Header

Blog Archives

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Para empezar el año, les traigo estas empanadas de picadillo y plátano maduro frito que hace mucho quería hacer en casa después de probarlas en Sergio’s. Las caseras, por supuesto, han superado a las que había probado en el restaurante, pues todo sabe más fresco y uno tiene la libertad de darle su toque personal.

En Cuba casi siempre servimos el picadillo acompañado de arroz blanco y plátano maduro frito (maduros o maduros fritos en otros países) y también a veces con plátano de fruta. Bueno tal vez debí empezar diciendo que le decimos plátano a todo, la vianda y la fruta. Para diferenciarlos sobre todo le decimos plátano macho al de vianda, el que no se puede comer crudo. Y lo de comer el plátano de fruta con arroz y picadillo no es nada raro, lo disfrutamos lo mismo con un arroz con pollo que con arroz con bistec o arroz con huevo frito.

Plátanos maduros fritos

Los mejores plátanos maduros fritos son los que se hacen con los plátanos requetemaduros, esos bien prietos que parece que están para tirar a la basura. Con ellos quedan acaramelados al máximo y el sabor, la textura y el olor al freírlos es insuperable. A veces no quedan tan lindos pero son los más sabrosos.

La masa para las empanadas la puedes hacer en casa, pero la verdad no lo he intentado porque soy feliz con las de La Salteña, que compro en los mercados argentinos. Puedes usar la que más te guste, tu propia receta o te recomiendo la receta de mi amiga Laylita.

Esta receta da 20 empanadas y están listas en hora y media. Puedes sellarlas con tu repulgue favorito. Yo hice 10 en forma de medialuna y otras 10 como estas que ven en la foto y la verdad, da igual.

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Ingredientes

Para el picadillo:
1 lb de picadillo de res
1/2 cebolla blanca picadita
1/2 ají pimiento rojo picadito
1/2 ají pimiento verde picadito
1 cda de ajo machacado
1 cdta de comino molido
1/2 cdta de orégano seco
1/2 cdta de pimentón de la Vera
1 hoja de laurel
Sal
3/4 de taza de vino seco
3/4 de taza de salsa de tomate
1/2 taza de aceitunas verdes cortadas en rueditas
1/4 de taza de pasas

Para los plátanos
1 plátano macho bien maduro
3/4 de taza de aceite vegetal

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Para armar las empanadas
Aceite en spray o mantequilla
1 paquete de 20 masas para empanadas (yo usé La Salteña Criollas)
1 huevo
1 cda de agua

Preparación

Calienta a fuego medio-alto una sartén o una cazuela mediana de fondo ancho y añade el picadillo (carne molida o carne picada) y cocínalo hasta que cambie de color desbaratándolo bien para que no queden bolas de carne. Yo no le pongo grasa porque con la que suelta la carne me parece suficiente, aunque sea picadillo 97% sin grasa, pero si gustas puedes ponerle un par de cucharadas de aceite.

Añade la cebolla y los pimientos picaditos y baja el fuego a medio. Saltea unos 3 minutos y agrega el ajo. Sigue cocinando un par de minutos más y ponle sal al gusto, comino, orégano, pimentón de la Vera y laurel. Vierte el vino seco y la salsa de tomate. Mezcla bien y adiciona las aceitunas y las pasas. Remueve una vez más. Tapa la sartén y cocina durante 15-20 minutos, que la salsa se espese bien. Pon a refrescar el picadillo.

Pela los plátanos y córtalos en ruedas diagonalmente, que queden como los de la foto que sigue. Fríelos en el aceite caliente, unos 2-3 minutos por cada lado. Una vez listos, córtalos en dados pequeños, como de 1 centímetro. Resérvalos.

Para la masa de empanadas que usé, el horno se precalentaba a 375⁰ F (190⁰ C). Chequea las instrucciones de la masa elegida y precalienta el horno.

Engrasa una bandeja resistente al horno. Puedes engrasar dos y hacer todas las empanadas juntas. En mi caso, las hice en dos tandas.

Coloca una cucharada abundante de picadillo en cada masa de empanada con 3 o 4 cubitos de plátano maduro frito. Ciérralas con el repulgue que prefieras y ve colocándolas en la (o las) bandejas.

Bate el huevo y pinta las empanadas con este usando una brochita de cocina.

Mi masa requería 20 minutos al horno. Con ese tiempo fue suficiente para que estuvieran doraditas. Mientras hacía la primera tanda, armé la segunda ronda de empanadas y las fui colocando sobre papel para hornear (parchment paper) y luego repetí el proceso para hornearlas.

