en forma de minuta.

En cualquier caso, puedes pedir en la pescadería que te las preparen a ver qué pasa.

Para hacerlo tú, después de escamar el pescado, córtale la cabeza y elimina los intestinos. Dale un corte longitudinal por el lomo, hasta la cola, y otro por el lado opuesto hasta el mismo sitio. Separa los dos filetes con la punta del cuchillo, pegado al espinazo, tratando de dejar intacta la masa. Corta el espinazo donde empieza la cola, con un cuchillo o unas tijeras de cocina, con cuidado de que no se desprendan los filetes.

Pan con minuta - Receta cubana

Ingredientes

(para 2 personas)

Para el pescado:
2 pescados pequeños de aproximadamente ½ lb (¼ de Kg)
Sal
½ taza de harina multiuso
1 huevo
1 taza de panko
Abundante aceite vegetal para freír

Para la salsa:
2 cucharadas de mayonesa
1 cucharadita de rábano picante (Horseradish) preparado
La ralladura de 1 limón
3 o 4 gotas de tabasco

Para armar el sándwich:
2 panes (se usa un pan suave redondo, pero me encanta con pan francés)
½ cebolla blanca mediana, picadita
Salsa picante (opcional)
Jugo de limón (opcional)

Preparación

Revisa que no le queden espinas al pescado, ponle sal al gusto. Empaniza pasando primero por harina, luego por huevo y finalmente por panko.

Calienta el aceite y, mientras, mezcla los ingredientes de la salsa.

Fríe las minutas en el aceite caliente, un par de minutos por cada lado y colócalas sobre papel toalla para que escurran el exceso de grasa.

Para montar el sándwich, coloca la minuta sobre la parte inferior del pan y luego ponle por encima la salsa de mayonesa y horseradish, las cebollitas picadas, y si queremos, la salsa picante y un poco de jugo de lima o limón. Para mí con el limón rallado de la salsa de mayonesa es suficiente.

Puré de malanga con berro

Puré de malanga con berro

Cuando mi amiga Leo me dio la idea de hacer el puré de malanga con berro sabía que triunfaría en casa con esa receta.

Tanto mi esposo como yo adoramos la malanga aunque sea hervida y punto. Aunque también nos encanta en frituras o chips.

La malanga es una raíz y se le conoce también como tiquisque, otó, ocumo, yautía y uncucha. Las variedades más comunes son la blanca, la amarilla y la morada. Es genial para la digestión. Los cubanos cuando estamos mal del estómago solemos comer puré de malanga y cuando los niños comienzan a comer sólidos, es de las primeras cosas que les damos a comer.

El berro también, por su parte es buenísimo para el crecimiento de los niños, por lo que este puré es muy recomendado para los peques. Eso sí, no le pongan mucho berros si es para los bebés porque tiene un sabor amarguito que puede que no le guste. Adiciona sólo la mitad del berro que le pondrías a un puré como este para adultos.

Además, el berro es buenísimo para la salud para mantener la piel y la vista en buen estado, es rico en antioxidantes y anticancerígeno.

El huevo duro para adornar es opcional.  Puedes usar simplemente unas ramitas de berro.

Puré de malanga con berro

Ingredientes

(Para 2)

3 malangas medianas
1 puñado de berro bien lavado
1 cda de mantequilla sin sal
Sal
1 huevo duro

Preparación

Pela la malanga y córtala en trozos del tamaño de una pelota de ping pong y hiérvelas unos 20 minutos, hasta que estén tiernas, con un poco de sal al gusto.

Reserva dos tazas del líquido en que herviste la malanga antes de escurrirla.

Pon la malanga con el agua, la mantequilla y el berro en la batidora y bate hasta que esté hecho puré. Dependiendo del gusto tuyo y de tu familia, puedes hacerlo más o menos espeso. Ten en cuenta a la hora de reservar el agua para dejar un poquito más si te gusta más en onda crema que puré.

Sirve en dos cuencos o dos tazas y adorna con un cuarto de huevo duro.

Si te gusta el puré de malanga natural, te dejo el link a mi receta para que la pruebes también.