Cuando estén listas las empanadas, ponlas a refrescar sobre una rejilla.

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Sirve caliente. Recomiendo acompañar con vino tinto y si te gusta el picante, no le viene mal un poquito.

Si te gustan las empanadas, tal vez te interesen estas uruguayas que aprendí con mi amiga Helen, las de atún estilo españolas o las de aporreado de pescado que son cubanísimas.

¡Feliz 2018!

Papas rellenas de jamón y chorizo

Estas papas rellenas de jamón y chorizo llegan a ustedes gracias Sedano’s y Dime Media, pero todas las opiniones expresadas y la receta son mías.

Papas rellenas de jamón y chorizo

Si hay algo que me encanta picar a cualquier hora son las papas rellenas y hoy te traigo estas con jamón y chorizo, especiales para compartir con tus amigos y familiares en las fiestas de fin de año.

Cuando llegamos a Estados Unidos uno de los primeros trabajos de mi padre fue en Sedano’s y era casi siempre el mercado en que comprábamos porque aprovechábamos ir a dejarlo o a recogerlo para hacer la compra. Hoy casualmente vivo cerca de este mismo mercado y allí sigo haciendo la compra con frecuencia porque siempre encuentro en este sitio los productos que me gustan para hacer comida cubana a muy buenos precios.

Además tienen una cafetería con el cafecito cubano -que no me puede faltar-, y unos postres cubanos deliciosos, que son mi debilidad. Capuchinos, brazo gitano, cremitas de leche, boniatillo… tú dime de qué andas antojado y seguro que lo tienen. Masa real, torticas de Morón, panetelas borrachas, turrones españoles…

Y la verdad que cada vez se pone mejor. Con el tiempo se ha enriquecido la oferta y en Sedano’s encuentro también los ingredientes para mis recetas fusión y siempre algo nuevo sabroso, como la crema de ají amarillo peruana con que acompañamos estas papas rellenas. Hoy por hoy son la cadena de supermercados hispana #1 en Estados Unidos.

Papas rellenas de jamón y chorizo

En mi última visita hasta encontré por fin la tostonera para hacer tostones rellenos. Por cierto, a ellos también les puedo poner el picadillo con que he rellenado las papas.

Seguro que tú también puedes encontrar en Sedano’s los antojitos de tu tierra.

Esta receta da para 19-20 papas rellenas.

Papas rellenas de jamón y chorizo

Ingredientes

4 lbs de papas rojas medianas
Sal
4 oz de chorizo español molido
1/2 cebolla blanca bien picadita o triturada en el procesador
4 oz de jamón molido
1/2 taza de harina (opcional)
3 huevos
Pimienta
2 tazas de panko o de pan molido
1l de aceite vegetal
Crema de ají amarillo

Papas rellenas de jamón y chorizo

Preparación

Pela las papas y córtalas en 4. Ponlas en una cazuela grande con agua que las cubra y una cucharadita de sal. Cocínalas a fuego medio-alto durante 20-25 minutos, depende del tamaño en que te han quedado las papas. Puedes comprobar que están listas pinchándolas con un tenedor. Este debe llegar fácilmente al centro de la papa. Escúrrelas y reserva.

Mientras de cocinan las papas, calienta un sartén a fuego medio y pon en este el chorizo molido. Cuando comience a soltar la grasita un par de minutos después, añade la cebolla triturada y mézclala bien con el chorizo. Sigue removiendo a cada rato y cocina durante 7-8 minutos, para que caramelice. Agrega entonces el jamón molido, intégralo bien y sigue cocinando unos 4-5 minutos. Una vez listo, pásalo a un cuenco y resérvalo.

Maja las papas en un cuenco grande, poco a poco, para asegurarte que queda perfecta.

Toma aproximadamente 2 cucharadas del puré de papas y has una bolita, abre un hueco en medio (yo lo hago con el dedo índice doblado) y echa una cucharada del picadillo. Colócala en un plato o sobre papel aluminio. Has lo mismo con el resto de la papa y el picadillo de jamón y chorizo.

A mí me gusta empanizar con harina antes del huevo, pero para las papas rellenas no es imprescindible.

Papas rellenas de jamón y chorizo

Bate los huevos en un cuenco mediano y salpimiéntalos. Pon la mitad del panko o del pan molido en un cuenco más ancho, como los de servir ensaladas. Ve pasando las papas rellenas por el huevo y luego por el panko. Colócalas de vuelta en el mismo sitio. Cuando se agote el panko o el pan molido, pon el resto en el cuenco hasta empanizar todas las papas.

Calienta el aceite en la freidora eléctrica o en una cazuela honda. Es preferible que las papas queden completamente cubiertas en el momento de freírlas. La temperatura de la freidora debe llegar a 375⁰F (190⁰C) y si lo haces en la cazuela puedes comprobar que el aceite está caliente echando un pedacito de pan. Este debe subir y dorarse enseguida.

Fríe las papas en tandas de 2 o 3, según el espacio que tengas en tu freidora, durante 3 minutos aproximadamente. Antes de ponerlas en el aceite con mucho cuidado, trata de sacudirle el exceso de pan molido que puedan tener. Cuando estén doradas, colócalas en un plato, papel toalla de por medio para que escurran un poco la grasa.

Sírvelas acompañadas de la crema de ají amarillo o con tu salsa favorita.

Papas rellenas de jamón y chorizo y Crema de ají peruana

Flan de leche

Flan de leche

El flan de leche es lo más sencillo del mundo, pero no por eso diría que no tiene ciencia.

Después de mucho tiempo haciéndolo y devorándolo, pensaba que no se podía mejorar hasta que me comí uno que hizo mi amiga María en Nueva Jersey. Su textura era magnífica, completamente sedoso. Nada de huequitos.

María es una de las mejores cocineras que conozco y además es bioquímica y aplica su sabiduría a la preparación de sus platos. Ella me contó un secreto para que el flan quedara con la textura perfecta y yo lo comparto hoy con ustedes. Aunque mi receta no es la de ella, me ha servido muchísimo el secreto. A mí me quedan los agujeritos sólo en la parte de afuera.

Claro que te parecerá extraordinario este flan si eres de los que prefieres el flan sin huequitos.

Flan de leche con textura sedosa

Es una de mis recetas preferidas hoy por hoy y no necesita mucha presentación puesto que es un postre que le gusta a casi todo el mundo. Es facilísimo, se prepara en pocos minutos y ya luego el horno hace su trabajo solito y uno pone de su parte para esperar pacientemente a que se enfríe pronto. Recomiendo hacerlo el día antes pero también les cuento en la preparación cómo enfriarlo más rápido.

Me ha sido difícil rescatarlo para la foto y va cortado porque al fin y al cabo, así se ve mejor esa textura de la que vengo hablando. Luego lo volví a hacer antes del huracán Irma, para usar los huevos por si se iba la electricidad. Nos fuimos a casa de unos amigos a pasar el ciclón, me lo llevé con el molde y en dos comidas lo terminamos.

No dejen de probarlo.

Ingredientes

Caramelo para el molde (puede ser industrial o miren la receta aquí)
1 lata de leche condensada
6 huevos
1 lata de leche evaporada
1 cdta de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Flan de leche. Receta

Preparación

Precalienta el horno a 375⁰F (190⁰C).

Cubre el interior del molde con el caramelo. Yo usé un molde de 7 pulgadas de diámetro por 2.5 pulgadas de alto y con tapa.

El secreto para que el flan quede con esa textura es mezclar sin batir. Primero los huevos, uno a uno con la leche condensada y hacerlo suavemente. Hasta que no se disuelve bien el primer huevo, no adiciones el otro. Y así sucesivamente hasta añadir los 6.

Luego agrega la leche evaporada, la vainilla y la sal. Sigue mezclando suavemente hasta que esté bien incorporado y lo viertes en el molde.

Tapa el molde y ponlo en una bandeja con agua, técnica conocida como baño María. Hornea una hora.

Para refrescarlo rápido lo que hago es botar el agua que quede en la bandeja que usé para el horno y dejar que se refresque unos 5 minutos. Luego pongo en ella el flan aún tapado y añado hielo y agua. De este modo en 15-20 minutos puedes desmoldar y luego con enfriar un par de horas es suficiente. Incluso con una hora, se puede consumir ya el flan.

Si no estás apurado, puedes guardar el flan en el molde ya fresco en el refri y luego sacarlo un rato antes de desmoldarlo para que el caramelo no esté tan espeso y no entorpezca el desmolde. También puedes desmoldarlo antes de meterlo en el refrigerador, pero debes esperar a que se refresque primero.

Otro flan que queda con una textura sedosa es este de naranja. Lo adoro.

¿A tí te gusta el flan con o sin huequitos?